• Versión impresa

Tecnologías disponibles para recudir las emisiones de las industrias cementera, papelera y siderúrgica europeas

28/07/2011

585_es.html

Según un informe de la Red de Acción del Clima-Europa, las tecnologías necesarias para disminuir en más de un 80% las emisiones de las industrias cementera, papelera y siderúrgica en Europa ya existen.

La Red de Acción del Clima-Europa encargó a CE Delft que estudiase la eficiencia del CO2 en las industrias cementera, papelera y siderúrgica europeas. El estudio, publicado en octubre de 2010, muestra que es posible alcanzar una disminución significativa de las emisiones (entre el 80 y el 95% en 2050), aunque los avances tecnológicos requieren políticas adicionales para crear iniciativas de mercado y ayuda financiera para la investigación y el desarrollo (I+D). 

Según este estudio, Europa no solo dispone de las tecnologías necesarias (en fase piloto) para disminuir de manera considerable las emisiones de las industrias cementera, papelera y siderúrgica, sino que además un uso mejorado de los materiales centrado en un mayor valor con menor volumen puede reducir significativamente las emisiones de dichos sectores.

Proceso de fabricación del acero libre de coque

Una colaboración público-privada respaldada por la Comisión Europea lidera el desarrollo de una serie de tecnologías pioneras. La idea más prometedora que surge del proyecto Ultra Low CO2 Steel (ULCOS) es el proceso de fabricación de acero libre de coque Hisarna. Sin la necesidad de producir coque a través de la sintetización de los minerales carbón y hierro, se produce un 20% menos de emisiones. Si se utiliza en combinación con la captura y almacenamiento del carbono (CAC), esta tecnología –que alcanzará su punto de madurez antes de 2025– permitirá reducir las emisiones procedentes de la fabricación del acero en un 80%.

El cemento puede convertirse en un absorbedor neto de CO2

La empresa europea Novacem está desarrollando una alternativa basada en óxido de magnesio para el cemento derivado del clinker Portland, que depende en gran medida de la escoria de alto horno y de las cenizas de la central de carbón. Puede convertirse en un absorbedor neto de CO2, ya que el producto final absorbe más CO2 del que se emite durante su producción. El uso de silicato magnésico asegura que no se producen emisiones de CO2 a partir de las materias primas. En cambio, cada tonelada de cemento Portland libera 400 kg de CO2 de la piedra caliza.

Utilización de un subproducto de biomasa para el papel

La empresa sueca Chemrec está trabajando en la actualidad en un método para convertir la lejía negra –un subproducto del proceso de fabricación de la pulpa– en gas de síntesis (syngas). Este proceso se sirve del syngas para crear el calor necesario para la producción de la pulpa. En combinación con la CAC, esta tecnología permite compensar las emisiones de la pulpa y del sector papelero europeo en su totalidad.

Visión sólida y plan de trabajo de las políticas

Junto con el desarrollo de estas tecnologías, Europa debe establecer una visi­ón a largo plazo para las industrias respaldadas por medidas políticas sólidas. Algunos instrumentos complementarios como el precio del carbón, el uso de los ingresos del régimen de comercio de los derechos de emisión europeos para fomentar nuevas tecnologías y un marco legislativo que elimine las instalaciones de producción con alto contenido en carbono antes de 2050 son necesarios para alcanzar el 80% de disminución en las emisiones.

Información relacionada en el sitio Web del EcoAP