• Versión impresa

Innovación ecológica: ¿limpieza de la industria o una industria más limpia?

28/07/2011

  • Europe
547_es.html

La sostenibilidad y el desarrollo ecológico fueron­ los temas principales que se trataron en la Cumbre Europea de la Empresa (EBS, por sus siglas en inglés) de 2010, el principal foro para los líderes empresariales y los responsables políticos, que se celebró en Bruselas los días 30 de junio y 1 de julio.

La palabra «sostenibilidad» se está poniendo de moda a nivel mundial, y con razón: «En el siglo XX, experimentamos un extraordinario crecimiento basado en un gran consumo de recursos», comentó el Comisario de Medio Ambiente de la UE, Janez Potoènik. «Durante lo que se ha dado en llamar la “gran aceleración”, la población se multiplicó por cuatro, mientras que la producción económica se multiplicó por cuarenta. Sin embargo, durante el mismo periodo, el uso de combustibles fósiles también aumentó 16 veces, el volumen de pesca se incrementó 35 veces, y el consumo de agua aumentó 9 veces, mientras que las emisiones de carbono se multiplicaron por 17».

Por lo tanto, no es una sorpresa que la sostenibilidad sea una de las piedras angulares de la agenda de la Comisión Europea para 2020 y que, en los Estados Unidos, la administración del presidente Obama haya destinado 100.000 millones de dólares a la investigación con el fin de lograr una industria más ecológica.

No obstante, una de las cuestiones planteadas en la Cumbre Europea de la Empresa es que la investigación por sí sola no es suficiente. Para que Europa pueda recuperarse de la recesión económica, las soluciones sostenibles deben convertirse en productos comercialmente viables. En una sesión, Phillip Vandervoort, de Microsoft, señaló que había notado una escasez de personas con la capacidad de transformar las ideas en productos.

Dos tipos de reto

Los líderes de la innovación y los grandes responsables empresariales que participaron en la EBS identificaron una serie de retos clave a los cuales tiene que hacer frente la UE en el ámbito de la sostenibilidad, y que pueden dividirse en dos categorías:

  • 1.Empresas más ecológicas: ¿cómo pueden reducir las empresas su huella ambiental? ¿Qué nuevos procesos harán que las empresas sean más eficientes desde un punto de vista energético y de consumo de recursos?
  • 2.Tecnología ecológica: ¿qué nuevos productos y tecnologías innovadoras pueden desarrollarse que, por su naturaleza, ejerzan menos presión sobre el medio ambiente?

Esta segunda categoría es la que alberga la esperanza de satisfacer las necesidades de la sociedad en el futuro y, según el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés), se convertirá en una de las principales industrias en 2020 1 English.

Según se desprende de estudios recientes, aunque Europa es líder mundial en eficiencia energética, no tiene tanto éxito a la hora de desarrollar avances tecnológicos. Por lo tanto, muchos de los participantes en la Cumbre Europea de la Empresa coincidieron en que hay que poner más énfasis en la innovación ecológica. Un estudio del INSEAD (Instituto Europeo de Administración de Empresas) sobre la ecologización de la economía publicado en 2008 reveló que la UE está muy por detrás de Norteamérica en términos de inversión de capital de riesgo en tecnologías limpias.

Nuevo enfoque basado en la innovación ecológica

Se están tomando medidas para abordar esta cuestión. El Plan de Actuación a favor de las Tecnologías Ambientales (ETAP) de la UE, que se puso en marcha en 2004, tiene como objetivo estimular la innovación ecológica y la adopción de tecnologías ambientales a gran escala para preservar mejor el medio ambiente y contribuir a la competitividad y al desarrollo, así como hacer frente a los retos sociales clave del siglo XXI. En la actualidad, se está desarrollando un plan de actuación consolidado para hacer frente a estos retos en constante evolución.

«Debemos considerar los recursos de los que disponemos», explicó el Comisario de Medio Ambiente de la Unión Europea, Janez Potoènik. «En opinión de la mayoría de las personas, la energía ya se ha convertido en el principal recurso. Sin embargo, la eficiencia de los recursos no solo tiene que ver con la eficiencia energética. Por el contrario, también debemos considerar todos los materiales de los que disponemos, como los metales, los minerales y los alimentos, así como los sistemas naturales que proporcionan agua y aire limpios».

Búsqueda de financiación

Sin embargo, la innovación es costosa y muchos de los participantes en la Cumbre Europea de la Empresa debatieron sobre la necesidad de una mejor comunicación entre investigadores y empresas. Las pequeñas y medianas empresas (PYME), especialmente, necesitan más información sobre los fondos de los que disponen en las primeras etapas de la investigación, así como una comprensión más profunda del sistema de patentes de la UE y cómo se aplica este a todos los Estados miembros de la UE.

En la siguiente fase de la innovación, el desarrollo de productos, se identificó la falta de suficiente capital de riesgo disponible como uno de los principales problemas de la UE. Según parece, EE. UU. es el líder indiscutible en este ámbito. Otros retos a los que deben hacer frente aquellos que aspiran a ser empresarios en Europa son, por ejemplo, el cumplimiento de la legislación y la comercialización de sus productos. Normalmente, este último aspecto necesita una inversión económica para instruir a la población sobre el funcionamiento de un producto, su utilidad y sus beneficios. Los líderes empresariales que participaron en la Cumbre Europea de la Empresa coincidieron en que los consumidores quieren productos más ecológicos, pero no a expensas de la funcionalidad.

¿La gente adecuada para el trabajo?

En un foro de debate se identificaron problemas específicos a la hora de contratar a personal con competencias suficientes en áreas relacionadas con la sostenibilidad. Astrid De Lathauwer, del operador de telecomunicaciones belga Belgacom, dijo que la contratación de personal técnico era una cuestión primordial, y pidió una mayor comunicación entre el gobierno y la industria con objeto de resolver el problema. Por su parte, Phillip Vandervoort, de Microsoft, dijo que la industria necesita de personas con capacidad de transformar las ideas en productos.

Asimismo, los participantes en el debate destacaron su preocupación por la situación demográfica. Para lograr una industria de éxito y sostenible en el futuro, las empresas deben asegurarse de que sus empleados sean capaces de satisfacer las demandas futuras y de adaptarse a nuevos métodos de trabajo. Se acordó de forma unánime que la conveniencia de la responsabilidad y la estabilidad social es la base del objetivo empresarial. Vandervoort destacó el gran nivel de motivación de los jóvenes, así como su alto nivel de conocimientos técnicos, como una gran baza de futuro para la industria.

De cara al futuro, las iniciativas europeas sobre sostenibilidad tendrán que centrarse en la investigación, la innovación y la educación. Ya se ha realizado una gran parte del trabajo preliminar, y hay planes, como el ETAP, que están llevando a cabo grandes progresos. No obstante, no hay lugar para la complacencia, y es necesaria la participación de más líderes empresariales.

Más información

  • Cumbre Europea de la Empresa (European Business Summit, EBS):
    http://www.ebsummit.eu English

    «Greening the Economy: Creating a Climate for Change» (Por una economía más verde: creación de un clima para el cambio) (Informe del INSEAD y de la EBS):
    http://www.insead.edu/discover_insead/Newsroom/docs/FinalReportEBS.pdf pdf [2 MB] English

    1.Clean Economy, Living Planet: Building strong clean energy technology industries. WWF und Roland Berger, November 2009.