Recorrido de navegación

Industria del cuero y el curtido

El curtido del cuero abarca el tratamiento de la materia prima, es decir, la conversión de la piel en bruto o sin curtir -un material putrescible-, en cuero -un material estable-, y su acabado, para que pueda usarse en la fabricación de una amplia gama de productos de consumo.

La industria del curtido utiliza la piel animal que se produce como subproducto de las industrias cárnica y láctea, y que, de no ser por el curtido, habría que eliminar por otros medios, como a través de vertederos o mediante incineración. El cuero es el principal producto del sector industrial del curtido. Se trata de un producto industrial intermedio, con aplicaciones en sectores subsidiaros de la industria de bienes de consumo. Las industrias del calzado, la ropa, los muebles, la automoción y la marroquinería son los destinos más importantes para la producción de los curtidores europeos.

El procesado de las pieles genera igualmente otros productos derivados que encuentran salida en diversos sectores industriales como la producción de comida para animales y mascotas, la química fina (como fotografía y cosmética), el acondicionamiento del suelo y los fertilizantes.

Según datos del año 2006, el sector del cuero y el curtido en la UE-27 constaba de 3 700 empresas, facturaba 10 600 millones de euros al año y daba empleo a alrededor de 52 000 personas. Las curtidurías de la Unión Europea suelen revestir la forma de PYME de propiedad familiar. La concentración regional es muy fuerte, y la industria a menudo juega un papel fundamental en la economía local, en la que suele ser el principal creador de riqueza y empleo.

En un contexto de competitividad global como el que vivimos, se está prestando particular atención a las oportunidades y riesgos para la industria europea del curtido en una Unión Europea ampliada. En efecto, aún no ha concluido del todo el proceso de integración de las empresas del cuero y el curtido de los nuevos Estados miembros, y aún deberán producirse más ajustes estructurales, sobre todo porque una de las principales ventajas comparativas de los nuevos Estados miembros -sus bajos costes salariales- está destinada a ir disminuyendo con el tiempo.

La industria del cuero y el curtido tiene un carácter global, y los curtidores de la UE dependen en gran medida del acceso a las materias primas y a los mercados exteriores donde exportar. Aunque, en general, el porcentaje de la UE en los mercados mundiales tiende a disminuir como consecuencia del desarrollo de la industria del cuero en otras zonas del mundo como Asia y América, la industria comunitaria sigue siendo el mayor proveedor mundial de cuero en los mercados internacionales.

Compartir: FacebookGoogle+LinkedInEnviar a un amigo

Tamaño normalAumentar 200%Imprimir