• Versión impresa

Ampliación de la Directiva de etiquetado energético a productos relacionados con la energía

29/03/2010

  • Eu
487_es.html

La Directiva revisada relativa al etiquetado energético ampliará el alcance de la legislación comunitaria a productos relacionados con la energía a fin de incluir todos los bienes que tienen un impacto directo o indirecto en el consumo energético.

La refundación de la Directiva de etiquetado energético forma parte del paquete de ahorro energético, que incluye la revisión de la Directiva relativa a la eficiencia energética de los edificios y la introducción del etiquetado de neumáticos en relación con la eficiencia en términos de consumo de carburante. Con la Directiva de etiquetado energético ampliada se aplicará la escala de etiquetado energético a productos que no consumen energía —tales como las ventanas— que tienen un potencial importante de ahorro energético cuando se instalan o utilizan.

La base de la escala de energía seguirá siendo la misma, con productos clasificados de A a G (a cada letra se le asigna un color, de forma que el verde oscuro corresponde a la máxima eficiencia energética y el rojo a la mínima). Todas las publicidades que incluyan el precio o el rendimiento relacionado con la energía deberán indicar estas categorías. En términos de contratación pública, la Directiva establece que los Estados miembros deben procurar adquirir productos etiquetados con la máxima eficiencia energética.

El Parlamento Europeo y los Estados miembros aprobaron la Directiva revisada en noviembre de 2009. Se ha incluido la nueva categoría de eficiencia A+++ y el texto definitivo incluye un procedimiento no vinculante para redimensionar las categorías cuando una tercera parte de los productos de una determinada categoría alcance las dos máximas categorías (A++ y A+++).

El Plan de Acción sobre Consumo y Producción Sostenibles y una Política Industrial Sostenible ha demostrado que la ampliación de la Directiva de etiquetado a productos relacionados con la energía podría reforzar las sinergias entre las medidas legislativas existentes, sobre todo la Directiva sobre el establecimiento de requisitos de diseño ecológico aplicables a productos que utilizan energía.

Mientras que el etiquetado energético proporciona una identificación clara del rendimiento energético, el diseño ecológico implica por su parte desarrollar productos que tengan un mínimo impacto medioambiental. La Directiva sobre diseño ecológico tiene como objetivo reducir el impacto medioambiental desde la fase de diseño en adelante. Tal Directiva exige a la Comisión que defina los requisitos de rendimiento de eficiencia energética mínimos en función a las especificidades de los productos.

Los niveles de eficiencia para el etiquetado energético se han limitado a tres categorías por encima de la categoría estándar A, conforme a lo que se ha aprobado por el Parlamento Europeo y los Estados miembros. La DG de Industria y algunos países propusieron la categoría A++++ para determinados productos, como los frigoríficos. El Parlamento rechazó tal propuesta para que no afecte a la integridad de la etiqueta energética.

Las Instituciones pulirán algunas disposiciones de la Directiva antes de su aprobación definitiva a fin de garantizar que cumpla con los procedimientos contemplados en el Tratado de Lisboa. Los Estados miembros tendrán un año desde la publicación oficial para transponer las nuevas normas a sus legislaciones nacionales. El Parlamento Europeo y los Estados miembros acordaron revisar las nuevas normas en 2014.

Más información