Recorrido de navegación

Otras herramientas

  • Imprimir
  • Reducir texto
  • Agrandar texto

Síganos

Facebook

Evitar y gestionar los residuos

El reciclado y la recuperación de residuos es una solución mucho mejor que los vertederos y el incinerado de basuras,  aunque la prevención de residuos es la mejor solución de todas.

Tradicionalmente, los residuos se han considerado una fuente de contaminación. Sin embargo, unos residuos bien gestionados pueden ser una fuente valiosa de materiales, sobre todo de algunos que están escaseando.

La economía de la UE utiliza 16 toneladas de materiales por persona y año, de los cuales 6 toneladas se convierten en residuos, y la mitad de ellos acaba a su vez en vertederos. Muchos Estados miembros recurren todavía a los vertederos para gestionar sus residuos, a pesar de ser un método nada ecológico.

Los vertederos pueden contaminar el suelo, el agua y el aire. Los vertidos incontrolados pueden desprender sustancias químicas peligrosas para la salud y, lo que es más importante, los materiales valiosos que se encuentran entre los residuos se pierden.

La mejor solución es dejar de producir residuos. Cuando no sea posible, otras opciones correctas son la reutilización, el reciclado y la recuperación.

Una buena gestión de los residuos puede aportar una gran contribución al crecimiento económico y a la creación de empleo: ahorra recursos valiosos, evita operaciones de limpieza costosas y previene problemas de salud.

Según un estudio de 2012, si se aplicara toda la legislación de la UE sobre residuos, Europa ahorraría 72.000 millones de euros al año, el volumen de negocios del sector del reciclado y la gestión de residuos aumentaría en 42.000 millones de euros y crearía 400.000 empleos de aquí a 2020.

Entonces, ¿qué pasa? Por lo general, los precios no incluyen el verdadero coste de la eliminación de residuos tras la utilización. Si lo hicieran, habría menos residuos. Las prácticas ilegales están muy extendidas, especialmente en los países donde no se realiza la clasificación de residuos y donde el reciclado, la recuperación y los controles legales son deficientes.

La UE está intentando mejorar la gestión de los residuos en aquellos países con políticas insuficientes en este ámbito. Recomienda utilizar instrumentos económicos como tasas a los vertederos, obligar a los productores a recoger sus productos al final de su vida útil y pedir a los ciudadanos que paguen por sus residuos.

La normativa europea sobre eliminación de aparatos eléctricos, envases, pilas y vehículos para chatarra ha mejorado considerablemente la recogida y gestión de los residuos y el resultado es que muchos productos contienen ahora menos sustancias peligrosas. Sin embargo, ¡todavía queda mucho por hacer!