• Versión impresa

Implantación de tecnologías de bajo carbono en países en vías de desarrollo

29/05/2009

  • Eu
391_es.html

Un estudio en el que han colaborado India y el Reino Unido establece seis consideraciones fundamentales para facilitar la transferencia de tecnologías de bajo carbono a países en vías de desarrollo con el fin de combatir el cambio climático en el mundo.

La transferencia de tecnologías de bajo carbono a países en vías de desarrollo resulta imprescindible si pretendemos reducir la emisión mundial de CO2. Las economías de países como China y la India están creciendo a un ritmo excepcional y la consecuencia inevitable es un aumento drástico de la emisión de gas con efecto invernadero. En el caso de la India, las emisiones aumentaron un 61% entre 1990 y 2001. A este ritmo, la India habrá alcanzado los mismos niveles de China en 2030.

Con el fin de facilitar la transferencia de tecnologías de bajo carbono, el Reino Unido y la India se han reunido para evaluar los obstáculos existentes. El Ministerio de Medio Ambiente, Alimentación y Asuntos Rurales (DEFRA) del Reino Unido y el Ministerio de Medio Ambiente y Silvicultura de la India han reunido al Sussex Energy Group (SEG), al Institute of Development Studies (IDS) y al Energy and Resources Institute (TERI) de la India para analizar la transferencia de tecnologías medioambientales entre países desarrollados y países en vías de desarrollo.

El estudio se centró en dos casos: vehículos híbridos y generación de energía por combustión de carbón mediante un ciclo combinado de gasificación integrada (CCGI). El resultado fue el establecimiento de seis consideraciones políticas fundamentales para facilitar el traspaso de tecnologías de bajo carbono a los países en vías de desarrollo de manera eficaz:

  • El traspaso de tecnologías debe entenderse como un paso imprescindible dentro de un proceso mayor de implantación de tecnologías de bajo carbono en países en vías de desarrollo.
  • Este traspaso implica transferencias de tipo vertical (pasar de la investigación al desarrollo a través de la experimentación y, finalmente, a la comercialización) y de tipo horizontal para transportar la tecnología desde un punto geográfico a otro. De este modo, tanto las barreras como las mejores medidas políticas varían en función del nivel de desarrollo tecnológico.
  • Al recurrir a fabricantes en los países receptores de la tecnología que suministren las piezas necesarias y proporcionen conocimientos especializados, se garantiza la transmisión y difusión de conocimiento y el crecimiento tecnológico del país receptor.
  • Es fundamental que los países receptores lleven a cabo un plan estratégico para adquirir conocimientos tecnológicos y experiencia como parte del proceso de traspaso tecnológico.
  • Si bien el acceso a los derechos de propiedad intelectual e industrial resulta a veces necesario para facilitar dicho traspaso, hay otros factores que se deberían tener en cuenta, tales como la capacidad del país para integrar la nueva tecnología y los riesgos asociados a esta.
  • Una intervención política de ámbito nacional e internacional puede jugar un papel importante en la transferencia de tecnologías de bajo carbono. Mediante una serie de incentivos para reducir el alto riesgo económico de las medidas del traspaso tecnológico en forma de subvenciones, impuestos, modelos para el comercio de carbono y límites impuestos para la emisión de gases, sería posible favorecer la implantación de tecnologías de bajo carbono.

Más información