• Versión impresa

La biotecnología como medio para reducir el impacto medioambiental de la agricultura

24/01/2011

  • Agricultura,
  • Tecnología
  • Eu
622_es.html

La biotecnología puede ser una excelente herramienta para responder a los desafíos de la agricultura; por ejemplo, proteger los cultivos frente a insectos, malas hierbas o enfermedades, o resistir mejor las inclemencias meteorológicas.

Se puede hacer mucho sin recurrir a productos y procesos dañinos para el medioambiente y sin depender en exceso del regadío, contribuyendo a implantar prácticas agropecuarias más sostenibles y ayudando a la UE a cumplir sus metas en cuanto a energía y cambio climático.

La biotecnología provoca desde hace mucho un encendido debate que no tiene visos de remitir. No obstante, es una tecnología que existe desde hace ya bastantes años y sus defensores argumentan que las características y cualidades únicas que presentan los cultivos genéticamente modificados (GM) pueden ser beneficiosas para el medio ambiente.

Hasta la fecha, la ciencia no cree que la biotecnología suponga realmente un riesgo añadido. La Organización Mundial de la Salud, por ejemplo, señala que los alimentos GM existentes en la actualidad han pasado satisfactoriamente todas las evaluaciones y no parecen presentar riesgos para la salud humana. Además, en los países en los que están aprobados, tampoco se han detectado efectos perniciosos en la salud humana derivados de su consumo.

Uso eficiente del agua y del carbono

Los defensores de la biotecnología señalan, asimismo, que los cultivos GM presentan muchas otras ventajas, aparte de un mayor rendimiento. Citan, por ejemplo, ciertos productos innovadores de segunda generación que, o bien ya se están cultivando en algunos países fuera de Europa, o bien están en fase de desarrollo, como el “arroz dorado”, una variedad diseñada para tener un mayor contenido en betacaroteno y corregir deficiencias en vitamina A.

Las empresas de biotecnología están experimentando con cultivos modificados para resistir las sequías, tolerar la salinidad o ser menos dependientes de los fertilizantes. El uso de estos cultivos permitiría destinar a usos agrícolas nuevas tierras y aumentar la productividad, así como reducir el CO2 atmosférico al incrementarse las emisiones de oxígeno al entorno.

En unos pocos años podría encontrarse disponible una variedad de maíz resistente a la sequía, que mitigaría los efectos de la falta de agua y ofrecería rendimientos estables en periodos de escasez de lluvias. Los cultivos GM con tolerancia a los herbicidas ayudarían a ahorrar combustible, puesto que reducen la necesidad de arar la tierra antes de la siembra, mientras que los cultivos resistentes a los insectos exigirían menos pesticidas. Estas dos propiedades conducirían a una reducción importante de las emisiones de carbono.

Los agricultores que utilizan este tipo de cultivos han podido emplear sistemas de escarda sin labranza o de labranza reducida en lugar de un arado profundo de las tierras. Además del ahorro de combustible y la reducción de emisiones, este cambio mejora la salud de las tierras y la retención de agua, ya que se reduce la escorrentía y no se invierte la estructura del suelo, ayudando a que los campos conservan la humedad. Además, favorece un almacenamiento más eficiente del carbono en el suelo.

La agricultura representa el 70% del uso total de agua. Numerosos científicos pronostican aumentos de las sequías y de la temperatura en todo el mundo. Si la UE quiere cumplir su ambiciosa agenda en cuanto a energía y clima, su agricultura deberá adaptarse al cambio climático. Ante este panorama, la biotecnología podría contribuir a reducir las emisiones y las necesidades hídricas de la agricultura.

Ahorro en plaguicidas

El producto de Monsanto es una variedad de maíz GM resistente a los ataques del gusano barrenador del maíz, una plaga frecuente en Europa que prolifera en climas cálidos y que ataca principalmente el tallo de la planta, causando daños por tunelación. El control químico de los barrenadores en cultivos convencionales resulta difícil, ya que la pulverización de insecticidas solo es efectiva durante un corto periodo de tiempo.

En el primer estudio empírico sobre el rendimiento económico de un cultivo GM en la UE, el Centro Común de Investigación de la Comisión Europea mostró que los agricultores españoles habían obtenido un aumento del rendimiento del 4,7% con el maíz GM en comparación con el maíz convencional. El estudio, extendido a tres temporadas de cosecha, mostró asimismo que el coste medio de los insecticidas empleados contra el barrenador varió entre 4,50 € y 20 € por hectárea en las regiones objeto del estudio. Asimismo, el informe también menciona varias evaluaciones ex ante sobre la potencial adopción de cultivos tolerantes a los herbicidas en la UE (colza en Francia y remolacha en Gran Bretaña), según las cuales se conseguirían importantes ahorros en los costes de escardado.

Aunque el maíz GM es por lo general más caro que las semillas convencionales, los agricultores españoles que utilizaron este maíz biotecnológico gastaron menos en fitosanitarios que los agricultores convencionales y obtuvieron un mayor margen bruto. Teniendo en cuenta el coste de las semillas y el menor gasto en plaguicidas, el ahorro medio obtenido fue, en general, bastante significativo: un incremento neto de 84 € por hectárea, lo que equivale a un aumento del 12% del margen bruto en comparación con los cultivadores de maíz convencional.

Un lugar en la futura política agrícola

Todo apunta a que la biotecnología va a seguir ocupando un lugar en la política agropecuaria de la UE, particularmente como “ciencia basada en la innovación”, dentro de la estrategia de crecimiento sostenible de la UE 2020. De acuerdo con la Comunicación de la Comisión de noviembre de 2010 sobre el futuro de la Política agrícola común (PAC), está claro que una de las prioridades clave a partir de 2013 será una mayor integración de los problemas medioambientales, sobre todo el uso de la agricultura sostenible como herramienta de lucha contra el cambio climático y la inclusión de un componente “ecológico” obligatorio en los pagos directos a los cultivadores.

En la Comunicación se subraya el papel de la innovación como medio para que la actividad agropecuaria de la UE “alcance su potencial de productividad latente”, algo que la biotecnología, al aumentar el rendimiento de los cultivos, puede ayudar perfectamente a conseguir. La Comunicación también menciona otros beneficios, como la reducción de los gases de efecto invernadero, la mejora de la eficiencia energética, el aumento de la producción de biomasa y energía renovable, la captura de carbono y la protección del carbono presente en los suelos gracias, de nuevo, a la innovación.

Mientras los gobiernos de la UE siguen sin ponerse de acuerdo sobre la biotecnología vegetal, la Comisión ha desbloqueado este conflicto de años con una propuesta destinada a conseguir más autorizaciones para cultivos GM. Según esta propuesta, los Estados miembros reticentes a los cultivos GM podrán restringir la plantación de cultivos GM aprobados por la UE en una parte o en todo su territorio, mientras que, en los Estados miembros más favorables, los agricultores podrán utilizarlos libremente. Todo apunta a que se avecina un cambio y que la biotecnología desempeñará en los años venideros un papel importante en algunos retos claves de Europa.

Más información

  • Green biotechnology and climate change (EuropaBio paper):
    http://www.europabio.org/positions/GBE/PP_090619_Climate_Change.pdf pdf English

    What is agricultural biotech? (EuropaBio):
    http://www.europabio.org/green_biotech/GBE_about.htm English

    GM crops in EU agriculture’(caso de estudio del JRC):
    http://bio4eu.jrc.ec.europa.eu/documents/FINALGMcropsintheEUBIO4EU.pdf pdf English

    La PAC en el horizonte de 2020: Responder a los retos futuros en el ámbito territorial, de los recursos naturales y alimentario [COM(2010) 672 final]:
    http://ec.europa.eu/agriculture/cap-post-2013/communication/com2010-672_es.pdf [72 KB] български čeština dansk Deutsch ελληνικά English eesti suomi français magyar italiano lietuvių latviešu Malti Nederlands polski português română slovenčina slovenščina svenska