• Versión impresa

Un nuevo informe radiografía el desafío de la innovación ecológica en Europa

28/07/2011

722_es.html

Muchas empresas europeas innovan, pero con frecuencia no consiguen ganancias notables en su eficiencia de uso de materiales. Eso deja sin explotar un importante potencial de mejora económica y medioambiental.

El primer informe del Observatorio de Ecoinnovación europeo (EIO) no se anda por las ramas: las empresas europeas están innovando, pero sus esfuerzos están aún muy lejos de lo que sería deseable en relación con las políticas de eficiencia en el uso de los recursos. El EIO es una plataforma financiada por la UE que recopila datos sobre innovación ecológica para aconsejar a las empresas y las administraciones sobre el modo de «desmaterializar» la economía europea para hacerla más competitiva. Forma parte de la plataforma de ecoinnovación de la iniciativa Europe Innova, cuyo objetivo consiste en fomentar la innovación en las empresas.

Europa ha conseguido desacoplar el consumo de materiales del crecimiento en términos de producto interior bruto (PIB). Sin embargo, el consumo de materiales en términos absolutos se ha incrementado en un 8 % entre los años 2000 y 2007. Si, además, incluimos en el cuadro las importaciones, el panorama se ensombrece, puesto que Europa, más que ninguna otra región del mundo, transfiere fuera de sus fronteras el coste medioambiental de los recursos que consume. Según los autores del informe, el desafío de cara al futuro pasa por seguir mejorando la productividad de los recursos, buscando a la vez un desacoplamiento total entre crecimiento económico y consumo de materiales.

Para el EIO, la ecoinnovación ya no se trata tan solo de inventar tecnologías verdes que combatan la contaminación, sino más bien de minimizar el uso de recursos naturales a lo largo de todo el ciclo de vida de un producto. ¿Qué beneficios se obtendrían? Menores costes de materiales, nuevos mercados para las empresas, menor impacto medioambiental, mayor seguridad de los materiales, mejor calidad de vida y más empleos verdes.

Análisis país por país

El informe del EIO ofrece el primer análisis del rendimiento de la ecoinnovación desglosado por países. Este cuadro de la ecoinnovación europea se basa en trece indicadores, repartidos en cinco áreas: incentivos a la ecoinnovación (p. ej., nivel total de apoyo financiero de la ecoinnovación); actividades (p. ej., porcentaje de empresas que participan en la ecoinnovación); resultados (número de patentes); resultados medioambientales (p. ej., intensidad de agua, energía y carbono) y resultados socioeconómicos (p. ej., empleo en las industrias de la ecoinnovación).

Finlandia obtiene las calificaciones más altas, seguida de Dinamarca, Alemania, Austria y Suecia. Un segundo grupo de países aparecen agrupados en torno a la media de la UE: Bélgica, Países Bajos, Reino Unido, Irlanda, España, Italia, Francia y Luxemburgo. El grupo de cola está formado por el resto de países del sur y el este de Europa.

No obstante, un examen más detenido de la puntuación que los distintos países obtienen en cada una de las cinco categorías revela que ninguno de ellos puede servir como modelo de conducta para todos los demás. Por ejemplo, en la categoría de «resultados medioambientales», Finlandia, el número uno absoluto, cae hasta el puesto diecinueve. De hecho, los cinco países líderes están relativamente rezagados en esta categoría. «Un buen comportamiento de la ecoinnovación no se traduce automáticamente en unos buenos resultados medioambientales en términos absolutos», concluyen los autores.

La razón de ello podría estar en que las innovaciones se producen en países con un potente crecimiento del PIB, lo cual cancela los efectos beneficiosos, o porque aún hace falta tiempo para que los resultados se materialicen. La fuerte correlación entre la ecoinnovación, el PIB y la competitividad sugieren que a los Estados miembros más recientes y con menor capacidad económica les puede resultar más difícil hacer innovación ecológica. El éxito con que los países acometen la ecoinnovación depende de su estructura social y económica, y varía en función del acceso al capital humano y la financiación; también influyen las tendencias históricas y los recursos naturales.

Se requiere más esfuerzo

El informe argumenta que el mayor desafío para los responsables políticos consiste en encontrar vías para fomentar la ecoinnovación en los países en proceso de modernización económica y medioambiental. En esos países, el potencial para el ahorro de recursos suele ser máximo, pero la capacidad para materializarlos es mínima. Por otro lado, es importante identificar en qué parte de la cadena de valor se encuentran los «campeones nacionales», cuál es su importancia y cómo puede maximizarse su impacto. Igualmente, los autores del informe del EIO sostienen que, para que las empresas hagan inversiones serias, es preciso fijar objetivos de consumo de recursos. El informe presenta escenarios de reducción del uso de materiales que van de un Factor 2 (reducción del consumo absoluto de materiales en un 50 %) a un Factor 5 (reducción del consumo en un 80 %), de aquí a 2050. Por supuesto, puntualiza que para que esos macroobjetivos resulten efectivos sería preciso individualizarlos, teniendo en cuenta el contexto regional y sectorial, y transformarlos en incentivos concretos para las empresas.

De acuerdo con la agencia alemana para la eficiencia de materiales (DEMEA), las pymes tienen un potencial mayor que las grandes empresas para mejorar la productividad del uso de materiales. El EIO empleará casos de estudios alemanes para desarrollar una curva de costes marginales aplicada a la eficiencia de materiales. Con ello espera ofrecer una vista agregada de distintas medidas de eficiencia de materiales, costes y potencial. En especial, se pretende ayudar a las pymes a tomar decisiones estratégicas. La idea pasa por crear un marco de referencia que resulte útil a todo el mundo, que se complementaría con un análisis específico del caso de cada empresa.

El informe del EIO ofrece ejemplos de buenas prácticas que podrían resultar de utilidad para las pymes, desde una plataforma de Internet que facilita la reutilización de materiales de construcción en Hungría hasta recomendaciones de «minería urbana», para reciclar materias primas que ya se encuentran en uso en las ciudades.

De acuerdo con un estudio de 2011 del Eurobarómetro, en más de tres cuartas partes de las empresas ecoinnovadoras la mejora de la eficiencia en el uso de materiales no supera el 20 %. Solo dos de cada cien declararon que sus innovaciones les habían permitido reducir en uso de materiales por unidad de producción en un 60 % o más. Hasta ahora, la ecoinnovación está produciendo cambios incrementales, pero no fundamentales. No obstante, el EIO opina que si esa ecoinnovación incremental se aplica de forma continua, podría generar cambios notables en los patrones de uso de los materiales. Pero también advierte que, solo con medidas puntuales, la intensidad de la ecoinnovación de las empresas europeas no basta para alcanzar el Factor 2, por no hablar de los objetivos del Factor 5, que se antojan impensables.

Para los autores, las cuentas están muy claras: los casos de estudio llevados a cabo en Alemania revelan que casi la mitad de las empresas podrían ahorrar, de media, unos 200 000 € con unos costes de inversión inferiores a 10 000 €.

El informe concluye que, para alcanzar los objetivos comprendidos entre el Factor 2 y el Factor 5, se requieren políticas públicas intensivas y más inversión privada en eficiencia de recursos y desmaterialización absoluta. Cualquier objetivo debe basarse en indicadores integrales que incluyan el consumo indirecto derivado del comercio internacional.

Después del verano, la Comisión Europea presentará una hoja de ruta sobre eficiencia de recursos, como parte de su iniciativa insignia sobre eficiencia de recursos que, a su vez, se encuadra en la estrategia 2020 de la UE para el crecimiento y el empleo. El comisario de medio ambiente de la UE, Janez Poto─Źnik, quiere incluir en ella objetivos.

Más información

    • Observatorio de Ecoinnovación (EIO):
      http://www.eco-innovation.eu English
    • Iniciativa insignia sobre eficiencia de recursos UE 2020:
      http://ec.europa.eu/resource-efficient-europe/ English
    • Páginas de la UE sobre ecoinnovación:
      http://ec.europa.eu/environment/eco-innovation/ English
    • Estudio del Eurobarómetro 2011:
      http://ec.europa.eu/public_opinion/flash/fl_315_en.pdf pdf [5 MB] English
    • Community Innovation Survey (CIS) 2008:
      http://epp.eurostat.ec.europa.eu/cache/ITY_OFFPUB/KS-EM-08-001/EN/KS-EM-08-001-EN.PDF pdf [6 MB] English
    • 10.º Foro Europeo sobre Ecoinnovación:
      http://ec.europa.eu/environment/ecoinnovation2011/1st_forum/ English
    • Plataforma de ecoinnovación de Europe Innova:
      http://www.europe-innova.eu/web/guest/eco-innovation/eco-innovation-platform English

Información relacionada en el sitio Web del EcoAP