• Versión impresa

GEEREF destina 22 millones de euros a proyectos de energía en África y Asia

26/03/2009

  • Europe
359_es.html

El Fondo Mundial para la Eficiencia Energética y las Energías Renovables (GEEREF) ha anunciado una inversión inicial de 22 millones de euros en fondos destinados a proyectos en energías renovables y eficiencia energética en África y Asia.

Esta primera serie de inversiones se canalizarán en dos fondos de energía renovable, uno para apoyar proyectos en África subsahariana y meridional, y el otro para la inversión en proyectos en Asia, pero con un enfoque particular en India. La naturaleza y las perspectivas de inversión de los dos fondos son similares.

Ambos fondos invertirán en proyectos de energía renovable, como la generación de energía eólica, la producción a pequeña escala de energía hidroeléctrica, la biomasa y la recuperación de metano. Las regiones a las que se destinan no cuentan con capitales de inversión disponibles para proyectos de eficiencia energética y energía renovable.

Lucha contra el cambio climático y la pobreza

El Fondo Mundial para la Eficiencia Energética y las Energías Renovables es una nueva asociación entre los sectores público y privado que complementa los instrumentos de financiación comunitarios disponibles. "El GEEREF está creando una plataforma financiera para contribuir a la lucha mundial contra el cambio climático y la pobreza”, ha declarado Stavros Dimas, Comisario europeo de Medio Ambiente, en la Conferencia sobre el Cambio Climático de las Naciones Unidas en Poznan, Polonia, en diciembre de 2008. “El tratamiento conjunto de estos dos problemas constituye el núcleo central de la ‘visión compartida’ que tiene la UE del acuerdo internacional -global e integral- sobre el cambio climático.”

“En el mundo sigue habiendo 1 600 millones de personas que no tienen acceso regular a unos servicios de energía fiables”, señaló Louis Michel, Comisario europeo de Desarrollo y Ayuda Humanitaria. “Las inversiones del GEEREF acelerarán la transferencia, el desarrollo y la difusión de tecnologías ambientalmente racionales, ayudando así a garantizar que los habitantes de las regiones más pobres del mundo dispongan de energía limpia y segura.”

Soluciones técnicas de eficacia probada

Creado en 2006, el Fondo invierte en fondos para infraestructuras de energía renovable y energía sostenible en las regiones del mundo donde no existe este tipo de iniciativas. Se hace hincapié en la difusión de tecnologías de eficacia probada desde el punto de vista técnico, que no sólo no son atendidas por los inversores privados sino a las que la inversión pública destinada al sector de la energía presta poca atención. La Comisión Europea estima actualmente que el capital de riesgo necesario en el sector de las energías renovables en los países en desarrollo asciende a 9,7 mil millones de dólares estadounidenses hasta 2010.

Gran parte de las perspectivas de inversión se destinan a pequeñas centrales hidroeléctricas y de biomasa, y los parques eólicos en tierra también tienen un potencial significativo. La energía solar proporciona soluciones estables para las zonas alejadas. Las soluciones de combustión combinada, tales como quemar carbón junto con biomasa, las empresas de servicios energéticos y otras soluciones de energía limpia de pequeña y mediana escala también podrán recibir estos fondos.

El objetivo del GEEREF es movilizar financiación tanto pública como privada que pueda ayudar a resolver la ausencia de financiación para proyectos y empresas de energía renovable y eficiencia energética que no necesitan un gran capital, haciendo especial hincapié en la ausencia de capital de riesgo. Conjuntamente con la Comisión Europea, Alemania y Noruega han comprometido para el período 2007-2011 un importe en torno a los 110 millones de euros con destino al GEEREF. La Comisión Europea espera que estas inversiones atraigan entre 300 millones de euros y 1000 millones de euros de capital de riesgo para la inversión en proyectos sobre el terreno. El GEEREF dará prioridad a las pequeñas inversiones, de menos de 10 millones de euros, dado que los inversores privados y las instituciones financieras internacionales no suelen prestar su apoyo a este tipo de inversiones.