Recorrido de navegación

Mercados de productos

Un funcionamiento adecuado de los mercados de productos es esencial para lograr un mayor crecimiento económico y unos puestos de trabajo de mayor calidad, que son necesarios para mejorar las condiciones de vida y de trabajo de los ciudadanos de la UE.

Los mercados de productos abarcan los bienes y servicios que compran y venden los consumidores y las empresas, tales como productos de alimentación de los supermercados, material de oficina para oficinas públicas o piezas de repuesto para talleres de automóviles. Un buen funcionamiento de los mercados de productos implica que los consumidores de la UE se benefician de unos precios más bajos y de unas mayores posibilidades de elección de bienes y servicios. Esto es resultado de una mayor competencia, que lleva a las empresas a reducir sus costes de producción, aumentar su producción y bajar sus precios. Este buen funcionamiento también favorece la entrada en el mercado de nuevas empresas con nuevos productos o marcas y aumenta los incentivos a la innovación y creación de nuevos bienes o servicios para todas las empresas.

Una competencia más intensa también favorece una asignación de recursos más eficiente y aumenta los incentivos para que las empresas mejoren su competitividad y su productividad. Pero también beneficia a éstas al permitirles elegir entre un mayor número de proveedores y distribuidores y comprar sus materias primas a precios más bajos.

Unos mercados más integrados proporcionan a las empresas acceso a un mercado de dimensiones sustancialmente mayores que su mercado nacional, lo que les ofrece más oportunidades de expansión. Unos mercados de productos más competitivos e integrados también pueden contribuir a aumentar la velocidad de ajuste y la firmeza frente a las perturbaciones que afecten a la economía y limitar sus repercusiones en el crecimiento y el empleo.

La mejora de los sistemas educativos y las cualificaciones, la inversión en investigación y desarrollo (I+D) y los incentivos a la innovación constituyen aspectos fundamentales de la Agenda de Lisboa para el crecimiento y el empleo y elementos esenciales para aumentar la productividad y la competitividad de la economía de la UE. En estos ámbitos, la labor de la Dirección General de Asuntos Económicos y Financieros tiende a integrar mejor las políticas de educación, I+D e innovación en el marco económico general.

Función de la Dirección General de Asuntos Económicos y Financieros (DG ECFIN)

La DG ECFIN participa en el análisis y supervisión del funcionamiento del mercado de productos en tres áreas interdependientes:

  • Competencia.
  • Integración del mercado.
  • Inversión en I+D e innovación.


Con esta labor, la DG ECFIN intenta conocer la evolución de la productividad y de la competitividad y detectar posibles problemas en el funcionamiento de los mercados.

Promover el aumento de la competitividad y la productividad es objetivo prioritario de la Comisión, ya que es esencial garantizar que la economía de la UE afronte adecuadamente los retos que plantea el envejecimiento de la población y una economía mundial cada vez más integrada en la que el progreso tecnológico se acelera continuamente.

La DG ECFIN sigue de cerca la evolución de la competitividad de la economía de la UE y de cada Estado miembro, analiza sus respectivos comportamientos en materia de productividad, innovación, precios y costes, comercio e inversión extranjera directa e investiga qué reformas tienen repercusiones importantes.

Otras herramientas

  • Imprimir 
  • Reducir texto 
  • Agrandar texto