Navigation path

Inicio
¿Qué es la política de competencia?
¿Por qué es importante la política de competencia?
¿Cómo aplica la Comisión la política de competencia?
Las instituciones de la UE y la política de competencia
Contactos

En beneficio de los consumidores

Fusiones de empresas

Las autoridades de competencia vigilan para que, cuando las empresas se asocian, no se produzcan desequilibrios en el mercado que distorsionen la competencia o creen posiciones dominantes de las que se pueda abusar.

La grandes empresas que van a fusionarse o asociarse deben pedir antes la autorización de la Comisión, a la que proporcionan la información necesaria para que pueda tomar una decisión.

¿Para qué sirve esta autorización a nivel europeo?

Sirve para que las empresas que trabajan en varios países miembros de la UE puedan recibir una autorización única de sus fusiones.

La agrupación de actividades permite que las empresas desarrollen nuevos productos con mayor eficacia o reduzcan costes de producción o distribución. De esta forma, la competencia se intensifica y los consumidores disfrutan de productos mejores a precios más equitativos.

Sin embargo, algunas fusiones suponen un riesgo para la competencia, principalmente cuando tienen como resultado la creación o consolidación de un operador dominante. Los consumidores pueden resultar perjudicados debido a precios más altos, menores posibilidades de elección y menor innovación.

¿Qué fusiones investiga la Comisión Europea?

La Comisión investiga cualquier fusión por la que se cree una empresa cuyo volumen de negocios anual supere determinados umbrales a escala europea y mundial.

Cuando no se superan esos umbrales, la evaluación de las fusiones puede quedar en manos de las autoridades de competencia nacionales.

Estas normas se aplican a todas las fusiones, con independencia del lugar en el que las empresas participantes tengan su domicilio social, su sede, sus actividades o sus instalaciones de producción. Esto es así porque las fusiones de empresas situadas fuera de la UE, pero que hacen negocios en ella, también pueden afectar a los mercados europeos.

Además, la Comisión puede estudiar las fusiones que le presenten las autoridades de competencia nacionales, ya sea por iniciativa propia o a petición de las empresas participantes en la fusión. En determinadas circunstancias, puede ser la Comisión quien transmita un caso a las autoridades nacionales.

¿Qué fusiones se impiden? ¿Cuáles se autorizan?

Se impiden las fusiones que podrían limitar significativamente la competencia en la UE.

El objetivo en estos casos es proteger a las empresas y a los consumidores de precios más altos o de una menor variedad de productos o servicios. Los proyectos de fusión pueden prohibirse si en ellos participan empresas que son competidores importantes o si la operación supone un debilitamiento considerable de la competencia en el mercado, al crear o consolidar a un operador dominante.

Las fusiones se permiten sin condiciones cuando la Comisión determina que no limitan la competencia.

Autorización condicional

La Comisión Europea puede dar su autorización condicional a una fusión cuando las empresas participantes se comprometen a tomar medidas para evitar que su operación distorsione la competencia.

Pueden comprometerse, por ejemplo, a vender una parte de las actividades fusionadas o a ceder tecnología bajo licencia a otro operador del mercado. Si la Comisión estima que los compromisos servirán para mantener o restaurar la competencia en el mercado, da el visto bueno con condiciones a la fusión y vigila que las empresas participantes cumplan lo acordado. La Comisión puede intervenir si no lo hacen.


  
anterior atrás siguiente