• Versión impresa

Mantener la ventaja competitiva de Europa en la ecoindustria

  • Eu
489_es.html

Un estudio de la Comisión sobre la competitividad de la ecoindustria europea en 2009 analiza la salud del sector y recomienda una serie de acciones políticas para mantener el liderazgo mundial.

El estudio ha realizado un análisis pormenorizado y riguroso de la competitividad para los aspectos centrales de la ecoindustria —control de la contaminación del aire, recogida y tratamiento de vertidos y aguas residuales, energías renovables y reciclaje— a fin de identificar las deficiencias existentes en políticas actuales, tales como los Fondos Estructurales, el Fondo de Cohesión y el Programa para la competitividad y la innovación. Las acciones clave para mantener la competitividad incluyen la aplicación uniforme de las directivas comunitarias, la mejora de la cadena de suministro y un mayor acceso a la financiación.

El estudio propone diez políticas para mantener el liderazgo de Europa en el sector de la ecoindustria:

  • Mejorar la observación estadística del sector, ya que la información cuantitativa actual resulta insuficiente;
  • Asegurarse de que el sector de la ecoindustria también se beneficia del Plan de Acción sobre Consumo y Producción Sostenibles y una Política Industrial Sostenible;
  • Aplicar uniformemente directivas, normas y procedimientos de certificación en el mercado interior;
  • Introducir normas técnicas y criterios de rendimiento funcional en toda la UE para reducir las cargas administrativas;
  • Crear un mercado laboral cualificado a través de programas de formación, aprendizaje permanente y afluencia de trabajadores altamente preparados procedentes de países no pertenecientes a la UE;
  • Garantizar la igualdad de acceso a información entre la ecoindustria, sus clientes y sus proveedores;
  • Fomentar y apoyar la ecoinnovación e I+D a través de la promoción del ETAP y del Séptimo Programa Marco de Investigación (7PM);
  • Mantener los sistemas de financiación para I+D+i en el sector ecoindustrial;
  • Armonizar y fomentar la contratación ecológica; y
  • Crear mercados abiertos a escala mundial para garantizar la igualdad de condiciones.

Rápido crecimiento y productividad

El sector de la ecoindustria europea creó 3,4 millones de empleos en 200 La contribución de la ecoindustria es clave en la Estrategia UE 2020 para un crecimiento inteligente, sostenible e integrador, con una facturación de 300 000 millones de euros y una tasa de crecimiento anual de 8 %.

Entre 2004 y 2006, la productividad de la ecoindustria fue superior a la de la industria manufacturera. Sin embargo, debido a factores de costes asociados a la aplicación de nuevas tecnologías y economías de escala, así como al impacto de los mercados fragmentados y de las cargas administrativas, este alto nivel de productividad no se ha traducido en una alta rentabilidad.

Europa está marcando el camino mundial hacia el aprovechamiento de las oportunidades económicas y tecnológicas de la ecoindustria. Está por delante en reciclaje (50 % de la cuota de mercado mundial), suministro de agua (30 %) y energías renovables (40 %). Sin embargo, en determinados ámbitos, otras regiones tienen mayor peso que la UE. Mientras que la UE se centra en la reducción de la contaminación, la gestión de residuos y la gestión integral de la cadena, Japón y EE.UU. concentran sus esfuerzos en el desarrollo de equipos y en el diseño ecológico, lo que les sitúa a la cabeza en el sector de coches híbridos, en técnicas de producción «cradle-to-cradle» (de la cuna a la cuna) y en diseño ecológico.

Las políticas y normativas, los precios y la disponibilidad de materias primas y de combustibles fósiles, así como los desarrollos tecnológicos, son los motores clave para la competitividad en la ecoindustria. La rápida adopción de normativas y políticas medioambientales ha dado una ventaja competitiva mundial a Europa, pero la presión de otras regiones es permanente. Los países emergentes como China han sido especialmente eficaces a la hora de desarrollar subsectores de alta tecnología gracias a la inversión directa extranjera.

Sin embargo, debido a la globalización, Europa puede desempeñar un papel clave en la gestión de residuos, gracias al reciclaje mediante un sistema de gestión integral de la cadena y a subsectores de energías renovables específicos, como la energía eólica y la biomasa.

Crecimiento de la cadena de suministro de la ecoindustria en la UE

La frontera entre la ecoindustria y la industria tradicional parece diluirse cuando se trata de la cadena de suministro de la ecoindustria en la UE. Se han creado unas fuertes interdependencias entre ambos sectores. Esta tendencia se acentuará a medida que el sector industrial tradicional adopte sus propias estrategias empresariales ecológicas.

La ecoindustria tiene el potencial de contribuir a tales estrategias aportando valor añadido y reduciendo costes a través de la integración de medidas como la purificación del agua, la producción energética y la captura de calor.

Sin embargo, una cadena de suministro de la ecoindustria eficiente sólo puede garantizarse si se consiguen superar varios retos. En concreto, existe la necesidad de crear un organismo que tenga una fuerte capacidad organizativa (como ocurre con las cadenas de suministro de la industria de automoción, donde los fabricantes de equipos originales desempeñan un papel clave como organizadores).

Además, las barreras a la transferencia de tecnología, tales como la limitada adopción de las tecnologías medioambientales, los insuficientes mercados de capital para la ecoindustria y las inadecuadas inversiones en tecnologías limpias en sectores tradicionales, están impidiendo el desarrollo de la cadena de suministro de la ecoindustria.

Barreras que entorpecen las condiciones del marco

La ausencia de un buen funcionamiento del mercado único europeo y de una aplicación uniforme de las Directivas europeas relevantes a nivel de cada Estado miembro influye en la inversión y el crecimiento. Por lo tanto, resulta crítico fijar un marco político estable a largo plazo con una mayor coordinación entre los Estados miembros.

La falta de mano de obra cualificada y el acceso limitado a la financiación son otros obstáculos que deben superarse. Respecto a la búsqueda de trabajadores altamente cualificados, resulta necesario adoptar medidas relativas a la formación de la mano de obra actual, así como reformar las rígidas normativas del mercado de trabajo.

Mientras que a algunas grandes empresas de determinados sectores les resulta sencillo obtener financiación para la innovación, otras (las PYME en concreto) de sectores considerados «arriesgados» se ven obligadas a solicitar préstamos bancarios nacionales tradicionales en lugar de capital riesgo. Por lo tanto, resulta necesario propiciar un clima de financiación atractivo para fomentar el apoyo financiero en el sector de la ecoindustria.

En general, además de aumentar la cantidad de datos estadísticos disponibles sobre la ecoindustria en la UE, resulta fundamental que se apliquen correctamente las Directivas europeas en todos los Estados miembros. Por otra parte, el apoyo al desarrollo de la ecoinnovación permite mantener a Europa como líder mundial en el sector de la ecoindustria.

Más información