• Versión impresa

El capital de riesgo se interesa por la ecoinnovación

15/01/2013

  • Europe

El capital de riesgo, o los fondos proporcionados por los inversores para empresas pequeñas y de nueva creación con potencial de crecimiento se han pasado en los últimos años a los sectores de las llamadas "tecnologías limpias".

En los Estados Unidos, en particular, los inversores han respaldado la energía limpia y el transporte, aunque otros sectores, como el reciclaje también se han visto beneficiados. Las cifras de La Asociación Nacional de Capital de Riesgo de EEUU ( US National Venture Capital Association) muestran un aumento notable en la cantidad de inversión de capital riesgo en tecnologías limpias de Estados Unidos: de 628 millones de dólares norteamericanos en 2005 a 4,7 billones de dólares en 2011.

En 2012 se observó una disminución de la inversión de capital de riesgo en Estados Unidos en tecnologías limpias, pero los observadores esperan que sea temporal. PricewaterhouseCoopers Consultores (PwC), que publican un estudio trimestral sobre la inversión en tecnología limpia dentro de Estados Unidos (ver www.pwcmoneytree.com), contextualiza la reducción dentro de la incertidumbre económica y la cautela antes de las elecciones presidenciales norteamericanas de noviembre de 2012: los inversores estaban preocupados por que una victoria republicana hubiera significado un menor apoyo a las tecnologías limpias.

Los sectores de tecnología limpia cubiertos por la encuesta de PwC son la energía alternativa, el almacenamiento de energía, el reciclaje, las redes inteligentes, el transporte y el tratamiento de aguas residuales: sectores clave para la ecoinnovación, aunque la ecoinnovación puede tener lugar también en otros sectores, y es probable que no toda la ecoinnovación esté reflejada en las estadísticas de los sectores de tecnología limpia.

Los inversores se sienten atraídos por la tecnología limpia, debido a su alto potencial de crecimiento. La empresa de auditoría Grant Thornton, en un informe internacional sobre negocios de abril de 2012 acerca de las tecnologías limpias, señaló que la investigación y desarrollo en tecnología limpia es cada vez mayor, y que las empresas de tecnología limpia son optimistas sobre su rentabilidad, con un 64% de ellas esperando un aumento en el próximo año, frente al 40% de las empresas en general.

El capital de riesgo es también una fuente importante de financiación para las nuevas y jóvenes empresas de la Unión Europea. En su intervención en el 13er Foro Europeo sobre Ecoinnovación en Lisboa, el 26 y 27 de noviembre de 2012, Georgios Floros, jefe de instrumentos financieros de deuda e igualdad en la Dirección General de Asuntos Económicos y Financieros de la Comisión Europea, dijo que los fondos de capital de riesgo alcanzados en la UE entre 2008 y 2011 ascendieron a 17,8 billones de euros. Este dinero proporciona un capital inicial para la investigación de nuevas ideas, la puesta en marcha de financiación para las nuevas empresas que buscan comercializar esas ideas, y en una etapa posterior, apoyo a la expansión de la empresa.

El capital de riesgo es también una opción para la inversión pública, sobre todo en momentos en que los gobiernos tienen que estirar sus presupuestos en la medida de lo posible. Floros dijo que la Unión Europea está invirtiendo en fondos de capital de riesgo a través de los Mecanismos para Pymes Innovadoras y de Rápido Crecimiento (High Growth and Innovative SME Facility, conocido como GIF), que se financia con cargo al Programa Marco de Competitividad e Innovación (2007-2013). A través del GIF, hasta mediados de 2012, la UE ha invertido 376 millones de euros, repartidos en 30 fondos.

Floros añadió que la inversión de la UE ha ayudado a hacer uso de casi 2,1 billones de euros de media en capital de riesgo - en otras palabras, la inversión de la UE estimuló 5,5 veces más las inversión privada. Floros dijo que la cantidad total de dinero ha beneficiado a 236 "campeones potenciales" - pequeñas y medianas empresas innovadoras con alto potencial de crecimiento. Alrededor del 28% del total - 573 millones de euros - han ido a fondos especializados en la ecoinnovación.

La experiencia de Vives II

Una de las inversiones de la UE ha sido en Vives II, un fondo de 43 millones de euros creado por la Universidad Católica de Lovina (UCL), Bélgica. La contribución del GIF es de hasta 15 millones de euros. Otros inversores son SFPI-FPIM, Fortis Private Equity Bélgica, CDC Entreprises (Francia), ING Bélgica, Sofina, AXA Bélgica, Dexia Bank Bélgica, IRD (Francia) y Nivelinvest. El fondo es el más grande de la historia iniciado en Europa por una universidad. Apoya a empresas jóvenes, de reciente creación y de alta tecnología, con un especial énfasis en la ecoinnovación.

Vives II está gestionado por SOPARTEC, una compañía de transferencia de tecnología diseñada para crear nuevas empresas basadas en la investigación de la UCL. Philippe Durieux, CEO de SOPARTEC, dice que la misión principal es la "transferencia de tecnología en beneficio de la sociedad. Nuestra misión a largo plazo es hacer frente a los problemas sociales". Estos incluyen retos ambientales, por eso el énfasis en la ecoinnovación.

Vives II invierte en empresas situadas a menos de 250 kilómetros de Lovaina-la-Nueva. Durieux dice que es por "razones pragmáticas". Vives II no quiere competir con Londres o París a base de firmas de capital de riesgo, y quiere una implicación "muy práctica" con las empresas a las que apoya.

Una inversión exitosa de Vives II (que continuó una inversión previa a través del predecesor de Vives II, Vives I) ha sido en GreenWatt, una compañía con sede en Lovaina-la-Nueva. GreenWatt instala y mantiene unidades de digestión anaeróbica que producen biogás a partir de residuos vegetales. Las plantas de biogás pueden ser instaladas en granjas o locales de procesamiento de alimentos, y pueden absorber los residuos que producen.

Los digestores anaeróbicos de GreenWatt son innovadores en el proceso que utilizan. Los digestores anaeróbicos suelen requerir normalmente una vigilancia constante y una fuente de abono líquido. Los digestores GreenWatt pueden descomponer residuos vegetales sin el aporte de abono líquido, y se automatizan en gran parte, lo que requiere menos supervisión del personal. Las unidades GreenWatt son compactas también: pueden administrar la misma cantidad de residuos que plantas convencionales de dos veces su tamaño. El biogás producido por las unidades puede ser utilizado como combustible para centrales combinadas de calor y electricidad, o puede ser dispuesta en la red de suministro de gas.

La primera planta de GreenWatt fue adquirida en 2009 por el mayor productor de endivias de Valonia, Bélgica. Desde entonces, GreenWatt ha instalado plantas en Francia, y está estudiando proyectos en América del Sur. GreenWatt es una de las más de 50 filiales de UCL, que han generado más de 3.000 puestos de trabajo, según SOPARTEC.

¿Qué fondos de capital de riesgo buscar?

Al decidir si invertir en una idea potencialmente ecoinnovadora, los fondos de capital de riesgo consideran tres cuestiones principales, según Philippe Durieux. Debe haber una propiedad intelectual fuerte, la idea debe responder a la demanda de un mercado grande, y debe haber confianza en el equipo directivo. Lo último es fundamental: incluso las mejores ideas tendrán que luchar si no se gestionan bien. SOPARTEC "no invierte en tecnología, sino en la gente", dice Durieux. Los empresarios deben combinar la comprensión de la tecnología en cuestión con la visión para los negocios.

En su intervención en el 13er Foro Europeo sobre EcoInnovación, Georgios Floros también esbozó algunos de los elementos clave que buscan los fondos de capital de riesgo: tecnologías innovadoras, mercados prometedores y bien definidos, una gestión experimentada y una estrategia de crecimiento convincente.

Los ecoinnovadores también deberían ser claros y realistas en sus presentaciones a los fondos de capital de riesgo, dijo Floros. No deben enfocarse excesivamente en su tecnología o hacer promesas poco realistas, sino que deben demostrar que su tecnología puede satisfacer una demanda genuina. También deben mostrar la forma en que se diferencian de la competencia.

Los fondos de capital de riesgo "reciben una gran cantidad de aplicaciones y tienen poco tiempo para evaluar", dijo Floros. "Si les dices que eres único, probablemente no lo creerán. Hay productos muy buenos, pero no hay productos únicos".

Más información