• Versión impresa

La UE necesita un marco político sobre la calidad del aire en interiores

28/07/2011

616_es.html

La presidencia belga de la UE ha hecho un llamamiento para crear un marco paneuropeo con el fin de mejorar la calidad del aire en interiores y evitar las iniciativas nacionales que podrían incumplir las reglas del mercado interno.

«Durante mucho tiempo nos hemos centrado en la calidad del aire exterior», dijo el Ministro belga para el Clima y la Energía, Paul Magnette, en una conferencia de la presidencia dedicada a la política de productos y la calidad del aire en interiores en septiembre de 2010. «[Pero] pasamos, de media, más del 80% de nuestro tiempo en interiores [y] la calidad de este aire tiene un gran impacto en nuestra salud».

La calidad del aire en interiores se ve afectada de forma negativa por el aislamiento reforzado de los edificios y las emisiones dañinas de los materiales de construcción, los aparatos domésticos, los tejidos de decoración y el recubrimiento de los suelos. Varios Estados miembros de la UE ya están tratando este problema. En Francia se están desarrollando indicadores para controlar la calidad del aire en interiores y dispone de un sistema de etiquetado obligatorio para los productos de construcción. Alemania está evaluando estos productos en la actualidad. Los países escandinavos han optado por un etiquetado voluntario de los productos.

Bélgica quiere unificar todas estas iniciativas en un marco estandarizado de la UE para evitar cualquier restricción en el libre movimiento de los bienes. Este tipo de marco debe establecer directrices políticas y técnicas para mejorar la calidad del aire en interiores y enlazar políticas en diferentes ámbitos de la salud, la industria, el medio ambiente y la investigación. También debería presentar una estrategia para alcanzar los objetivos de salud medioambiental para 2020.

Para tratar las emisiones desde su origen, Bélgica apoya la creación de un criterio paneuropeo para definir la «buena» calidad del aire en interiores y una lista de sustancias prioritarias para investigar y crear restricciones. Sugiere que las emisiones de los productos domésticos se podrían regular a través de los esquemas europeos o nacionales de etiquetado ecológico ya existentes.

Bélgica también quiere que la Comisión publique en 2011 un nuevo Plan de Acción Europeo sobre Medio Ambiente y Salud que, al igual que el plan actual de 2004 a 2010, trate la calidad del aire en interiores como un tema de prioridad.

En una evaluación del plan actual de junio de 2010, la presidencia describe «señales positivas» del comisario de salud, John Dalli, y los «diputados clave» para la creación de un nuevo Plan. Explica que los Estados miembros mostraron su apoyo cuando firmaron la Declaración de Parma sobre Medio Ambiente y Salud en una reunión de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en Europa en marzo de 2010.

El llamamiento de Bélgica para la creación de unas nuevas medidas ambiciosas para tratar la calidad del aire en interiores ya se ha oído en el Parlamento Europeo. En septiembre de 2008, los diputados realizaron una evaluación crítica del Plan existente y pidieron incentivos económicos para que las empresas mejoren la calidad de aire en interiores y los requisitos mínimos para garantizar la calidad del aire en el interior de los edificios nuevos.