Recorrido de navegación

Comisión EuropeaEnergíaBombillasSumario¿Cómo elegir bien?¿Qué significa la información técnica?
 

El envoltorio lo explica todo

Aprenda a interpretar la información técnica que aparece en el envoltorio de la bombilla:

 

Cantidad de luz (lúmenes)

Para comparar las bombillas lo más lógico es basarse en la cantidad de luz que producen, pues es eso para lo que sirven. Técnicamente, la cantidad de luz se expresa en lúmenes. Las comparaciones según los vatios ya no tienen sentido y pueden llevar a confusión. La relación aproximada entre los vatios de las bombillas incandescentes y los lúmenes sería esta: 100 vatios equivaldrían a 1300-1530 lúmenes, 75 vatios a 920-1060 lúmenes, 60 vatios a 700-810 lúmenes, 40 vatios a 410-470 lúmenes y 25 vatios a 220-250 lúmenes.

etiqueta energética europea

 

Eficiencia energética

La normativa europea obliga a la retirada de las bombillas menos eficientes. Sin embargo, conviene comprobar los datos de la etiqueta energética para ver la eficiencia de cada bombilla, ya que todavía hay diferencias importantes. Una bombilla fluorescente compacta (clase A) puede producir la misma cantidad de luz que una bombilla incandescente mejorada (clase C) con la tercera parte de electricidad. Piense en todo el dinero que se ahorraría.

Duración (“horas de vida”)

El tiempo que puede funcionar una bombilla se expresa en “horas de vida”. La utilización media de una bombilla es de 1.000 horas al año (este cálculo se basa en unas 3 horas de funcionamiento al día). Por supuesto, las bombillas que están encendidas continuamente se funden antes y las que apenas se utilizan duran más. En la práctica, la duración de algunas bombillas de bajo consumo también depende del número de veces que se encienden y se apagan (ver “Número de encendidos”). La duración de las bombillas puede ir desde las 1.000 horas de vida de una bombilla incandescente convencional hasta las 15.000 de las mejores bombillas de bajo consumo (fluorescentes compactas y LED). Cuanto más dure una bombilla, menos tendrá que preocuparse de cambiarla por otra. La duración también debe tenerse en cuenta a la hora de comparar precios.

 

La temperatura de color (luz cálida o fría) viene indicada en el envoltorio de la bombilla

Tono de luz (“temperatura de color”)

Las bombillas incandescentes siempre producen la misma luz “blanca cálida”. Sin embargo, las bombillas fluorescentes compactas y LED de bajo consumo ofrecen diversas temperaturas de color, expresadas en kelvin (K). Estas diferencias pueden ser importantes a la hora de elegir una bombilla: la luz “blanca cálida” (2.700 K) crea ambientes acogedores y la “blanca fría” (4.000 K) está más indicada para entornos de trabajo.

bombilla LED de luz blanca cálida    bombilla LED de luz blanca fría

 

cuántas veces se puede encender y apagar la bombilla

Número de encendidos

Este dato es especialmente importante para las bombillas fluorescentes compactas. Al permitir entre 3.000 y 6.000 encendidos, no deben utilizarse en lugares donde se tengan que encender y apagar con frecuencia, es decir, más de tres veces al día (como cuartos de baño o pasillos con sensores de movimiento), ya que podrían durar menos de lo que indica el fabricante. Para esos usos existen bombillas fluorescentes compactas especiales que se pueden encender y apagar hasta un millón de veces. Otras bombillas (como las incandescentes mejoradas) no se ven afectadas por el número de veces que se encienden y se apagan.

 

tiempo de encendido

Tiempo de encendido (calentamiento)

Este dato es especialmente importante para las bombillas fluorescentes compactas. Las bombillas fluorescentes compactas normales tardan más en encenderse y alcanzar su máximo rendimiento (hasta 2 segundos en encenderse y hasta 60 segundos en lucir al 60% de su capacidad). Sin embargo, hay bombillas fluorescentes compactas especiales de encendido mucho más rápido (casi tanto como el de las bombillas incandescentes mejoradas).

 

símbolo de bombilla no regulable

Regulación de intensidad

Preste atención a este símbolo en las bombillas fluorescentes compactas y LED de bajo consumo, para saber si pueden usarse con los reguladores de intensidad habituales. Las bombillas incandescentes mejoradas siempre se pueden regular.

 

temperatura de funcionamiento

Temperatura de funcionamiento

Las bombillas fluorescentes compactas y LED de bajo consumo son más sensibles a la temperatura que las bombillas incandescentes mejoradas. Al elegir una bombilla es importante tener en cuenta las temperaturas a las que se verá expuesta. Por ejemplo, para la iluminación de exterior en lugares con inviernos duros conviene una bombilla que funcione a temperaturas muy bajas pues, de lo contrario, su rendimiento podría disminuir en las noches más frías.

 

tamaño de la bombilla

Dimensiones de la bombilla

Cuando vaya a cambiar la bombilla de una lámpara por otra de bajo consumo, compruebe sus dimensiones antes de comprarla y asegúrese de que es del tamaño correcto.

 

símbolo de no tirar a la basura (logotipo RAEE)

¿Qué hacer con las bombillas fluorescentes y LED de bajo consumo usadas?

Estas bombillas contienen componentes electrónicos complejos y no pueden tirarse a la basura normal. Esto se indica con un símbolo en el que aparece un cubo de la basura tachado. Devuélvalas a alguna de las tiendas que las venden o llévelas a un punto limpio de recogida de residuos electrónicos (cada país puede tener un sistema distinto).