• Versión impresa

Supresión de las barreras a las que se enfrentan las PYME ecoinnovadoras

15/04/2010

  • Europe
495_es.html

Las PYME ecoinnovadoras pueden ayudar a Europa a salvar la distancia existente entre el crecimiento económico y la sostenibilidad medioambiental. No obstante, primero habrá que eliminar las barreras que obstaculizan su desarrollo.

La ecoinnovación representa mucho más que un simple instrumento para abordar los problemas medioambientales. Es también primordial para la competencia económica, la creación de empleo y la riqueza. A medida que Europa se esfuerza por lograr un crecimiento económico sostenible desde un punto de vista medioambiental, el papel de la ecoinnovación adquiere cada vez mayor importancia, al igual que el de las muchas pequeñas y medianas empresas (PYME) involucradas.

Hoy día, más del 99% de los negocios europeos son PYME y los 23 millones de empresas implicadas generan dos tercios de los trabajos del sector privado. Además, las PYME son la verdadera columna vertebral de la economía europea, siendo las principales responsables de la riqueza y el crecimiento económico, aparte de la función clave que desempeñan en materia de innovación e I+D.

Con el apoyo necesario, las PYME pueden ofrecer la próxima generación de tecnologías que permitirán impulsar el crecimiento económico sin perjudicar al medio ambiente. Gracias a su creatividad y dinamismo, las PYME están llamadas a desempeñar un papel clave en este ámbito, no solo como ecoinnovadoras sino también como destinatarias de las tecnologías ecológicas. No obstante, para garantizar que la economía a gran escala se beneficie de su creatividad es necesario abordar factores como la carencia de financiación disponible, los elevados costes de la actividad de innovación y la percepción de que las ecoinnovaciones representan riesgos comerciales.

Los mayores retos a los que se enfrentan las PYME son el tiempo y los costes necesarios para que un proyecto de innovación penetre en el mercado El coste que implica desarrollar una ecoinnovación sin acceso a financiación inicial puede hacer que la PYME no supere el primer escollo. Encontrar los fondos necesarios puede ser difícil, principalmente cuando las ecoinnovaciones se consideran generalizadamente como actividades de riesgo. Dichas percepciones se ven influenciadas por el período más largo requerido para los rendimientos de la inversión asociados con la ecoinnovación.

Intervención de la UE

La UE ha comenzado a derribar las barreras a las que deben enfrentarse las PYME ecoinnovadoras. Desde 2004, el Plan de Actuación a favor de las Tecnologías Ambientales (ETAP) ha intentado superar los obstáculos que impiden que la ecoinnovación acceda al mercado. El ETAP ha conseguido mejorar la aceptación y la implementación de la ecoinnovación mejorando las condiciones del mercado y facilitando la transición de la fase de investigación a la de mercado.

Además de esto, la iniciativa Ecoinnovación del Programa Marco para la Competitividad y la Innovación (CIP) respalda la primera aplicación y la aceptación del mercado de las innovaciones desarrolladas por PYME. Gracias a la asignación de 200 millones de euros para el período comprendido entre 2008 y 2013, esta iniciativa está ayudando a que las PYME ecoinnovadoras puedan llevar sus soluciones medioambientales del laboratorio al mercado.

De forma paralela, la Plataforma Europea de Innovación para Ecoinnovación se ocupa de las deficiencias del mercado que obstaculizan la ecoinnovación. La Plataforma pretende apoyar a los mercados ecoinnovadores emergentes, identificados por la Iniciativa en favor de los mercados líderes (LMI, Lead Market Initiative), reforzando el potencial innovador de las PYME activas en este campo.