Recorrido de navegación

Unión Económica y Monetaria

La Unión Económica y Monetaria (UEM) representa un paso importantísimo hacia la integración de las economías de la UE e implica la coordinación de las políticas económicas y fiscales, una política monetaria común y una moneda común, el euro. Aunque los 28 Estados miembros de la UEM participan en la unión económica, algunos países han alcanzado un mayor grado de integración y han adoptado el euro. Estos países forman la zona del euro.

La decisión de formar una Unión Económica y Monetaria fue tomada por el Consejo Europeo en la ciudad neerlandesa de Maastricht en diciembre de 1991, recogiéndose posteriormente en el Tratado de la Unión Europea (Tratado de Maastricht). Con la Unión Económica y Monetaria, la UE da un paso más en su proceso de integración económica, que se inició en 1957 con su fundación.

La integración económica proporciona a la economía de la UE en su conjunto y a las economías de los distintos Estados miembros las ventajas de una dimensión, una eficiencia interna y una solidez mayores, lo que, a su vez, permite un incremento de la estabilidad económica, del crecimiento y del empleo, que beneficia directamente a los ciudadanos europeos.

Desde el punto de vista práctico, la UEM significa:

  • La coordinación de las políticas económicas de los Estados miembros
  • La coordinación de las políticas fiscales, especialmente imponiendo límites máximos a la deuda y el déficit públicos
  • Una política monetaria independiente aplicada por el Banco Central Europeo (BCE)
  • Una moneda única y la zona del euro

 

Gobernanza económica en el marco de la UEM

 

En la UEM no existe una única institución responsable de la política económica, sino que comparten esta responsabilidad los Estados miembros y las instituciones de la UE. Los principales protagonistas de la UEM son:

  • El Consejo Europeo establece las principales orientaciones de la política económica<:li>
  • El Consejo de la UE (el «Consejo») coordina la política económica de la UE y decide si un Estado miembro puede adoptar el euro
  • El «Eurogrupo» coordina las políticas de interés común para los Estados miembros de la zona del euro
  • Los Estados miembros establecen sus presupuestos nacionales, dentro de los límites acordados para el déficit y la deuda, y determinan sus propias políticas estructurales en materia de empleo, pensiones y mercado de capitales
  • La Comisión Europea realiza un seguimiento del cumplimiento y los resultados
  • El Banco Central Europeo establece la política monetaria, con el objetivo primordial de la estabilidad de precios
  • El Parlamento Europeo - comparte con el Consejo la tarea de formular legislación, y somete la gobernanza económica a escrutinio democrático, en particular a través del nuevo Diálogo Económico.

 

¿Qué se entiende por «integración económica»?

Generalmente, la unión económica y monetaria constituye una etapa avanzada del proceso de integración económica. En el proceso de integración económica pueden distinguirse seis etapas:

  • Zona de comercio preferencial (reducción de aranceles aduaneros entre determinados países).
  • Zona de libre comercio (supresión de aranceles sobre algunos o todos los bienes entre los países participantes).
  • Unión aduanera (aplicación de aranceles aduaneros comunes a terceros países y una política comercial común).
  • Mercado único (con reglamentaciones comunes de los productos y libertad de circulación de bienes, capital, trabajo y servicios).
  • Unión económica y monetaria (mercado único con una moneda y una política monetaria comunes).
  • Integración económica completa (todo lo anterior más la armonización de la política fiscal y otras políticas económicas).

Cuando en 1958 se fundó la Unión Europea, entonces llamada Comunidad Económica Europea, el objetivo era crear una unión aduanera y un mercado común para la agricultura. Posteriormente, este limitado mercado común se amplió para abarcar también los bienes y servicios dentro del mercado único, que ya se había realizado en gran medida en 1993. Actualmente, la Unión Europea se encuentra en la quinta etapa del proceso. La progresiva integración económica no se inició con la decisión de crear el euro: se trata de un largo proceso que forma parte de la historia de la UE y constituye uno de sus logros fundamentales.