Recorrido de navegación

Otras herramientas

  • Imprimir
  • Reducir texto
  • Agrandar texto

Síganos

Facebook

Buena información para buenas políticas

La Comisión Europea quiere basar sus propuestas en sólidas actividades de seguimiento, investigación y evaluación de impacto y utilizar nuevas y sofisticadas tecnologías para ayudar a los responsables a elegir la opción correcta.

La política medioambiental debe basarse en sólidos datos científicos. Eso le da legitimidad y credibilidad ante los ciudadanos.

Los responsables de las políticas necesitan información fiable, comparable y actualizada sobre el estado de nuestro medio ambiente y sobre tendencias nuevas o persistentes.

Al elaborar su política de medio ambiente, la Comisión utiliza diversas fuentes de información: datos de la vigilancia del medio ambiente, indicadores y análisis de la aplicación de la normativa europea, trabajos de investigación científica e iniciativas científicas ciudadanas.

En las últimas décadas ha mejorado bastante la manera de recopilar y utilizar esta información, pero la recogida de datos sigue siendo variable, su calidad es desigual y el exceso de fuentes dificulta su acceso.

La UE ha tomado toda una serie de iniciativas para resolver estos problemas.

INSPIRE intenta armonizar e integrar los datos de los organismos públicos para crear un mapa medioambiental de Europa. De este modo será más fácil, tanto para los responsables como para los ciudadanos, tener una visión de conjunto de la situación del medio ambiente y comprender los impactos ambientales en el momento en el que se producen

SEIS, el sistema compartido de información medioambiental, es una iniciativa europea para mejorar el intercambio y reutilización de la información sobre medio ambiente. SEIS se basa en INSPIRE y se centra en toda la cadena de información medioambiental, desde la recogida de datos por las redes de vigilancia hasta su tratamiento y análisis. Pero también abarca su difusión y comunicación a todos los ciudadanos.

SEIS se basa en una serie de principios fundamentales. La información medioambiental debe gestionarse cerca de su fuente, recogerse una sola vez y compartirse para distintos fines. Debe estar siempre disponible y ser fácilmente accesible y comparable. Debe estar a disposición de los ciudadanos en su idioma y transmitirse a través de programas informáticos abiertos y gratuitos.

Una tercera iniciativa, COPERNICUS (vigilancia mundial del medio ambiente y la seguridad) es una iniciativa que combina los datos de estaciones de vigilancia terrestres, marítimas y aéreas con los de satélites de observación de la Tierra. El objetivo es generar series de datos medioambientales que ayuden a elaborar y aplicar las políticas de medio ambiente.

Este sistema contribuirá a evitar que se dupliquen los esfuerzos y eliminará trámites innecesarios para las administraciones públicas.