Recorrido de navegación

El camino hacia la UEM

The road to EMU

1957: Preparando el futuro de nuestro mercado común

La fundación de la Comunidad Económica Europea en 1957 fue el principio del mercado común y de la integración europea. Permitió que las mercancías, personas, servicios y capitales circularan más libremente, sin barreras entre los Estados miembros.

1979: creación del Sistema Monetario Europeo

En 1969, durante una cumbre europea en La Haya, los líderes europeos decidieron construir una Unión Económica y Monetaria (UEM). En 1979, se creó un exitoso mecanismo para controlar las fluctuaciones de las monedas de la UE: el Sistema Monetario Europeo (SME). Dicho sistema, fundamentado en el concepto de tipos de cambio fijos aunque ajustables, se definía en función de la recién creada Unidad Monetaria Europea (UME), una canasta de monedas basada en una media ponderada de las monedas del SME.

1992: El mercado común se hace realidad

A medida que los intercambios y la circulación a través de Europa se iban generalizando, quedó claro que el mercado único se veía limitado por la variedad de monedas en circulación. ¿Cómo superar este nuevo obstáculo a la integración? En 1992, en el Tratado de Maastricht, se decidió que Europa tendría una moneda única, fuerte y estable para el siglo XXI.

2002: El euro se convierte en realidad

El 1 de enero de 2002, los billetes y monedas en euros llegaron a las cajas de los bancos, las cajas registradoras, los monederos y los bolsillos. Desde entonces, la zona del euro ha crecido, aportando beneficios tangibles a un número creciente de ciudadanos y empresas. La ampliación de la zona del euro es un proceso permanente y dinámico.
Al final, todos los países de la UE, a excepción de Reino Unido y Dinamarca, adoptarán el euro.

2009: Mantener el euro por el buen camino

El Tratado de Lisboa, también denominado «Tratado de Reforma», entró en vigor en 2009, y pretende crear una UE «más democrática, transparente y eficaz». Simplifica el sistema de voto de la UE y otorga a la Comisión autoridad para emitir advertencias directas a los Estados miembros cuya política económica no sea compatible con las orientaciones generales o pueda poner en peligro el funcionamiento adecuado de la UEM. Asimismo, por primera vez, reconoce oficialmente al Eurogrupo, el grupo de ministros de economía y finanzas de la zona del euro, y formaliza el nombramiento de su presidente. Con la ratificación del Tratado de Lisboa, el Banco Central Europeo (BCE) se convirtió en una de las siete instituciones que rigen la Unión Europea.

El tratado facultó a la comisión para que propusiera normas más específicas y una legislación que hiciera frente a las debilidades de los Estados miembros.

Para más información

El camino al europdf(3 MB) Elija traducciones del enlace precedente 

Otras herramientas

  • Imprimir 
  • Reducir texto 
  • Agrandar texto