• Versión impresa

Fomento de un mejor comportamiento personal en relación con el medio ambiente

28/07/2011

  • Eu
338_es.html

El Plan de Acción de la UE en materia de producción sostenible y consumo permitirá a los ciudadanos optar por alternativas más verdes, que, en última instancia, mejorarán su comportamiento medioambiental desde el punto de vista personal.

La Comisión Europea centra su atención en la conducta de consumo de los ciudadanos, con el objetivo de mejorar su comportamiento medioambiental personal. Las prácticas del consumidor son un aspecto importante para el Plan de Acción de la UE, anunciado en julio de 2008 y cuyo objetivo es el de fomentar la producción y el consumo sostenibles. Esta iniciativa se basa en un conjunto de Directivas y programas que pretenden ayudar a los ciudadanos a mejorar su consumo energético y su comportamiento medioambiental.

Las innumerables referencias al comportamiento medioambiental y al consumo de los ciudadanos en los programas e iniciativas recientes de la EU ponen de manifiesto la importancia que va a tener este tema en los años venideros. Asimismo, fue uno de los puntos discutidos en el Foro del ETAP sobre tecnologías emergentes de octubre de 2008.

Ciudadanos y productores en la mira de la Comisión Europea

Meglena Kuneva, Comisaria europea de Protección al Consumidor, ofreció un resumen del nuevo Plan de Acción en el simposio Europeo “Can carbon labelling help Europeans live more sustainably?” celebrado en Manchester, Inglaterra, en octubre de 2008. Explicó el modo en que este plan pretende mejorar por igual el comportamiento medioambiental de ciudadanos y productores. Las políticas de los consumidores, al igual que ocurre con otros elementos de la sociedad europea, están obligadas a abordar el tema del cambio climático, apuntó. Del mismo modo que esta cuestión ha modificado el comportamiento en la industria y el comercio, los modelos de consumo también deben cambiar para garantizar un futuro sostenible.

Este Plan de Acción de la UE, que promueve un consumo y una producción sostenibles, constituye una iniciativa revolucionaria que sitúa a la sostenibilidad en el centro de la política europea. Intenta fomentar una política del consumidor que pueda garantizar un futuro sostenible para todos. Los sectores de la alimentación y la bebida, al igual que el de la vivienda y el transporte público contribuyen a las presiones medioambientales en gran proporción, con un descomunal porcentaje de un 70 a un 80%. Por ello es necesario introducir un cambio en los modelos de consumo y, de este modo, parar la disminución de los recursos y el aumento de los impactos medioambientales negativos.

El Plan de Acción tiene como objetivo promover un mayor cambio en el comportamiento de consumidores, productores y mercados. El primer paso para modificar los hábitos sociales y mejorar el comportamiento medioambiental de cada uno de los ciudadanos consiste en ofrecerles una mayor información que les permita tomar decisiones responsables.

Además de brindar a los consumidores una mejor información y educación, la Comisión ha esbozado otras dos líneas de acción claves en relación con la política del consumidor. En primer lugar espera mejorar el bienestar del consumidor favoreciendo el desarrollo de productos de mayor calidad y en segundo, iniciar colaboraciones de trabajo entre consumidores y productores.

Una mejor información y educación

La responsabilización de los consumidores constituye un elemento clave en la Estrategia de consumo de la UE para 2007-2013. La Comisión reconoce que el modo más directo de mejorar la toma de decisiones de los consumidores, y por tanto su comportamiento medioambiental, consiste en ofrecer una publicidad y un sistema de etiquetado mejorado en relación con el consumo energético y el comportamiento medioambiental de los productos.

La Directiva relativa al etiquetado energético ha cosechado grandes éxitos desde sus comienzos y ha logrado unos niveles de sensibilización del público en los Estados miembros de un 85% a un 90%. Las etiquetas obligatorias de la A a la G informan a los consumidores de la eficiencia energética y del nivel de consumo de los electrodomésticos, en particular de los productos de línea blanca. Gracias a este sistema, los ciudadanos son más conscientes del rendimiento energético y medioambiental de sus electrodomésticos, aspecto que el Plan de Acción confía en desarrollar aún más.

El Plan propone la ampliación de la gama de productos dentro de este programa de etiquetado obligatorio y la inclusión de productos que repercuten de manera indirecta en el consumo energético. Artículos que, aunque no precisan de energía directa, sí contribuyen a su despilfarro, como es el caso de los dispositivos que consumen agua y las ventanas. Una clasificación obligatoria de los niveles de aislamiento en las ventanas, en lo relativo al despilfarro energético, ayudaría a los consumidores a restringir el consumo excesivo y a reducir sus costes energéticos.

La ampliación de los estándares de referencia garantiza la previsibilidad comercial

El Plan de Acción exige asimismo reforzar la etiqueta ecológica de la UE o el logotipo de la “flor”, sello de excelencia que se concede a los productos respetuosos con el medio ambiente. Una ampliación de este sistema para incluir más productos aumentaría, en última instancia, el abanico de posibilidades para los consumidores. De igual modo, la Comisión considera que al extender el número de productos y disminuir los costes del sistema, serían muchos más los fabricantes interesados en superar los estándares mínimos de rendimiento medioambiental. Al ampliar el alcance de la etiqueta ecológica, el Plan de Acción permitirá a los consumidores optar por alternativas más ecológicas.

Dado que el impacto medioambiental de los productos de consumo diario es sumamente elevado, la mejora de su rendimiento ecológico ofrecería enormes beneficios. La Directiva sobre diseño ecológico ha establecido normas obligatorias para la eficiencia energética y de los recursos de los productos que utilizan energía. Sin embargo, al igual que ocurre con las etiquetas energéticas, el Plan de Acción propone ampliar el alcance de la Directiva sobre diseño ecológico para incluir productos relacionados con la energía.

Además, si se fomenta el compromiso por parte de los Estados miembros y de las instituciones de la UE de seguir una política de contratación pública ecológica, es muy posible que el cambio resultante en la naturaleza del mercado de bienes y servicios aliente a los consumidores a seguir el ejemplo.

Colaboración con las empresas

Si bien una mayor información y la existencia de productos de mejor calidad pueden ayudar a los consumidores a mejorar su comportamiento medioambiental, las probabilidades de que esto ocurra aumentarían considerablemente si existieran relaciones más estrechas entre el consumidor y el comerciante. El Plan de Acción afirma que los comerciantes podrán fomentar un cambio inmediato en el comportamiento de los consumidores si les ofrecen alternativas más inteligentes.

El Plan de Acción propone la creación de un foro de comerciantes que inste a productores y comerciantes a incrementar el rendimiento medioambiental de sus cadenas de suministro y de sus sistemas de producción. Las mejoras medioambientales de la cadena de suministro podrían seguidamente transmitirse al consumidor, ofreciéndole un mayor abanico de alternativas ecológicas. La organización europea de consumidores BEUC considera la sostenibilidad como un aspecto prioritario y la colaboración con un foro de comerciantes podría conducir a un mejor comportamiento medioambiental por parte de todos.

La mejora del comportamiento medioambiental personal de los ciudadanos de la UE va a continuar siendo, previsiblemente, una cuestión de gran prioridad en el futuro. El Plan de Acción y las Directivas de la UE son claros indicadores del gran compromiso con esta causa. Mientras que las iniciativas anteriores se habían centrado en las responsabilidades de las empresas y las autoridades públicas, ahora se toman cada vez más medidas para estimular un cambio social en el comportamiento medioambiental. El Gobierno sueco ha afirmado que durante su Presidencia de la Unión, en el segundo semestre de 2009, el consumo sostenible será una de sus principales prioridades.

Más información

Información relacionada en el sitio Web del EcoAP