• Versión impresa

La política de cohesión puede ser más ecológica si hace más énfasis en la ecoinnovación

03/10/2011

  • Eu
746_es.html

Un estudio reciente de WWF Alemania sugiere que se podría incrementar significativamente el gasto del FEDER en temáticas medioambientales si las políticas de innovación regional de la UE hicieran un mayor énfasis en la ecoinnovación.

En enero de 2011, la Comisión Europea publicó una Comunicación en la que pedía a los Estados miembros y regiones de la UE que hicieran un mayor uso de los fondos de cohesión para financiar proyectos de promoción del desarrollo sostenible. La política de cohesión absorbe alrededor de la tercera parte del presupuesto total de la UE –347 000 millones entre 2007 y 2013– y la Comunicación subraya que es fundamental para garantizar la correcta aplicación de los aspectos sobre crecimiento sostenible de la estrategia Europa 2020.

Dentro del actual periodo de programación, cerca del 30 % de los fondos de cohesión se han asignado a medidas de apoyo al desarrollo sostenible. Sin embargo, un estudio reciente encargado por WWF Alemania sugiere que este porcentaje podría incrementarse sustancialmente si una mayor proporción de los fondos asignados a innovación se canalizasen hacia iniciativas de ecoinnovación.

Los fondos de cohesión y la ecoinnovación en Alemania

Entre 2007 y 2013, Alemania recibirá 26 400 millones de euros en fondos de cohesión. De ellos, unos 16 100 millones proceden del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER), que es el mayor de los fondos. El 19 % de la asignación del FEDER se dedicará a desarrollo sostenible. En contraste, más del 48 %, es decir, unos 7800 millones de euros, se gastarán en innovación.

El estudio de WWF apunta a que, dentro de este presupuesto de innovación, hay un potencial sin explotar que podría contribuir a alcanzar objetivos medioambientales importantes. En concreto, propone que el gasto vinculado al desarrollo sostenible podría incrementarse de forma sustancial si la política de innovación FEDER en Alemania adoptase una orientación medioambiental más marcada, con un énfasis mucho mayor en la ecoinnovación.

En la actualidad, el objetivo de la política de innovación FEDER en Alemania es el desarrollo y la transformación general de nuevas ideas, conocimientos y tecnologías en productos comercializables (o en procesos y soluciones más eficientes) que puedan competir en el mercado global. Sin embargo, aunque es cierto que este planteamiento puede propiciar ganancias en eficiencia, el estudio sugiere que el potencial de la ecoinnovación está infraexplotado, debido a una falta de objetivos medioambientales específicos.

Pese a esta falta de especificidad medioambiental, un análisis del apoyo que el FEDER presta a la innovación en Alemania revela que todas las industrias, mercados pioneros y tecnologías del futuro con relevancia medioambiental podrían formar parte de sus programas operativos. Sin embargo, no hay ninguna indicación de cuánta financiación se reserva a estas áreas y no se sabe en qué medida contribuyen los fondos a la ecoinnovación.

Para llenar esta laguna, se llevó a cabo un análisis de eficiencia ecológica de los distintos sectores económicos y se comparó con la distribución actual de los recursos financieros del FEDER alemán. Este análisis identifica los sectores con peor rendimiento y que, por tanto, tienen una necesidad urgente de ecoinnovación. También muestra en qué medida esos sectores críticos se benefician de la financiación del FEDER en Alemania.

Objetivo: los sectores de energía y biotecnología

Los resultados indican que la ecoeficiencia varía muy notablemente de un sector a otro. El sector con un índice de ecoeficiencia más bajo es el del suministro de energía. Por tanto, sus necesidades de financiación son altas. Es cierto que este sector es objeto de distintas acciones de la programación del FEDER; por ejemplo, uso de energías renovables o investigación en medidas y tecnologías para elevar la eficiencia energética. Pero solo recibe una pequeña fracción del presupuesto. Concretamente, el 3,3 % de los fondos totales disponibles, de los cuales solo se había utilizado de forma efectiva el 0,2 % a finales de 2008.

Se han identificado varios instrumentos que podrían servir para promover la ecoinnovación en el sector de la energía. Por otro lado, unos procedimientos de selección de proyectos basados en la competencia podrían ayudar a prestar más atención a la ecoinnovación, al tiempo que favorecerían una mejor movilización de los proyectos y una mayor transparencia. Es más, de cara al futuro, se recomienda que la financiación del FEDER se vincule a los principios de la oferta de energía sostenible, y que los avances se midan en base a criterios factuales, como cantidad de energía ahorrada o cantidad generada a partir de fuentes renovables.

La biotecnología industrial (BTI), también llamada «biotecnología blanca», es otro sector con un potencial de ecoinnovación considerable. El análisis sugiere que, actualmente, los fondos FEDER valoran de forma insuficiente los logros medioambientales de la BTI, lo cual debilita su potencial para proporcionar beneficios al medio ambiente y al clima.

Por ello, el estudio propone una serie de criterios esenciales que pondrían en valor la ecoinnovación de la BTI. Por ejemplo, el requisito de que la financiación esté vinculada a objetivos medioambientales específicos, o la priorización de proyectos susceptibles de proporcionar mejoras medioambientales radicales.

Fomento del transporte sostenible

El transporte también se ha identificado como un área con potencial para hacer un mayor énfasis en el medio ambiente y la ecoinnovación. Durante el periodo 2007-2013, se han asignado más de 3000 millones de euros en fondos FEDER para el sector alemán del transporte, lo cual representa el 18,75 % de la asignación total del FEDER. Sin embargo, en la actualidad, solo un tercio de esa cantidad tiene alguna vinculación con el medio ambiente. En contraste, casi 2000 millones –o sea, más del 63 %– se destina a la construcción y el mantenimiento de carreteras y autopistas.

Se propone reorientar estos fondos de modo que incidan mucho más en el transporte sostenible. En especial, WWF afirma que se requieren mayores inversiones en tecnologías de movilidad sostenible, sobre todo sistemas de propulsión alternativos, como combustibles derivados de biomasa, sistemas eléctricos e híbridos, creación y ampliación de sistemas logísticos eficientes para el transporte de cargas, y desarrollo de una infraestructura de transporte respetuosa con el medio ambiente.

WWF concluye que la contribución del FEDER a la protección del medio ambiente y el desarrollo sostenible en Alemania podría aumentar considerablemente si se integrasen requisitos de ecoinnovación en las distintas iniciativas de financiación. El análisis muestra que, en la actualidad, los fondos FEDER solo están tibiamente orientados a la ecoeficiencia industrial y que los sectores en los que sí existe esa orientación, como por ejemplo el de la energía, solo reciben una pequeña fracción de los fondos disponibles.

El FEDER y la ecoinnovación más allá de 2013

En lo que respecta a la política de cohesión con posterioridad a 2013, WWF hace una serie de recomendaciones para reforzar la inversión en crecimiento sostenible y ecoinnovación:

  • El marco de los reglamentos, directrices y otras condiciones reguladoras a escala europea debe mostrar un mayor compromiso con los objetivos de una economía sostenible, particularmente en lo que respecta a la protección frente al cambio climático;
  • Una mejor coordinación entre la financiación FEDER y las estrategias europeas y nacionales de desarrollo sostenible y protección climática, ecoeficiencia, tecnologías medioambientales, etc.;
  • Refuerzo del apoyo a conceptos de ecoinnovación inteligente, vinculados a requisitos específicos de protección medioambiental y climática;
  • Un mayor énfasis en dirigir financiación a las industrias con mayor potencial de ecoeficiencia;
  • Aumento de la proporción y la asignación de fondos a medidas directamente relacionadas con la energía y el clima; y
  • Desarrollo de criterios de calidad para la selección de proyectos, así como para el seguimiento y la evolución de los resultados, con el fin de asegurarse de que cumplan los nuevos requisitos.

WWF advierte, no obstante, que las políticas sobre sostenibilidad y ecoinnovación alemana y europea tampoco deben sobreponderar la ecoeficiencia a costa de los conceptos de suficiencia y coherencia. Un enfoque semejante, según se afirma, correría el «riesgo de perder de vista el nivel crítico en el consumo de energía y materiales, así como el de emisiones totales».

En este sentido, aboga por la adopción de un concepto integrado de desarrollo sostenible que no solo favorezca una mayor eficiencia ecológica en el uso de los recursos, sino también la sustitución de las materias primas y las fuentes de energía no renovables por otras que sí lo sean, utilizando además procesos de reciclaje y aplicando una autolimitación social, de modo que sea posible mantenerse por debajo de unos límites críticos.

Más información