Recorrido de navegación

Otras herramientas

  • Imprimir
  • Reducir texto
  • Agrandar texto

Síganos

Facebook

Producción y consumo sostenibles

Los consumidores son cada vez más conscientes del impacto ambiental de los productos, y el etiquetado ecológico les ayuda a elegir con conocimiento de causa.

Para hacer frente a los desafíos actuales, tenemos que cambiar nuestro modo de producir y consumir. Hay que crear más valor con menos materias primas, bajar los costes y reducir al mínimo las repercusiones en el medio ambiente. Tenemos que hacer más con menos.

La utilización de métodos de producción más eficientes y mejores sistemas de gestión ambiental puede reducir considerablemente la contaminación y los residuos y ahorrar agua y otros recursos. También es algo positivo para las empresas, ya que puede disminuir los costes de explotación y reducir la dependencia de las materias primas.

El diseño ecológico y la ecoinnovación pueden mitigar el impacto ambiental de la fabricación de productos, además de contribuir a mejorar el comportamiento medioambiental general de los productos durante todo su ciclo de vida e impulsar la demanda de mejores tecnologías de producción.

Las decisiones que toman los consumidores también pueden influir mucho.

La alimentación, la construcción y el transporte son los sectores que más impacto tienen en el medio ambiente y es ahí donde son más necesarios los cambios. Con la mejora de la construcción y la utilización de edificios en la UE, por ejemplo, se podría reducir un 42% nuestro consumo energético final, hasta un 30% el consumo de agua y cerca del 35% de las emisiones de gases de efecto invernadero.

El etiquetado ecológico puede ayudar a los consumidores a tomar decisiones con mayor conocimiento de causa. La etiqueta ecológica de la UE identifica los productos y servicios que tienen un escaso impacto ambiental durante todo su ciclo de vida. Científicos, ONG y partes interesadas elaboran criterios fiables para tomar decisiones responsables desde el punto de vista medioambiental.

Las administraciones públicas desempeñan un importante papel en la ecologización de la economía de la UE. El gasto de los organismos públicos representa casi el 20% del PIB de la UE, de modo que, con unas condiciones adecuadas, pueden hacer mucho para orientar el mercado hacia una mayor sostenibilidad. Un gasto más ecológico por parte de los organismos públicos puede contribuir a aumentar la demanda de productos y servicios más eficientes en el uso de los recursos.

Por lo tanto, aunque ya están en marcha una serie de políticas para apoyar un consumo y una producción más sostenibles, todos podemos poner de nuestra parte. Para más información, consulta la página sobre eficacia en el uso de recursos.