• Versión impresa

Desso utiliza el principio 'Cradle to Cradle' en la fabricación de moquetas

01/10/2012

  • Entrevistas a expertos

Rudi Daelmans ha sido Director de Sostenibilidad del fabricante holandés de moquetas DESSO desde 2007. DESSO produce moquetas para uso comercial, para el sector de la hostelería, los sectores marino y de aviación, y para consumidores. En el 2008, DESSO abrazó el principio “De la cuna a la cuna” (“Cradle to Cradle”®). Se trata de un concepto de diseño formulado por el profesor y doctor en química Michael Braungart, en el cual los productos se fabrican a partir de componentes que son fáciles de desmontar, con el fin de crear nuevos productos.

Por qué le priorizó la sostenibilidad y la eco-innovación? 

Rudi Daelmans: En 2007 tomó cargó la actual directiva. Vieron las oportunidades de la sostenibilidad y me hicieron responsable de ella. Mi primera tarea fue realizar un inventario de las actividades de sostenibilidad de DESSO y proponer una estrategia.

Llegué a la conclusión de que la sostenibilidad es en realidad una forma de ahorrar costes.  DESSO ya era una referencia en el ahorro de energía, pero pensé que la sostenibilidad debería ir más allá del ahorro de energía y la reducción del dióxido de carbono. Visité conferencias y escuché a pioneros. Conocí a Michael Braungart, el iniciador del principio “de la cuna a la cuna” (Cradle to Cradle).  Inmediatamente tuve la sensación: “esto es”. Lo bueno de este principio es su amplio alcance. Se refiere a aspectos sociales, energía, agua, y los materiales usados en productos. Incluso mejor, no se trata de reducir huellas, haciendo las cosas equivocadas de una forma menos mala, adoptar una estrategia “de la cuna a la cuna” es hacer bien las cosas correctas. La filosofía de “de cuna a cuna” cuenta con un sistema de certificación. No se trata de saltar un obstáculo para obtenerlo. En cambio, considera a la certificación como un viaje con varias señalizaciones: básico, plata, oro y platino.

Cómo reaccionó la directiva ?

RD: La coincidencia fue que se le había sugerido al CEO de DESSO, Stef Kranendijk, que leyera un libro sobre el principio “de la cuna a la cuna” y visitó un seminario con Michael Braungart. Se convenció de inmediato. Así que cuando Kranendijk y yo nos conocimos, fue un encuentro muy breve. Contratamos al equipo de Michael Braungart como consultores y organizamos talleres. Michael Braungart hizo una presentación en todos nuestras instalaciones. En esos encuentros, Stef Kranendijk dejó claro que estaba convencido de que esto era el futuro.

Qué tuvo que cambiar en DESSO?

RD: La organización tenía que empezar a pensar sobre llevar un producto al mercado para el que se había pensado, ya durante la fase de desarrollo, en cómo sería desmantelado para ser reciclado al final de su vida útil.

Qué significa eso para su I+D?

RD: Significa que tenemos que ver si la construcción que tenemos es la adecuada y si podemos encontrar la tecnología para desmantelar esa construcción. Tenemos también que mirar los materiales que utilizamos y su toxicidad ecológica. Eso significa que teníamos, y aún tenemos, mucho trabajo que hacer con nuestro departamento de compras y con nuestros proveedores.

Cómo reaccionaron sus proveedores?

RD: Al principio no se mostraron entusiastas. Así que Kranendijk y yo fuimos a explicarles a nuestros proveedores lo que queríamos y lo que era necesario para eso. En general, si pides a los proveedores que den detalles de las materias primas que utilizan en sus productos no lo harán. Pero si les explicas el principio de “De la cuna a la cuna”, se vuelven un poco más entusiastas. Si no nos lo quieren decir, pueden permitirle a la Agencia de Fomento de Protección Ambiental, un instituto fundado por Michael Braungart con sede en Hamburgo, que mire sus productos. La agencia nos dará o no el visto bueno.

Qué consecuencias prácticas ha tenido su enfoque?

RD: Uno de los éxitos es la sustitución de betún en nuestras piezas. Ese producto, un sobrante en un barril de aceite, no encaja con los principios de “de la cuna a la cuna”. Para sustituirlo, desarrollamos DESSO EcoBase®. La capa a base de poliolefina de nuestras entretelas Ecobase es 100%  reciclable con seguridad en nuestro propio proceso de producción. Lamentablemente, el producto final es entre un 10 y un 15 por ciento más caro, por lo que no se puede utilizar para toda nuestra producción. Estamos tratando de cerrar la brecha de precios a través de una sucesiva optimización de los refuerzos Ecobase de DESSO.

Podría darnos más ejemplos ?

RD: Una de las cosas que “de cuna a cuna” intenta hacer es mejorar la calidad de vida. Nuestra gente ha estado pensando en cómo llevar a cabo eso. Lo cual llevó al desarrollo de DESSO AirMaster®. Combinamos tipos de roscas (hilos) que normalmente no se ven en un trozo de moqueta. El resultado es que DESSO AirMaster captura y retiene hasta ocho veces más polvo que el suelo duro y es cuatro veces más eficaz que las soluciones de alfombra estándar. Nos surgió la idea después de encontrarnos con una encuestas de la organización alemana del Asma, DAAB (Deutscher Allergie- und Asthmabund)  que mostró que las moquetas son mejores que el suelo duro para disminuir las concentraciones de polvo en los edificios.

Ha sido capaz de introducir estas innovaciones ecológicas con la misma gente que antes?

RD: En principio, estamos trabajando todavía con la misma gente, pero contratamos a una persona para las cosas más complicadas en las que uno normalmente no pensaría. Su tarea es la búsqueda de materiales innovadores y métodos técnicos. Mira las patentes y tiene contactos en las universidades.

En qué consiste su programa Take Back?

RD: Nos responsabilizamos de los productos que colocamos en el mercado. El principio “de la cuna a la cuna” busca ciclos interminables y la gestión responsable de los materiales. Es por eso que comenzamos a buscar una manera de reutilizar piezas de moqueta antigua. Empresas de gestión de residuos dijeron que las recogerían y producirían energía sostenible a partir de ellas, pero queríamos hacer algo más que eso. Por qué debería quemar cosas que puede volver a usar? Esa es la razón por la que decidimos hacerlo por nuestra cuenta e iniciamos nuestro propio programa Take Back en 2008.

Qué tal fue?

RD: Recibir piezas de moqueta de vuelta no es tan difícil. Pero también tienes que recoger fácilmente las piezas. El problema fue que nos cuesta tanto que nos habría arruinado. Dentro de la industria de las moquetas aún hay varios fabricantes que usan PVC en sus entretelas. El PVC blando contiene en su mayoría altos niveles de plastificantes de ftalatos para que sea flexible. Varios de estos ftalatos están clasificados como sustancias tóxicas para la reproducción. Así que decidimos recoger de vuelta solamente piezas sin PVC. Dado que los clientes piensan que es difícil y costoso recoger las piezas antiguas, hemos desarrollado un sistema con pequeños muelles de rodillos fáciles de manejar. Eso lo hace más fácil para ellos.

Recibimos 1.6 millones de euros de subvención (50% del presupuesto total) del Programa de Competitividad e Innovación de la Comisión Europea para lanzar el programa Take Back. Hemos sido capaces de usarlo para pagar una parte de la inversión en los muelles de rodillos, además de implementarlo en los estados del Benelux, Francia, Alemania, y el Reino Unido. La idea era ampliar el programa inicial al total de la producción, pero eso todavía se está llevando a cabo.

[Nota del Editor: la subvención se otorgó al proyecto EUROC2C CARPETCHAINS, para establecer una colección de moquetas y un esquema de reciclado en seis países europeos.

Cradle to Cradle (De la cuna a la cuna) es una marca registrada de MBDC. Ecobase y AirMaster son marcas registradas de DESSO Holding NV.].

Más información

  • La información sobre DESSO y el principio Cradle to Cradle English