Recorrido de navegación

Ayudar a los países en dificultades

Ayudar a los países en dificultades

Los países europeos han unido sus fuerzas para crear el mayor fondo de asistencia financiera del mundo. La Comisión Europea, el Fondo Monetario Internacional y el Banco Central Europeo colaboran para ayudar a los gobiernos que lo necesitan a elaborar programas de ayuda para estabilizar las economías frágiles y hacer frente a los problemas económicos más arraigados.

Para más información

Grecia

Cuando los inversores internacionales dejaron de prestar al gobierno griego el dinero del que dependía, los ministros de finanzas de la zona del euro y el Fondo Monetario Internacional (FMI) aunaron sus esfuerzos. El 2 de mayo de 2010, se destinaron 110.000 millones de euros para apoyar al gobierno griego a realizar las reformas necesarias para sanear la economía. La Comisión desembolsó ese importe, del cual 80.000 euros procedían de socios de la zona del euro, en varios pagos entre mayo de 2010 y junio de 2013, a medida que Grecia aplicaba satisfactoriamente las reformas prometidas.  

El 14 de marzo de 2012, los ministros de finanzas de la zona del euro y el FMI aprobaron un segundo tramo de asistencia económica para Grecia de 164.500 millones de euros. Esta vez los demás países de la zona del euro contribuyeron con 144.700 millones de euros mediante un fondo de rescate creado en agosto de 2010, el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera. Se llegó también a un acuerdo con inversores financieros para reducir en al menos 200.000 millones de euros la abrumadora deuda griega.

La entrega de los fondos se dividió en tramos para ser abonados entre marzo de 2012 y diciembre de 2014, al tiempo que se realizaban las reformas esenciales para la recuperación de la economía griega.

En noviembre de 2012 los ministros de finanzas de la zona del euro y el FMI acordaron ayudar más a Grecia mediante la reducción del coste de sus préstamos y la concesión de más tiempo para reembolsarlos.

Irlanda

Entre diciembre de 2010 y diciembre de 2013, los fondos de rescate europeos, el Fondo Monetario Internacional, el Reino Unido, Suecia y Dinamarca prestaron a Irlanda 85.000 millones de euros para sanear sus finanzas nacionales y reparar su economía tras el hundimiento de los principales bancos del país.

Las profundas reformas emprendidas por Irlanda para restaurar sus finanzas y fortalecer su economía dieron sus frutos. En enero de 2014, Irlanda se convirtió en el primer país de la zona del euro en aplicar con éxito un programa de asistencia macroeconómica. Ya no depende de la ayuda financiera internacional y se espera que su economía crezca un 4,6 % en 2014, con un superávit por cuenta corriente del 5,5 %.

Portugal

Cuando los inversores financieros empezaron a pedir intereses cada vez más elevados por conceder préstamos a los gobiernos, Portugal se vio incapaz de pagarlos. El 17 de mayo de 2011, los ministros europeos de finanzas y el Fondo Monetario Internacional acordaron prestar a Portugal 78.000 millones de euros para financiar su déficit presupuestario, reducir la deuda pública, reparar el sector bancario y financiar reformas para impulsar el crecimiento económico y la creación de empleo. Portugal ya ha recibido más de 71.000 millones de euros y a mediados de 2014 habrá recibido el resto. A pesar de la difícil situación, las reformas han mejorado significativamente las finanzas y la economía de Portugal. El año pasado el gobierno consiguió un superávit presupuestario y la economía debería volver a crecer este año.

España

Después del estallido de la burbuja inmobiliaria, el sector bancario español se encontró con préstamos por valor de miles de millones de euros que los deudores no podían ya reembolsar. Los países de la zona del euro recurrieron a los fondos de asistencia financiera, al Fondo Europeo de Estabilidad Financiera y al Mecanismo Europeo de Estabilidad para ayudar a la recuperación del sector bancario, poniendo a disposición de España hasta 100.000 millones de euros. Los préstamos se abonaron entre julio de 2012 y diciembre de 2013. La ayuda europea y el asesoramiento del Fondo Monetario Internacional permitieron a España financiar a los bancos solventes para que empezaran a dar préstamos otra vez y cerrar en condiciones seguras aquellos que no tenían futuro.

Chipre

Tras ser golpeado por la grave recesión de Grecia y por un accidente en una importante central eléctrica, además de estar debilitado por un sector bancario sobredimensionado, Chipre pidió ayuda a sus socios de la zona del euro. El 24 de abril de 2012, los gobiernos de la zona del euro y el Fondo Monetario Internacional acordaron prestar a Chipre 10.000 millones de euros para reestructurar el sector bancario, restaurar las finanzas públicas e invertir en una economía más equilibrada y sana. Los fondos, de los que 9.000 millones de euros proceden del fondo de rescate del Mecanismo Europeo de Estabilidad de la zona del euro, se están abonando en tramos, paralelamente a la aplicación de las reformas, hasta 2016.

Fuera de la zona del euro

La UE también concede asistencia financiera a los países que no utilizan el euro mediante el programa de asistencia para la balanza de pagos, dotado con 50.000 millones de euros. Tres países han recibido un total de 16.000 millones de euros: HungríaRumanía y Letonia (este último antes de adoptar el euro). 

Otras herramientas

  • Imprimir 
  • Reducir texto 
  • Agrandar texto