Recorrido de navegación

Otras herramientas

  • Imprimir
  • Reducir texto
  • Agrandar texto

Síganos

Facebook

Eficacia en el uso de recursos en la UE

Reciclar más y ser más eficientes contribuirá a aliviar la presión sobre los menguantes recursos de la Tierra.

El crecimiento de la economía mundial ejerce una presión insostenible sobre los recursos de la Tierra. Y la situación empeorará a medida que la población mundial alcance los 9.000 millones de habitantes. La creciente competencia por unos recursos limitados hará subir los precios y aumentará la inestabilidad, tendencias globales cuyo impacto será enorme en la economía europea.

Por eso la UE impulsa la eficiencia en el uso de los recursos, es decir, utilizarlos de manera más sostenible. Las materias primas —agua, minerales, madera, etc.— deben gestionarse con más eficiencia a lo largo de todo su ciclo de vida, desde su primera extracción hasta su eliminación.

Depender menos de unos recursos limitados hará a Europa menos vulnerable a las crisis de suministro y a la volatilidad de los precios del mercado. A ello pueden contribuir las tecnologías ecológicas y las energías renovables, las ecoempresas y el reciclado. Eso nos beneficiará a todos: si seguimos utilizando los recursos al ritmo actual, en 2050 hará falta el equivalente de dos planetas para sostenernos.

Tres cuartas partes de nuestro impacto se deben a los sectores de alimentación y bebidas, construcción y transporte. Eso significa que debemos cambiar nuestra manera de producir y consumir alimentos, mejorar las infraestructuras y tener unos transportes más limpios. Si rediseñamos los productos, serán mejores tanto para nosotros como para el medio ambiente.

Condición previa para ese cambio son unas señales de precios correctas. Para cambiar todo esto, Europa necesita políticas claras.

La UE tiene la visión de una economía que crezca y al mismo tiempo respete las limitaciones de los recursos y del planeta. Para ser más eficiente en el uso de los recursos, millones de empresas y consumidores tendrán que cambiar su manera de producir y consumir. Todos tendrán que asegurarse de que las políticas, la financiación, la inversión, la investigación y la innovación sigan una misma tendencia.

Europa 2020, la estrategia de crecimiento de la UE, intenta convertir a la UE en una economía inteligente, sostenible e integradora. Una de sus piedras angulares es la Hoja de ruta hacia una Europa eficiente en el uso de los recursos. En ella se explica cómo avanzar hacia una economía más sostenible gracias a iniciativas que estimulen mayor innovación a corto plazo y beneficios económicos y medioambientales a largo plazo.