• Versión impresa

Un plan Grenelle «eco-tecnológico»

27/08/2009

  • Eu
428_es.html

Desde la puesta en marcha del «Grenelle Environnement», Francia idea colectivamente soluciones para dar salida a los problemas medioambientales de ámbito nacional, europeo e internacional.

Dos años después del lanzamiento del «Grenelle Environnement» français (2007) —debates realizados en Francia, en los que se reúnen los representantes del Gobierno, asociaciones profesionales y ONG— y respetando una hoja de ruta a favor de la ecología, del desarrollo y de la planificación sostenibles, los diputados franceses adoptaron el proyecto de ley denominado «Grenelle I» el pasado 17 de junio. Este texto inicial establece las orientaciones de Francia en materia de energía, transporte y hábitat. Está previsto un segundo proyecto de ley para el próximo mes de diciembre.

El objetivo de este ejercicio consiste en responder a las directivas europeas correspondientes y a las oportunidades económicas subyacentes. La iniciativa francesa pretende desarrollar, entre otros, tecnologías más limpias y eficaces y dividir así por cuatro las emisiones de gases de efecto invernadero de aquí al año 2050.

Asimismo, tal y como destaca la Agencia Francesa de Medio Ambiente y Gestión de la Energía English (ADEME), «En Francia, se puede cumplir el objetivo de nivel 4: primero es necesario disminuir el consumo y desarrollar a continuación las energías renovables a fin de reducir más las emisiones de gases de efecto invernadero en nuestra producción energética».

400 millones de euros en cuatro años

La ADEME también se encarga de poner en práctica las medidas que se han negociado, en particular las de los fondos de instalaciones de demostración, cuyo objetivo consiste en apoyar la experimentación de tecnologías en fase de desarrollo a través de la ejecución de proyectos innovadores que muestren las posibilidades de uso a nivel industrial y que validen su eficacia in situ.

A pesar del retraso en la aprobación de los proyectos de ley y de la crisis financiera, la ADEME ha abierto las primeras convocatorias de manifestaciones de interés en 2008 para el establecimiento de instalaciones de demostración de investigación en los ámbitos de biocarburantes de segunda generación, vehículos con bajas emisiones de CO2 y captura y almacenamiento de CO2. La agencia ADEME cuenta con un presupuesto de 400 millones de euros para el periodo 2009-2013.

Los fondos para instalaciones de demostración: una lógica industrial

Esta financiación se fundamenta en la necesidad de ayudar a que los proyectos den el paso desde la investigación en laboratorio y la subsiguiente demostración, hasta la comercialización. Efectivamente, este eslabón de I+D requiere a menudo una inversión muy importante debido al coste y duración, así como a las pocas garantías que ofrece respecto al retorno sobre la inversión. Estos fondos van dirigidos a empresas del sector industrial y a agrupaciones de empresas industriales francesas con colaboraciones públicas y/o privadas.

Los fondos de instalaciones de demostración forman parte de una estrategia global que pretende que la economía francesa sea más competitiva e innovadora para aumentar los empleos relacionados con el «crecimiento verde», en particular los relativos al campo del hábitat, de las redes eléctricas inteligentes, de energías renovables y de vehículos con bajas emisiones de CO2. Esta estrategia ha sido corroborada por un informe français publicado por Boston Consulting Group English el pasado mes de junio, en el que se afirma que el «Grenelle Environnement» podría crear 600 000 empleos y suponer unos 450 000 millones de euros en inversiones, de los cuales 170 000 millones serían de organismos públicos, tales como OSEO français, ADEME y la Agencia Nacional de Investigación français (ANR) de Francia.