• Versión impresa

La industria del cobre solicita un marco de protección de la innovación y competitividad

28/07/2011

  • Eu
583_es.html

La industria del cobre europea ha propuesto un conjunto de principios con el que pretende obtener un marco reglamentario equilibrado diseñado para apoyar la innovación y proteger la competencia.

El cobre es imprescindible en las tecnologías limpias y en la fabricación de productos energéticamente eficientes, según el “Manifesto for a competitive European copper industry” publicado por el European Copper Institute (ECI) en junio de 2010. El ECI solicita un equilibrio entre las políticas europeas que se centran en la sostenibilidad y en la eficiencia de recursos y las políticas necesarias para conservar un entorno empresarial competitivo.

Este metal puede tener un impacto medioambiental positivo considerable. El cobre es 100% reciclable, duradero y ofrece una alta conductividad térmica y eléctrica, por lo que es uno de los principales materiales para el desarrollo de tecnologías limpias de sectores como, por ejemplo, el transporte y la construcción sostenible. El uso del cobre también puede ayudar a mejorar la eficiencia de los recursos, un factor clave de la Estrategia Europa 2020 por la consecución de un crecimiento inteligente, sostenible e inclusivo. Por ejemplo, las aleaciones de cobre de alto rendimiento han permitido la miniaturización de artículos de uso diario como, por ejemplo, teléfonos móviles, ordenadores, cámaras y reproductores de MP3.

El cobre puede reciclarse multitud de veces sin que su rendimiento se vea afectado, por lo que resulta excepcionalmente sostenible. Según John Schonenberger, Director del ECI, un 40% de la demanda de cobre en Europa se cubre a través del reciclaje de productos al final de su vida útil y de recortes de fábrica.

El ECI destaca cinco principios necesarios para equilibrar los objetivos de la política europea y la competitividad:

  • Mantener la competitividad de Europa a nivel mundial en cuanto a la política energética y contra el cambio climático.
  • Garantizar un acceso justo a las materias primas necesarias para la producción de cobre.
  • Ampliar el uso de metodologías del ciclo de vida en las evaluaciones del impacto.
  • Apoyar la innovación a través de la financiación para I+D y la contratación pública. La contratación pública y los planes de etiquetado ecológico deben respaldar la innovación en aplicaciones posteriores que ofrecen recursos y eficiencia energética. Además, debe fomentarse la cofinanciación de las investigaciones sobre los procesos anteriores para reducir el consumo de recursos y aumentar la recuperación de chatarra.
  • Enlace a la legislación medioambiental sobre las principales políticas, como REACH y IPPC. La industria –que reconoce sus obligaciones para cumplir con el marco legislativo vigente– hace un llamamiento a los Estados miembros para que apliquen dicha legislación en lugar de otros métodos de valoración.

Europa, líder mundial en reciclaje de cobre

Según el Grupo Internacional de Estudio sobre el Cobre, en el año 2008 se utilizaron 23,5 millones de toneladas de cobre en todo el mundo. Europa fue la única zona en la que aumentó el uso de cobre reciclado. En 2008, Europa cubrió un 43% de su demanda de cobre a través del reciclaje frente al 41,3% de 2007. Para los Estados miembros de la UE, la cifra aumentó del 38% en 2007 al 40% en 2008.

Para más información, visite:

Grupo Internacional de Estudio sobre el Cobre