Navigation path

Inicio
¿Qué es la política de competencia?
¿Por qué es importante la política de competencia?
¿Cómo aplica la Comisión la política de competencia?
Las instituciones de la UE y la política de competencia
Contactos

En beneficio de los consumidores

Apoyo público a las empresas (ayudas estatales)

En ocasiones los Gobiernos invierten dinero público en apoyo de sus propios sectores o empresas, lo que les da una ventaja injusta sobre sectores y empresas similares de otros países de la UE. Puede decirse que con ello se perjudica a la competencia y se distorsiona el comercio

La Comisión es la encargada de evitar estas situaciones, autorizando exclusivamente las ayudas de auténtico interés público cuyo objetivo sea beneficiar a la sociedad o a la economía en su conjunto.

Si quiere saber más sobre lo que hace la Comisión para aplicar la normativa de la UE en materia de ayudas estatales, lea el artículo 108 del Tratado de Funcionamiento de la UE.


Autorización de las ayudas

Para decidir si autoriza o no una ayuda, la Comisión debe responder a estas preguntas:

  • ¿Se ha producido una ayuda pública? (Puede tratarse de subvenciones, bonificaciones fiscales y de intereses, garantías, participaciones en sociedades, bienes y servicios suministrados en condiciones preferenciales, etc.)
  • ¿Es previsible que la ayuda afecte a las transacciones entre los países de la UE? (Se parte del supuesto de que las ayudas que totalizan menos de 200.000 euros en un periodo de tres años no afectan a dichas transacciones.)
  • ¿Es una ayuda selectiva que concede una ventaja a empresas concretas, a determinados componentes de un sector o a empresas situadas en regiones determinadas? (Por ejemplo, las medidas fiscales de carácter general y la legislación laboral no tienen carácter selectivo porque se aplican a todos.)
  • ¿Se ha falseado o podría falsearse la competencia?

En caso afirmativo, la Comisión debe anular la ayuda, a no ser que se demuestre su compatibilidad con el mercado interior.

Ejemplos

Ayudas autorizadas (de interés común para la UE): ayudas en apoyo de las regiones menos favorecidas, las pequeñas y medianas empresas, la investigación y el desarrollo, la protección del medio ambiente, la formación, el empleo o la cultura.

Ayudas no autorizadas: ayudas generales de inversión para grandes empresas no establecidas en regiones desfavorecidas bien delimitadas, ayudas a la exportación y ayudas para financiar los costes de funcionamiento de las empresas.

Las ayudas inferiores a 200.000 euros concedidas a las empresas durante un periodo de tres años no se consideran ayudas estatales, ya que no son suficientemente significativas para afectar a las transacciones entre los países miembros. Esta simplificación también permite a la Comisión centrarse en los casos más importantes.


Control de las ayudas públicas

Por regla general, los Gobiernos de la UE deben informar a la Comisión Europea sobre las ayudas y subvenciones que pretenden otorgar antes de concederlas.

De todas las ayudas que se le notifican, la Comisión autoriza el 85% aproximadamente tras una simple evaluación preliminar.

Cuando se trata de contenciosos que requieren una investigación formal, se hace el anuncio correspondiente en el Diario Oficial de la UE y en la web del registro de asuntos de ayudas estatales gestionado por la Comisión. Las partes interesadas pueden formular sus observaciones y la Comisión toma en consideración todos los aspectos del asunto antes de adoptar una decisión definitiva.

La Comisión también analiza las ayudas que no se le han notificado oficialmente (“ayudas ilegales”) cuando así lo aconsejen sus propias investigaciones, las denuncias presentadas o las informaciones aparecidas en la prensa. Si la Comisión considera que la ayuda es incompatible con el Derecho de la UE y el principio de competencia leal, ordena a las autoridades que la interrumpan y recuperen las cantidades ya abonadas.


Estadísticas

La Comisión elabora un marcador de ayudas estatales con datos estadísticos de conjunto sobre la cantidad y el tipo de ayudas que otorga cada país de la UE.

En él se pone de manifiesto que la mayor parte de las ayudas que antes se destinaban a empresas o sectores concretos ahora se concentran en actividades de interés común para la UE, lo que contribuirá a la competitividad de la economía europea en el mercado global.


Crisis financiera – ¿Qué hace la Comisión?

La Comisión se esfuerza por garantizar que las medidas nacionales contra la crisis no obstaculicen la competencia, sino que tengan en cuenta una visión europea de conjunto.

El objetivo de las normas sobre ayudas estatales es evitar una carrera de subsidios entre Gobiernos que sitúe a las empresas saneadas en una situación de desventaja injusta.

Normas temporales para las ayudas a la banca

Sin embargo, la Comisión es consciente de que los Gobiernos pueden verse obligados a intervenir para superar los problemas del sector financiero y ha adoptado una serie de normas temporales para las ayudas a la banca.

Según estas normas los bancos solo pueden aceptar ayudas públicas si toman sus propias medidas para solucionar los problemas a los que se enfrentan.

Normas temporales para las empresas

Para que los Gobiernos de la UE tengan un margen de actuación ante las consecuencias de la restricción del crédito, la Comisión ha adoptado una serie de normas temporales válidas hasta finales de 2010 por las que se autorizan:

  • ayudas de hasta 500.000 euros por empresa
  • garantías estatales para préstamos a prima reducida
  • préstamos bonificados (en particular para productos respetuosos del medio ambiente).

Véase también la normativa de la UE sobre ayudas estatales

Más sobre la normativa de la UE en materia de ayudas estatales


  
anterior atrás siguiente