• Versión impresa

Todos a bordo del barco verde  

13/11/2013

Una iniciativa danesa nos muestra que las empresas del mismo sector pueden colaborar, con el apoyo de las autoridades públicas, en la aplicación de tecnologías más respetuosas con el medio ambiente que, además, contribuyan a reducir los costes de explotación y, por consiguiente, favorezcan la competitividad sectorial.

En la iniciativa Green Ship of the Future (Barco verde del futuro) participan compañías navieras danesas. Su objetivo es reducir las emisiones de dióxido de carbono en un 30 % y las de óxidos de azufre y nitrógeno, en un 90 %. Esto se lleva a cabo incrementalmente por medio de una serie de innovaciones en aspectos como, por ejemplo, motores, combustibles, sistemas de refrigeración e incluso herramientas operativas. En esta última categoría, la iniciativa ha permitido descubrir que las emisiones de CO2 pueden reducirse en hasta un 4 % con solo recopilar mejor información sobre las operaciones del buque mediante los sensores y aplicando medidas como una planificación más acertada de las rutas.

El coordinador de la iniciativa, Magnus Gary, afirma que Green Ship of the Future propicia el «desarrollo en pequeños pasos». Aplica innovaciones que ya están a punto de comercializarse, para obtener mejoras inmediatas. «No digo que no pretendamos dar grandes pasos; sin embargo, la envergadura de este sector en todo el mundo y su complejidad técnica y comercial hacen que el enfoque de pequeños pasos genere resultados más positivos en general, porque se aplican de forma más rápida y extensa que si se tratara de un único paso de gigante pero menos amplio», explica Gary.

Un ejemplo de innovación a punto de comercializarse ha sido una pintura antiincrustante menos tóxica para el casco de los barcos. La pintura es necesaria para que no se incrusten en el casco organismos marinos, pues generan resistencia y ralentizan el barco. Sin embargo, las pinturas normales suelen incluir sustancias tóxicas que pueden ser perjudiciales para la vida marina. La iniciativa ha demostrado que es posible aplicar una pintura más ecológica que, al disminuir la resistencia, puede reducir el consumo de combustible en hasta un 8 %.

Según Gary, la iniciativa no ofrece un cálculo global de reducción de emisiones porque «a cada armador le corresponde estimar las cifras concretas». Sin embargo, la aplicación de innovaciones en «buques conceptuales» ha permitido lograr mejoras significativas, de acuerdo con la información publicada por la iniciativa. Por ejemplo, para un gran buque portacontenedores, se lograron reducciones del 25 % en CO2, de hasta el 98 % en óxidos de azufre y del 80 % en óxidos de nitrógeno.

La iniciativa se puso en marcha en 2008 impulsada por cuatro importantes compañías navieras danesas: Aalborg Industries, A.P. Moller-Maersk, MAN Diesel y Odense Steel Shipyard. Ahora, cuenta con un amplio abanico de socios. Recibe el apoyo del gobierno danés, si bien todos los costes corren a cargo de los participantes del sector privado.

Para obtener más información visite: http://www.greenship.org English