• Versión impresa

El Parlamento Europeo a favor de la ampliación de la Directiva sobre diseño ecológico

09/06/2009

  • Eu
396_es.html

La propuesta de la Comisión de incluir en el campo de acción de la Directiva sobre diseño ecológico productos que utilizan energía o están relacionados con ella ha recibido el apoyo del Parlamento Europeo.

El Parlamento Europeo aprobó en abril de 2009 la ampliación del alcance de la Directiva sobre diseño ecológico de productos en la UE con el fin de que esta también incluyera los productos relacionados con la energía. Esta medida aumentará el campo de acción de la Directiva, que abarcará también productos como ventanas y dispositivos que utilicen agua. Esta ley permitirá a la Comisión Europea establecer normas estándar para cualquier producto si considerara que influye en el consumo energético de forma directa o indirecta.

Anteriormente, la Directiva solo establecía los requisitos de diseño ecológico para los productos que utilizan energía (PUE).

Por aquel entonces, la Directiva de 2005 definió un marco para el establecimiento de estos requisitos. Si bien no obligaba a su cumplimiento en productos específicos, definía las condiciones y criterios para el establecimiento de dichos estándares. De este modo, la Directiva ha implantado una serie de normas sistemáticas aplicables en toda la UE con el fin de aumentar el rendimiento medioambiental de los productos que utilizan energía. Con este propósito, solo los productos que utilizaran, generaran, transfirieran o midieran energía entraban dentro del campo de acción de la Directiva.

Ahorro energético significativo

En julio de 2008, como parte del Plan de Acción sobre Consumo y Producción Sostenibles, la Comisión propuso incluir una gama más amplia de productos sobre los que actuar y, así, abarcar todos los productos relacionados con la energía. Bajo la supervisión actual de la Directiva, se aplicarán unas normas estándar de rendimiento energético en una gran variedad de estos productos. Ahora, productos como, por ejemplo, ventanas, material de construcción, material aislante, detergentes y productos que utilicen agua deberán cumplir los requisitos necesarios.

Esta medida supondrá un ahorro energético importante. Por ejemplo, un aumento de tan solo el 30% en la utilización de ventanas reemplazables de doble acristalamiento ocasionaría un ahorro energético de 55.000 GWh (equivalente a 27 toneladas de CO2 o la energía producida por dos o tres centrales nucleares) para el año 2020. Asimismo, los grifos y alcachofas de ducha con sistemas de ahorro de agua pueden reducir el consumo de agua y, por tanto, la energía empleada para calentarla.

La Comisión Europea espera colaborar con la industria en este sentido, pues considera que los acuerdos voluntarios de gran proyección pueden ser una alternativa a la regularización. Asimismo, la Comisión declara que los requisitos de diseño ecológico mínimos pueden complementarse con unos criterios voluntarios, como los que se determinaron en relación con el contenido de mercurio en los aparatos de iluminación que funcionan con este elemento.

Los principios fundamentales de la Directiva permanecerán invariables con el objetivo de que estos sigan implantándose.

Evaluación de resultados en 2012

En 2011, la Comisión presentará el Segundo Plan de Acción de la Directiva sobre diseño ecológico; mientras tanto, el Primer Plan de Acción, publicado el 21 de octubre de 2008, seguirá vigente durante el periodo 2009-2011.

Por otra parte, la Comisión revisará los resultados de la Directiva sobre diseño ecológico en 2012. Esta evaluación indicará si el campo de acción de la Directiva debería abarcar productos no relacionados con la energía.

Más información