Recorrido de navegación

Otras herramientas

  • Imprimir
  • Reducir texto
  • Agrandar texto

Síganos

Facebook

Colaborar con nuestros vecinos

La UE insta a los países vecinos, incluidos los que esperan ingresar en la Unión, a proteger la fauna y la flora silvestres autóctonas mediante la adopción de las normas medioambientales europeas.

El aire, el agua, los mares y la fauna y flora silvestres no conocen fronteras. Por eso, cuanto más animemos a los países vecinos a adoptar las normas europeas, más mejorará nuestro medio ambiente.

Los países que desean incorporarse a la UE están obligados a adaptar su legislación sobre medio ambiente a las normas de la Unión. A los países vecinos les animamos también a que hagan lo mismo.

La armonización de las normas medioambientales suele aportar mejoras reales a la protección del medio ambiente y la calidad de vida.

La UE ayuda a los países que tienen dificultades en encontrar las inversiones necesarias.

A pesar de que la Comisión aporta asistencia técnica, son los propios países candidatos los principales motores de las reformas. Es más barato abordar los problemas desde el principio del proceso de adhesión que dejarlos para después. También es necesario animar a las organizaciones de la sociedad civil a participar en todas las etapas de la elaboración de las políticas y la aplicación de la legislación.

En algunos países candidatos las cuestiones medioambientales todavía no son prioritarias, y eso podría retrasar su adhesión.

En los países que han sufrido guerras, el centro de atención está pasando de la reconstrucción al desarrollo institucional para acelerar el proceso de reformas y preparar su vinculación a la UE. Pero los recursos asignados a la gestión del medio ambiente suelen ser escasos.

La cooperación medioambiental es una piedra angular de la Política Europea de Vecindad, que garantiza que la UE colabora con los países limítrofes, desde el norte de África y Oriente Próximo hasta Europa oriental y el Cáucaso Meridional.

La Comisión utiliza una combinación de asistencia financiera y diálogo político. Coopera con otras organizaciones internacionales transmitiendo la experiencia de la UE en la resolución de problemas. Además de proteger el medio ambiente, todas estas iniciativas contribuirán a largo plazo al crecimiento económico y a la creación de empleo en toda Europa.