Recorrido de navegación

Otras herramientas

  • Imprimir
  • Reducir texto
  • Agrandar texto

Síganos

Facebook

Gestión de los recursos

Algunos recursos naturales, como la madera, se agotarán en el futuro si no se gestionan bien.

Los recursos naturales (metales, minerales, bosques, tierras, alimentos, aire y agua) son necesarios para nuestra prosperidad y bienestar, pero estamos agotándolos tan rápidamente que no pueden reponerse. Cuando destruimos animales y plantas que mantienen el equilibrio de nuestros ecosistemas, estamos acumulando problemas para el futuro. ¿Qué podemos hacer?

En 2050, si seguimos al ritmo actual, la extracción de recursos debería ser cinco veces superior a la actual. Y probablemente no será posible. Más del 60% de nuestros ecosistemas ya están sobreexplotados, los caladeros mundiales de peces están gravemente amenazados y estamos poniendo en peligro la calidad de nuestra agua y nuestra atmósfera al talar demasiados árboles.

La población mundial se acerca a los 9.000 millones: eso debe hacernos utilizar los recursos de manera más eficiente y trabajar para mejorar el medio ambiente y no perjudicarlo.
La UE dispone de una estrategia a largo plazo para reducir los daños causados por el uso no sostenible de los recursos naturales. Su objetivo es crear más valor con menos recursos y sustituirlos con opciones más respetuosas del medio ambiente, siempre que sea posible.

Tenemos que reducir el impacto ambiental de la producción y el consumo en todas sus etapas, desde la extracción de materias primas a la utilización de los productos en que se conviertan y la gestión de los residuos que se generarán. La mejor manera de hacerlo es mejorar el diseño de los productos y fomentar procesos de fabricación que utilicen materiales que generen menos residuos.

Cuando la cantidad de materiales que utilizamos, reutilizamos y reciclamos se reduzca a la mitad recuperaremos materiales muy valiosos y contribuiremos a reducir las emisiones. El reciclado de aluminio ahorra en torno al 95% de la energía que se utiliza en su extracción, por ejemplo. Igualmente, al reducir la cantidad de residuos arrojados en vertederos se reducen también las emisiones de metano, un potente gas de efecto invernadero.

También es importante tener más información sobre lo que estamos haciendo. El PIB mide valores monetarios, no mide cosas que no se compran, como un medio ambiente limpio. La Comisión está intentando desarrollar indicadores adicionales que nos ayuden a medir los aspectos medioambientales, sociales y de bienestar. Así comprenderíamos mejor qué tipo de cambios son necesarios para ser más eficientes en materia de recursos.