left
  slide
right
transtrans
 

es da fr el en fr it nl pt fi sv

Dirección General de Sanidad y Protección de los Consumidores

Speeches Commissioner Byrne

Observaciones iniciales de David Byrne, Comisario Europeo de Sanidad y Protección de los Consumidores, en la Mesa redonda de alto nivel sobre calidad de los alimentos celebrada en Bruselas el 5 de marzo de 2001

Permítanme antes de nada darles la bienvenida a la Comisión Europea y agradecerles su participación en esta Mesa redonda sobre calidad de los alimentos.

Franz y yo hemos lanzado esta iniciativa convencidos de que los consumidores se preocupan cada vez más por cuestiones relacionadas con la calidad de los alimentos. Por supuesto que esa preocupación tiene su origen, en parte, en las diversas crisis de seguridad alimentaria que hemos sufrido.

Pero el hecho es que, a medida que los consumidores se van haciendo cada vez más refinados, exigen unos niveles de calidad más elevados y se preguntan si se está dando respuesta a sus necesidades, tal como son o tal como ellos las perciben.

En las décadas que siguieron a la segunda guerra mundial la política alimentaria estuvo determinada por la necesidad de incrementar la producción y la eficacia con el fin de lograr la seguridad del abastecimiento.

En la actualidad, sin embargo, la abundancia generalizada y los excedentes de nuestro suministro de alimentos han hecho que el interés público pase gradualmente de la eficacia y la productividad a la calidad y la diversidad de la producción agroalimentaria.

De hecho, los propios métodos modernos de producción de alimentos han conseguido que el interés público vaya más allá de la salud y la seguridad de las personas y se centre también en los aspectos medioambientales y éticos de la producción agroalimentaria, como son el desarrollo sostenible y la salud y el bienestar de los animales.

Necesitamos hacer más hincapié en un planteamiento integrado y exhaustivo, que conciba la inocuidad, la salubridad y la calidad de los alimentos en combinación con las cuestiones económicas, medioambientales y éticas, en todas las fases de la cadena de producción.

Hemos de plantearnos un nuevo modelo de producción y consumo de los alimentos, que se centraría menos en la productividad y más en satisfacer las expectativas de los consumidores con respecto a una alimentación segura, saludable, nutritiva y variada. En otras palabras, no habría que ver la seguridad alimentaria y la calidad de los alimentos como objetivos separados, sino más bien como componentes interrelacionados de un modelo sostenible de producción y consumo de alimentos.

Éstas son algunas de las cuestiones que nos preocupan: ¿qué es exactamente la calidad? ¿cómo la definimos? ¿tiene el mismo significado para todos? ¿cómo influye la geografía en la percepción que la gente tiene de la calidad?

Aunque no podamos establecer una definición uniforme de la calidad, debemos esforzarnos por lograr un consenso en torno a sus elementos fundamentales.

¿Y qué papel tiene el consumidor en todo esto? En él deben centrarse los métodos modernos de producción.

Yo creo que los consumidores están cada vez más preocupados porque no se satisfacen sus necesidades. ¿Acaso se tienen en cuenta sus intereses en los consejos de administración de las multinacionales productoras de alimentos? ¿Están estas empresas más condicionadas por las presiones a corto plazo de los mercados de valores y las cuestiones más a largo plazo relacionadas con el posicionamiento de sus marcas? ¿Cuál es el compromiso entre el desarrollo de las modernas marcas globales y la calidad de los alimentos?

Y luego está la espinosa cuestión de la relación calidad-precio. ¿Está la gente dispuesta a pagar más por unos productos de más calidad? ¿Cuánto más? ¿Qué garantías tienen de obtener realmente un producto mejor? ¿Van los métodos de producción modernos en contra de unos productos alimenticios sabrosos y saludables?

Los consumidores de toda la Unión Europea dan vueltas a todo este tipo de cuestiones, y estoy también seguro de que estos temas no han dejado de captar la atención de productores y distribuidores.

Y son precisamente estas cuestiones las que nos han movido a Franz y a mí a lanzar esta iniciativa. Puesto que hemos identificado un tema que reviste gravedad, buscamos los medios de hacerle frente con la colaboración de los consumidores y de todas las partes interesadas que componen la cadena de producción alimentaria.

Algunas de estas cuestiones son simples y directas. Pero espero que las respuestas sean complejas, sobre todo dadas la complejidad de la moderna cadena alimentaria y las grandes expectativas del consumidor actual.

Lo que espero de esta Mesa redonda es que seamos capaces de ahondar más en estas cuestiones y de tomar decisiones sobre la manera de progresar en este ámbito.

Top

Speeches Commissioner Byrne
SEGURIDAD ALIMENTARIA | SALUD PÚBLICA | CONSUMIDORES | DIRECCIÓN GENERAL DE SANIDAD Y PROTECCIÓN DE LOS CONSUMIDORES

 
lefttranspright

 

  printable version  
Public HealthFood SafetyConsumer Affairs