• Versión impresa

Las regiones se convierten a la ecoinnovación inteligente

24/11/2011

763_es.html

La «Plataforma de Especialización Inteligente» de la UE ayuda a las regiones europeas a concentrar sus esfuerzos en aquello que mejor hace cada una. De este modo, se espera conseguir la máxima ventaja competitiva y rentabilizar lo más posible los fondos de la UE.

Las regiones de la UE esperan que la Comisión Europea las ayude a identificar y desarrollar sus mejores activos. Todas las regiones están poniendo a punto estrategias de especialización inteligente, elaboradas en colaboración con el sector privado y enfocadas a un número limitado de prioridades con potencial de crecimiento. Para ayudarlas en este proceso, la Comisión lanzó en junio de 2011 su Plataforma de Especialización Inteligente, con recursos del Centro Común de Investigación.

La idea de la especialización inteligente es sencilla. Las regiones más avanzadas invierten en tecnologías instrumentales, como la nanotecnología, mientras que las menos avanzadas innovan aplicándolas a sectores concretos, por ejemplo, la nanotecnología aplicada al control de calidad del vino. El concepto parte de la base de que es más lógico concentrar los recursos de la UE en unas pocas áreas en las que verdaderamente es posible destacar, en lugar de diluirlos en muchos campos. Con ello también se evita hacer inversiones duplicadas, en los casos en que es posible la cooperación transfronteriza.

En un seminario organizado por la Asociación Europea para el Desarrollo, se hizo patente que para algunas regiones, ubicadas sobre todo en los antiguos Estados miembros, la especialización inteligente ya es la norma. Sin embargo, para las regiones de los nuevos Estados miembros, el concepto resulta poco familiar y, según sus representantes, será difícil convencer a las partes interesadas de que les conviene abandonar un enfoque mucho más amplio del desarrollo.

La Plataforma de Especialización Inteligente tomará una forma más concreta a partir de finales de 2011 y contará con grupos de trabajo dedicados a temáticas específicas. La Comisión ha propuesto que uno de estos grupos se dedique a desarrollar mejores indicadores de especialización inteligente, y que un segundo grupo trate de entender qué puede hacer una región para identificar sus mejores bazas naturales. Las regiones también pueden presentar sus propuestas. La ecoinnovación podría ser una de ellas. Por ejemplo, la región de Baja Austria podría ser puntera en edificios ecológicos y la de Cantabria en energías renovables.

Las regiones deberán desarrollar estrategias en línea con los objetivos de empleo y crecimiento de Europa 2020. En sus borradores de propuestas legislativas para la política de cohesión durante el periodo 2014-2020, la Comisión quiere que la asignación para determinadas prioridades de la UE no baje de un porcentaje mínimo del presupuesto. Por ejemplo, en las regiones más desarrolladas y en las de transición, al menos el 80 % de la dotación del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) deberá destinarse a eficiencia energética, renovables, innovación y mejora de la competitividad de las pymes. En las regiones menos desarrolladas, esta asignación sería de tan solo el 50 %, puesto que sus necesidades de desarrollo son más amplias.

Más allá de estas asignaciones iniciales, se pide a los Estados miembros que desarrollen contratos de asociación con la Comisión en los que definan sus prioridades inversoras. Con ello, los países podrían conseguir fondos adicionales. Las estrategias de especialización inteligente ayudarán a los Estados miembros a decidir cómo gastan los fondos preasignados y qué deben incluir en sus contratos de asociación. Estos contratos tendrán contenidos específicos para cada región pero beneficiarán al conjunto de Europa.

Más información

Información relacionada en el sitio Web del EcoAP