• Versión impresa

El foro de Birmingham destaca el papel de la ecoinnovación en una economía que utiliza de forma eficiente los recursos

28/07/2011

  • Eu
708_es.html

El 10º Foro Europeo sobre Ecoinnovación, celebrado en Birmingham, Reino Unido, puso en relieve la importancia de la innovación ecológica y del sector ecoinnovador para hacer realidad una economía europea que utilice los recursos de forma más eficiente.

El foro, una iniciativa conjunta del Departamento británico de Medio Ambiente, Alimentación y Asuntos Rurales (Defra) y de la Comisión Europea, atrajo a 240 participantes de la industria, el mundo académico, la política y grupos ecologistas. El acto supuso, además, una contribución al proceso de consulta pública sobre mejora de la eficiencia del uso de recursos en Europa lanzado por la Comisión Europea. A lo largo de 2011 se publicará una hoja de ruta para establecer una economía que consuma recursos de forma más eficiente.

“Estamos consumiendo recursos al doble de velocidad de lo que planeta puede soportar”, dijo Lord Henley, ministro del Defra, en su discurso de apertura de la conferencia. “Hacer más con menos tiene que ser una de las máximas de nuestras vidas. Sin embargo, no basta con los cambios graduales; necesitamos un cambio radical”, manifestó el comisario europeo de Medio Ambiente, Janez Poto─Źnik.

Los ponentes comentaron casos empresariales de eficiencia en el uso de recursos, revisaron las acciones emprendidas hasta el momento y valoraron la necesidad de estimular la demanda global de productos y servicios de alta eficiencia de recursos. Los participantes recomendaron soluciones radicales al desafío de los recursos. Se apoyó de forma generalizada una variación en la tributación: menos impuestos al trabajo y más al consumo. También se pidió una ampliación de escala del programa de simbiosis industrial del Reino Unido (NISP), que ha cosechado un gran éxito.

El foro estudió también la necesidad de seguridad en los materiales y la de efectuar una gestión sostenible de los materiales. Se hizo hincapié en el estímulo de la demanda de productos sostenibles con alta eficiencia en el uso de recursos que puede suponer la contratación pública, como ha demostrado la “Small Business Research Initiative” en Reino Unido o el programa holandés de contratación pública sostenible. Igualmente, se habló de la colaboración dentro de la cadena de suministro realizada por la red SWITCH Asia. Otro de los aspectos considerados fue el de la influencia en los hábitos de consumo, desde las campañas de las administraciones o del sector minorista, hasta las acciones de ONG.

Se identificaron varias cuestiones fundamentales:

  • ¿Cómo se pueden establecer objetivos claros y vinculantes que movilicen a los distintos agentes a escala de la UE y de los Estados miembros?
  • ¿Qué métrica normalizada hay que desarrollar para medir los progresos de una forma equitativa en toda Europa?
  • ¿De qué manera podría acelerar esos progresos la ecoinnovación?
  • ¿Qué grado de liderazgo se puede esperar de la industria y cómo se podría estimular?

Se publicarán amplias recomendaciones en el sitio web del foro.

“Aunque la ecoinnovación, por sí sola, no es la panacea, lo cierto es que proteger el planeta puede producir un beneficio económico y ofrecer oportunidades comerciales y empleo”, concluyó Timo Makela, director de la Comisión Europea. “Los casos empresariales que ha revisado este foro han puesto de manifiesto cuáles son las acciones prácticas que debemos multiplicar en el sector público y en el privado”.

Más información

La creciente escasez de materias primas, un acicate para la ecoinnovación

Durante el Foro de Birmingham se puso en marcha un estudio del Eurobarómetro sobre las actitudes de los empresarios europeos hacia la innovación ecológica. Los resultados confirmaron que los precios y la escasez de los recursos ya están afectando a la actividad de las empresas, y que son un importante motor para la ecoinnovación. De acuerdo con el estudio, el 75% de las empresas europeas han experimentado alzas en los costes de los materiales en los últimos cinco años, y el 90% esperan incrementos de precio en el futuro.