Cambian las bombillas y los envoltorios

Desde el 1 de septiembre de 2009, las bombillas de uso doméstico producidas para el mercado europeo tienen que cumplir unos requisitos mínimos de rendimiento energético. Las bombillas incandescentes y halógenas tradicionales que no cumplan esos requisitos se irán retirando progresivamente del mercado y desaparecerán de la UE en 2012.

 

Más eficiencia energética

Desde septiembre de 2009, todas las bombillas no transparentes (mate) deben ser de clase A según los requisitos de la etiqueta energética europea. Las bombillas de bajo consumo, fluorescentes compactas y LED, son las únicas que pueden alcanzar un nivel de eficiencia tan alto. Todas las demás bombillas mate desaparecerán del mercado.

Simultáneamente, se irán retirando también las bombillas transparentes que más consumen. Este proceso comenzó en septiembre de 2009. A partir de ese momento las bombillas incandescentes claras de 100 vatios o más debían cumplir los requisitos de la clase C, lo que supuso la retirada de las bombillas incandescentes de 100 vatios. Ese límite se irá reduciendo gradualmente a potencias más bajas hasta 2012 (75 vatios en 2010, 60 vatios en 2011, 40 vatios y menos en 2012).

Calendario para la retirada de las bombillas de alto consumo

 

Bombilla fluorescente compacta tipo vela

Alternativas mejores

Cuando se hayan retirado del mercado las bombillas menos eficientes, los consumidores europeos seguirán teniendo a su disposición una amplia oferta alternativa donde elegir. La legislación también exige que las bombillas alternativas den buenos resultados y proporcionen el mismo nivel de satisfacción que las bombillas tradicionales, o incluso mayor, ya que también pueden emitir luz fría en caso necesario. Conozca las alternativas existentes.

 

La temperatura de color (luz cálida o fría) viene indicada en el envoltorio de la bombilla

Información más completa

Para que los consumidores puedan elegir correctamente, la legislación exige que se mencione determinada información en el envoltorio del producto. Los fabricantes están obligados a señalar la duración de la bombilla en horas, cuántas veces pueden encenderse y apagarse, su temperatura de color, el tiempo de calentamiento y si es regulable o no.

Aquí le explicamos cómo usar esa información para elegir una bombilla de bajo consumo.

Ahorro de dinero y energía

En este cuadro le mostramos hasta qué punto ahorran o consumen energía distintos tipos de bombillas: la primera columna corresponde a las incandescentes convencionales, las columnas 2 y 3 a las incandescentes mejoradas de clase C y B (con cápsula halógena integrada), la columna 4 a las fluorescentes compactas y la última columna a las bombillas LED.

Comparación del potencial de ahorro de energía de distintos tipos de bombillas

Gracias al menor consumo de electricidad de las bombillas alternativas, un hogar medio puede llegar a ahorrar hasta un 15% en el recibo de la luz. El ahorro neto sería de 25 a 50 euros al año, dependiendo del tamaño de la familia y del tipo y número de bombillas que utilice.

Con sus nuevos requisitos de eficiencia energética, a partir de 2020 estas bombillas nos ahorrarán al año más de 40.000 millones de kilovatios hora, equivalentes al consumo de electricidad de 11 millones de hogares europeos durante el mismo periodo. Además, tendrán otro efecto fundamental: dejaremos de emitir hasta 15 de millones de toneladas de CO2 al año.