El BCE es la mayor fuente de dinero de la zona euro. Los tipos de interés a los que presta tienen la finalidad de regular la oferta monetaria y, con ello, la tasa de inflación. Como muestra el gráfico, los tipos de interés del BCE y la tasa de inflación del IPCA se mueven a la par a lo largo del tiempo. Eso demuestra la importancia que tienen las decisiones del BCE para garantizar una inflación de precios baja y estable.
Fuente: Banco Central Europeo, Eurostat