• Versión impresa

Controlando el rastro de los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos

26/03/2013

  • Reciclaje,
  • Tecnología
  • Eu

Las etiquetas de la identificación por radiofrecuencia (RFID) se pueden utilizar para garantizar que se procesen correctamente los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE), y para que se maximicen tanto la reutilización de componentes como el reciclaje de los materiales, según un proyecto financiado por la Unión Europea con iniciativas piloto en la República Checa y España.

El proyecto WEEE TRACE ha aplicado hasta el momento sus técnicas de gestión de residuos a casi 1.000 toneladas de RAEE (a fecha de marzo de 2013), incluyendo frigoríficos, lavadoras y otros electrodomésticos viejos. Por 'gestionado', el proyecto entiende que los residuos hayan sido enviados a las plantas de tratamiento adecuadas y que el uso de etiquetas de RFID ha impedido las exportaciones ilegales o un tratamiento deficiente de los RAEE.

El proyecto ha sido creado para ayudar a los sistemas de recogida de RAEE que se han establecido en países de la UE en conformidad con la Directiva Europea RAEE  (2012/19/EU). La Directiva exige a los países de la UE que recojan de aquí al 2019 hasta un 85% de los RAEE que generan anualmente. Sería el equivalente a unos 10 millones de toneladas de RAEE al año, o aproximadamente 20 kilogramos por persona, según la Comisión Europea. Queda mucho trabajo por hacer: la tasa de recogida en la República Checa en 2010 fue de 5 kilogramos por habitante, y, en España, de 3.2 kilogramos por persona.

Los sistemas de retorno, recolección, reutilización y reciclaje de RAEE han sido establecidos por los productores y vendedores de productos eléctricos y electrónicos. Enrique Redondo, de Ecolec, el esquema de cumplimiento de RAEE más grande de España, dice que es del interés de los productores y comerciantes hacer estos planes tan rentables como sea posible. En general, los sistemas de recogida no generan ganancias, sin embargo, podrían llegar en el futuro a medida que se desarrollen los mercados de materiales reciclados.

Ecolec es socio de WEEE TRACE. A través del proyecto, está instalando un equipamiento para un mejor seguimiento de los RAEE dentro de una instalación existente de gestión de residuos. Además de las etiquetas de RFID, el proyecto está utilizando otras tecnologías que pueden ayudar a mantener un registro de los RAEE, como la captura de imágenes y el geoposicionamiento. El objetivo es mantener de forma exhaustiva un registro de los residuos de electrodomésticos  para asegurar que se recuperen las materias primas válidas y que los RAEE no se "fuguen" del sistema y terminen innecesariamente en los vertederos.

En la República Checa, ASEKOL, también socio del proyecto, es un esquema de recogida de RAEE sin fines de lucro, similar a Ecolec, que ha sido creado por los vendedores. Opera en 14.000 lugares de recogida, incluyendo tiendas e instalaciones municipales, y recoge 1.100 toneladas de RAEE al mes. Para ASEKOL, un mejor seguimiento de los RAEE como el que aplica WEEE TRACE significa que se pueden identificar y separar los RAEE de los electrodomésticos por tipo para un tratamiento óptimo, incluyendo el reciclaje en materias primas secundarias.

El proyecto no está terminado aún, pero los resultados que se esperan son el aumento de la cantidad de RAEE recogidos y tratados adecuadamente en 52.000 toneladas por año, la reducción de emisiones de alrededor de 60.000 toneladas equivalentes a CO2 por año a causa de la correcta tramitación de los gases residuales de los frigoríficos viejos, y la reducción de los costes de tratamiento de los RAEE debido a una mejor organización del proceso de gestión de residuos. Redondo dice que los ahorros hasta el momento en comparación con el sistema previo de RAEE han sido de un 10 por ciento por unidad procesada.

Se espera que el proyecto pueda ser imitado en toda la UE, ya que la mayoría de países europeos operan con sistemas similares de recogida de RAEE, como consecuencia de la aplicación de la Directiva RAEE. Esto "podría impulsar el mercado europeo del reciclaje", dice Redondo, aunque las normas nacionales tendrían que ajustarse en mayor medida. El proyecto, incluso, podría extenderse a nivel internacional, dado el interés mostrado por un servicio de recogida de RAEE en Brasil.

WEEE TRACE

Duración: Julio 2011-Julio 2014

Co-financiado por el Programa de Ecoinnovación del CIP (contribución del 50% al presupuesto de €2.352.805 del proyecto)

Web del proyecto: http://www.weee-trace.eu