• Versión impresa

Las ciudades se vuelven más inteligentes con los indicadores ecológicos

26/03/2013

  • Eficiencia de los recursos,
  • Eficiencia energética,
  • Tecnología
  • Eu

Ciudades de todo el mundo están utilizando cada vez más un conjunto creciente de indicadores y marcos de ecociudad como instrumento clave para el desarrollo sostenible. También hay una tendencia creciente de cooperación entre países y ciudades para aplicar los indicadores de ecociudad de forma flexible en diferentes contextos.

En China, por ejemplo, la cooperación internacional se ha basado en la iniciativa Ciudad de China Baja en Carbono ( LCCC en inglés). El programa LCCC fue establecido en 2010 por los gobiernos de China y Suiza. Las ciudades que participan en el programa aplican un Sistema de Bajo Índice de Carbono, que se basa en la metodología y la herramienta de gestión suiza Energiestadt, que se utiliza para evaluar proyectos de energía municipal y de protección del clima que compiten por los Premios Europeos de la Energía, los cuales están respaldados por la Unión Europea.

El índice incluye 16 indicadores primarios y 53 secundarios que ayudan a los ayuntamientos a medir su progreso en temas como la planificación urbana (por ejemplo, la planificación de las redes energéticas y los permisos de construcción), las normas para los edificios públicos, servicios públicos (por ejemplo, la eficiencia de las redes de energía, agua y residuos), y la movilidad, como el transporte público y rutas ciclistas.

El programa LCCC se está poniendo en marcha en las ciudades de Yinchuan, Meishan, Dongcheng (el distrito central de Pekín), Kunming, Baoding, Yangling y Lushun - áreas urbanas en las que viven 30 millones de personas.

Mientras tanto, en el este de China, los gobiernos de China y Alemania están desarrollando el Eco-parque chino-alemán Qingdao, en el que vivirán 60.000 personas. La idea es crear un área que sea económicamente dinámica, con el acento puesto en la fabricación de alta tecnología, y que ofrezca también distritos residenciales que proporcionen "una buena calidad de vida para las personas que se trasladen a Qingdao con sus maravillosas playas", según la página web del proyecto. El parque se está estableciendo de acuerdo con 40 indicadores clave de rendimiento, que abordan lo socio-cultural, así como las cuestiones ambientales.

Orientaciones sobre los indicadores

Un informe publicado a mediados de marzo por la Iniciativa Internacional de Ecociudades incluye un resumen útil de la elaboración de indicadores de ecociudades, y casos de estudio de algunos proyectos, por ejemplos los de China. El llamado Informe Bellagio (llamado así por una conferencia en la ciudad italiana de Bellagio) señala que las iniciativas de ecociudades se están multiplicando a nivel mundial y que "se han incrementado las convocatorias de indicadores, normas y marcos para orientar la política, la planificación y la ejecución de sostenibilidad urbana".

El Informe Bellagio traza los principios generales de las iniciativas individuales y los marcos internacionales. Señala por ejemplo que los indicadores deben ser lo más específicos posible, debe ser adaptada a las condiciones locales, debe involucrar tantos grupos de interés como sea posible para asegurar una amplia aceptación, y debe hacer frente al triple equilibrio de la sostenibilidad: el de los aspectos medioambientales, económicos y sociales".

Según el informe, los casos de estudio ofrecen lecciones útiles para otros esquemas de ecociudad que usen indicadores. Para el programa de LCCC, por ejemplo, el informe señala que "la alineación con los sistemas nacionales de gobierno es vista como esencial para conseguir una amplia repercusión. Al mismo tiempo, el compromiso de los dirigentes municipales también se considera una condición necesaria para llegar al éxito: la simple imposición de marcos nacionales en localidades no garantiza su aceptación a largo plazo".

Más información

    • Iniciativa International Eco-cities English
    • Informe Bellagio English
    • Eco-parque chino-alemán Qingdao English