• Versión impresa

Conducir con hidrgeno

06/08/2008

La energía del hidrógeno podría reducir un 40% el consumo de petróleo en el transporte por carretera para el año 2050, según el proyecto HyWays, que propone una hoja de ruta para superar los obstáculos y potenciar la competitividad europea en este sector clave.

Europa, al situarse a la cabeza en el mercado mundial de las tecnologías del hidrógeno, puede abrir nuevas oportunidades económicas y fortalecer su competitividad. Sin embargo, esa transición no es automática. Primero es fundamental superar los obstáculos, tanto de orden económico como tecnológico e institucional. Asimismo, deben adoptarse medidas lo antes posible. La hoja de ruta y plan de acción HyWays para el hidrógeno en Europa proporciona una estrategia encaminada a superar estos obstáculos.

El proyecto, financiado por el 6PM de la UE, reunió a la industria, centros de investigación y organismos gubernamentales de diez países europeos. Después de más de 50 talleres, el proyecto elaboró un plan de trabajo para analizar las posibles repercusiones de la introducción a gran escala del hidrógeno en la economía, la sociedad y el medio ambiente de la UE a corto y largo plazo, así como un plan de acción pormenorizado.

Sin contenido de carbono

El hidrógeno es un vector energético con cero contenido de carbono. Al igual que la energía eléctrica, el hidrógeno puede producirse a partir de todos los recursos energéticos y convertirse en electricidad y calor con una alta eficiencia y ninguna emisión de gases. El potencial del hidrógeno para reducir las emisiones es, pues, muy alto. Mejora la seguridad del suministro al disociar la demanda y los recursos, permitiendo a cada Estado miembro de la UE optar por las fuentes de energía que más le convengan.

Además, el hidrógeno es una de las opciones más realistas para la sostenibilidad económica y medioambiental en el sector del transporte, en particular el transporte de pasajeros, vehículos ligeros y autobuses urbanos. Sin embargo, su introducción exige cambiar gradualmente todo el sistema energético y una cuidadosa planificación en esta etapa inicial. El período de transición brinda a Europa la oportunidad de asumir la iniciativa en el desarrollo de las tecnologías del hidrógeno y pilas de combustible y sus aplicaciones en el transporte y el suministro de energía. Los desafíos son de talla y es preciso adoptar con toda rapidez las medidas correctas si Europa no quiere pagar el coste de quedarse rezagada en este mercado.

Para ser competitivo, es preciso reducir considerablemente el coste del uso final del hidrógeno, especialmente para el transporte por carretera. Asimismo, se requiere desarrollar programas de ayuda para las tecnologías destinadas a ese uso final y construir la infraestructura necesaria. Vastas simulaciones estiman que el umbral de rentabilidad se alcanzaría con toda probabilidad entre 2025 y 2035. La hoja de ruta HyWays estima que, para 2030, habrá 16 millones de automóviles de hidrógeno, con una inversión total de 60 mil millones de euros para la infraestructura.

Más información:

  • HyWays project English
  • ‘Commission promotes take-up of hydrogen cars and the development of hydrogen technologies’ English
  • Hydrogen (Research DG website) English
  • The Fuel Cells and Hydrogen Joint Technology Initiative English
  • The European Hydrogen and Fuel Cell Technology Platform English
  • ‘European Commission proposes a plan to accelerate energy technologies for a low-carbon future’ English

Iniciativas Tecnológicas Conjuntas (ITC) para las pilas de combustible y el hidrógeno

El informe HyWays se publicó en febrero de 2008, tras la aprobación de los Estados miembros de una dotación de 940 millones de euros para una asociación público-privada en materia de investigación para el desarrollo del hidrógeno y las pilas de combustible. Los ministros de la Competencia de los 27 Estados miembros dieron luz verde a una propuesta de la Comisión Europea para una Iniciativa Tecnológica Conjunta (ITC), es decir, una asociación público-privada, destinada a desarrollar la tecnología del hidrógeno y las pilas de combustible. Este programa integrado de investigación, desarrollo tecnológico y actividades de demostración encabezado por la industria recibirá una financiación de 470 millones de euros del programa de investigación comunitario durante los próximos seis años, un importe que deberá igualar el sector privado. En la misma sesión, los Ministros debatieron el Plan Estratégico Europeo de Tecnología Energética, que menciona esta iniciativa como un ejemplo para futuras intervenciones europeas encaminadas a desarrollar nuevas tecnologías energéticas