Recorrido de navegación

Otras herramientas

  • Imprimir
  • Reducir texto
  • Agrandar texto

Síganos

Facebook

Capital natural

Es fácil olvidarlo, pero nuestra propia existencia depende de la naturaleza. Ella crea los fundamentos de nuestra sociedad, los suelos sanos que nos procuran alimentos, las materias primas que necesitamos para nuestros edificios y vestidos, el agua que bebemos y el aire que respiramos. Todo eso es lo que entendemos por capital natural,

y protegerlo vale la pena. La UE tiene normas para preservarlo y garantizar que siga siendo viable para las generaciones futuras: una Directiva marco del agua, una Directiva marco sobre la estrategia marina, una Directiva sobre calidad del aire para que la atmósfera esté limpia y libre de sustancias nocivas y las Directivas sobre hábitats y aves, específicamente dirigidas a la fauna salvaje y el espacio que necesita para sobrevivir.

Otras disposiciones se refieren a aspectos tales como la lucha contra el cambio climático, las sustancias químicas, las emisiones de la industria y los residuos, que también ayudan a conservar y proteger nuestro capital natural.

En esta sección podrás informarte sobre la biodiversidad y las amenazas que se ciernen sobre nuestra naturaleza y nuestros mares, suelos y bosques, además de ver cómo Europa protege su capital natural a través de la red Natura 2000 y la iniciativa de financiación LIFE +.