Recorrido de navegación

Otras herramientas

  • Imprimir
  • Reducir texto
  • Agrandar texto

Síganos

Facebook

Las zonas protegidas de la UE — Natura 2000

La UE dispone de una sólida legislación de protección de la naturaleza que gira en torno a la red Natura 2000, formada por 26.000 espacios protegidos equivalentes a la quinta parte de la superficie de la UE. Es la mayor red de este tipo del mundo y protege a las especies y hábitats más amenazados de Europa.

Natura 2000 tiene un considerable impacto económico: los beneficios producidos por la red se estiman entre 200.000 y 300.000 millones de euros al año, es decir, del 2% al 3% del producto interior bruto de la UE.
Las semillas de Natura 2000 se sembraron en 1979 cuando la UE aprobó su primer acto legislativo importante de protección de la naturaleza, la Directiva de las aves, gracias a la cual todas las aves silvestres de la UE, unas 500 especies, están protegidas. Los países de la UE determinan y protegen los lugares que son especialmente importantes para las aves silvestres. Hasta la fecha se han creado alrededor de 5.300 «zonas de especial protección».

Un segundo instrumento, la Directiva de hábitats de 1992, obliga a los países de la UE a proteger hábitats y especies de plantas y animales en peligro de extinción. Los lugares protegidos se conocen como «zonas especiales de conservación». La Directiva de hábitats abarca unas 1.500 plantas y animales raros y amenazados y alrededor de 230 tipos de hábitats, incluidos prados de siega, brezales y marismas.

Las zonas protegidas por estas dos Directivas forman la red Natura 2000. Su objetivo es salvaguardar la totalidad de los principales tipos de hábitats y especies en peligro de extinción de Europa.

La red Natura 2000 está a punto de completarse. Hasta ahora se han incluido más de 26.000 lugares, lo que la convierte en la red coordinada de zonas protegidas más extensa del mundo. La red Natura 2000 cubre el 18% de la superficie terrestre de la UE y partes importantes de sus mares.

Natura 2000 no es solo una red de espacios naturales protegidos. Reconoce que lo ideal es la colaboración entre los seres humanos y la naturaleza y por eso su objetivo no es excluir las actividades económicas, sino cerciorarse de que sean compatibles con la salvaguardia de los hábitats y especies valiosos.

Los principales objetivos de los lugares Natura 2000 son:

  • evitar actividades que puedan perturbar gravemente las especies o dañar los hábitats que justificaron la designación del lugar
  • tomar medidas positivas, en caso necesario, para mantener y restaurar los hábitats y las especies con el fin de mejorar la conservación.

Este planteamiento ofrece muchas ventajas: al fomentar la sostenibilidad en la silvicultura, la pesca, la agricultura y el turismo, se garantiza un futuro a largo plazo para las personas que viven en esas zonas y dependen de esas actividades.