• Versión impresa

El papel de la madera en la lucha contra el cambio climático

28/07/2011

  • Eu
426_es.html

El Comité Económico y Social Europeo insta a que los productos forestales y los bosques desempeñen un papel central en la mitigación del cambio climático como sumideros de carbono y como medio para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

La silvicultura debe desempeñar un papel en el futuro sostenible de Europa según afirma el dictamen exploratorio del Comité Económico y Social Europeo (CESE), elaborado por Seppo Kallio, Vicepresidente del CESE, y adoptado en marzo de 2009. Dicho dictamen fue solicitado por Margot Wallström, Vicepresidenta de la Comisión Europea, en junio de 2008.

El informe va en consonancia con las recomendaciones del Libro Blanco sobre adaptación al cambio climático, que describe la necesidad de analizar opciones para un planteamiento de la UE sobre protección forestal y su papel en la mitigación y adaptación al cambio climático.

Los bosques y la industria forestal de la UE pueden ayudar a la UE a cumplir sus compromisos en materia de cambio climático de distintas maneras:

  • A pesar de los avances en el ámbito de las energías renovables, los combustibles fósiles seguirán siendo el «alimento básico» en la dieta energética de Europa. No debe subestimarse el papel que desempeñan los bosques durante su crecimiento en la absorción del carbono de la atmósfera y el almacenamiento en forma de biomasa que realizan del mismo.
  • Los productos forestales son en sí mismo almacenes de carbono. Todos los productos forestales producidos de manera sostenible almacenan carbono a lo largo de su ciclo vital y reducen así las emisiones de gases de efecto invernadero en la atmósfera —un árbol absorbe una tonelada de CO2 durante su vida, según el Centro Pew sobre Cambio Climático (Pew Center on Global Climate Change).
  • Una mayor dependencia de productos forestales como fuente de energía en lugar de combustibles fósiles, permitiría reducir también las emisiones de gases de efecto invernadero.
  • El empleo de madera como material de construcción supone un menor consumo de energía y menos emisiones de gases durante el proceso de fabricación, por lo que debe ampliarse su uso en el sector de la construcción.

El CESE propuso una serie de medidas para que la UE las ponga en práctica:

  • Utilizar la madera de distintas maneras y para diferentes propósitos —en particular, fomentar el uso de bioenergía forestal de producción sostenible—;
  • Divulgar la información sobre el uso de la madera en el sector de la construcción;
  • Desempeñar un papel más activo en la política internacional y liderar el fomento de la gestión sostenible de los bosques en todo el mundo;
  • Crear un comité europeo de expertos sobre silvicultura y
  • Aceptar e integrar el carbono almacenado en productos de madera fabricados de forma sostenible como un instrumento obligatorio en el cálculo del equilibrio del carbono.

Áreas de incertidumbre

No obstante, la investigación en curso de la Comisión Forestal del Reino Unido indica que «todavía existen áreas de incertidumbre, sobre todo respecto a cómo se puede optimizar el uso de las áreas forestales y de los productos de madera para compensar las emisiones de gases de efecto invernadero producidas por el Hombre».

La Comisión Forestal tiene sus dudas respecto al fomento del secuestro de carbono a través de la silvicultura. Advierte que existe un límite en la cantidad de carbono que pueden almacenar los bosques. Además, el carbono secuestrado se podría liberar a través de, entre otros, la tala, los incendios de masa forestal o los brotes de plagas y enfermedades.

Más información