Recorrido de navegación

El sector de la industria del mueble

La industria del mueble es básicamente una industria del ensamblado, en la que se utilizan diversas materias primas (madera y paneles de madera, metales, plásticos, tejidos, cuero, vidrio, etc.) para fabricar los diferentes productos. Existe una gran variedad tanto de tipos de muebles (sillas, sofás, mesas, armarios, cocinas, colchones…) como de usos (para el hogar, la empresa, centros de enseñanza…).

Hoy día, la industria del mueble en la UE posee un alto nivel de calidad tanto desde el punto de vista técnico como estético (ya que se cuidan mucho los aspectos relacionados con el diseño y la moda), y goza de una prestigiosa imagen internacional.

El sector europeo del mueble comprende alrededor de 150 000 empresas, que generan una facturación anual de casi 126 000 millones de euros, y un valor añadido de 38 000 millones, y dan empleo a alrededor de 1,4 millones de personas (UE-27 - 2006). Los principales países productores (en términos del valor de la producción) son Italia y Alemania, seguidos del Reino Unido, Francia y España, y, en menor medida, Polonia.

El sector está dominado por microempresas (el 86 % de las empresas del mueble de la UE tienen menos de 10 trabajadores), pero también existen algunos grandes fabricantes. Las empresas pequeñas trabajan a menudo en calidad de subcontratas para las empresas más grandes, para las que fabrican, p. ej., componentes y productos semiacabados para el acabado y ensamblaje de muebles. Los productos más fabricados en la UE son los muebles de madera utilizados en dormitorios, comedores, salones y otros espacios, así como muebles de plástico y metal (38 % del valor total de la producción). Otros importantes subsectores de producción son las sillas, el mobiliario de oficina y los muebles de cocina (29, 17 y 12 %, respectivamente).

Con el paso del tiempo, y como respuesta a la creciente presión competitiva, sobre todo a nivel internacional, las empresas del sector se han embarcado en un largo proceso de reestructuración y modernización, como consecuencia del cual han descendido los volúmenes de producción. Sólo a partir de 2005 volvió a aumentar ligeramente la producción, para volver a descender en 2008. Los principales factores para aumentar la competitividad del sector son la investigación y la innovación, las competencias y la calidad, el diseño y el valor añadido, y el conocimiento y la experiencia, así como un mejor acceso a los mercados de países terceros.

Compartir: FacebookGoogle+LinkedInEnviar a un amigo

Tamaño normalAumentar 200%Imprimir