Recorrido de navegación

Otras herramientas

  • Imprimir
  • Reducir texto
  • Agrandar texto

Síganos

Facebook

Gestión de los recursos hídricos

La legislación de la UE protege los recursos de agua dulce gestionando los ríos entre fronteras.

El acceso a agua de buena calidad es esencial para las personas, la naturaleza y las actividades económicas. Para producir energía, cultivar alimentos y fabricar productos se necesitan grandes cantidades de agua. Restaurar el estado natural de los cursos de agua es esencial para garantizar que los peces, aves y otros animales dispongan de los alimentos y hábitats que necesiten.

El agua sigue un ciclo constante: pasa por el mar, el aire y la tierra a través de ríos, lagos y el suelo para volver después al mar.

La legislación principal de la UE a este respecto — la Directiva marco del agua — establece la gestión coordinada de las cuencas fluviales, aunque en ella participen diferentes países. El objetivo de la Directiva es garantizar una buena calidad del agua en la UE para 2015.

Un medio marino sano también es fundamental. La contaminación de los mares suele proceder de los continentes, pero también puede tener su origen en actividades marítimas o en la atmósfera. La Directiva marco sobre la estrategia marina adopta un enfoque coordinado de la gestión de las actividades humanas que tienen un impacto en el medio marino y fija 2020 como plazo para lograr unas aguas marinas sanas. Otras normas de la UE protegen la calidad del agua potable y de las aguas de baño.

Para gestionar adecuadamente los recursos hídricos hay que hacer un control estricto de la calidad. Los Estados miembros comprueban el estado de sus aguas y elaboran planes para su depuración, que se almacenan en una base de datos central denominada

WISE
(Water Information Systems for Europe - Sistema de Información sobre el Agua para Europa).

Con el cambio climático, es probable que tanto las inundaciones como las sequías sean más frecuentes en Europa. Los ecosistemas acuáticos también podrían cambiar. Tenemos que mejorar mucho más nuestra gestión del agua para adaptarnos.

Es indudable que hay que hacer más para mejorar la calidad y la cantidad de los recursos hídricos de Europa y garantizar que se utilicen con prudencia. Las medidas que debemos tomar hasta 2020 se establecen en un proyecto para salvaguardar los recursos hídricos de Europa. Su objetivo es garantizar que en un futuro próximo los europeos disfruten de un abastecimiento suficiente de agua de buena calidad.