Navigation path

Inicio
¿Qué es la política de competencia?
¿Por qué es importante la política de competencia?
¿Cómo aplica la Comisión la política de competencia?
Las instituciones de la UE y la política de competencia
Contactos

En beneficio de los consumidores

Acuerdos contrarios a la competencia

Las empresas pueden tratar de evitar la competencia mediante la cooperación con sus competidores, el control de los precios o el reparto de los mercados para crear monopolios parciales. Los acuerdos contrarios a la competencia pueden ser públicos o secretos (como en el caso de los carteles) y hacerse por escrito (mediante acuerdos entre empresas, decisiones de asociaciones profesionales, etc.) o de manera menos formal.

¿Por qué son los carteles tan perjudiciales? ¿Cómo se detectan?

Las empresas que participan en carteles para pactar precios o repartirse los mercados se vuelven inmunes a la presión competitiva que les obligaría a crear nuevos productos, mejorar la calidad y mantener precios bajos. Los consumidores terminan pagando más y recibiendo menos calidad.

Los carteles son contrarios al Derecho de competencia de la UE y la Comisión Europea impone multas importantes a las empresas implicadas en ellos. Al ser ilegales, los carteles se suelen mantener en secreto y resulta difícil demostrar su existencia.

La Comisión aplica una “política de clemencia” que anima a las empresas a facilitar pruebas internas de este tipo de acuerdos, ya que la primera empresa en hacerlo evita ser sancionada. Esta política ha obtenido muy buenos resultados en la disolución de carteles.


Las empresas alcanzan acuerdos diariamente. ¿Son todos ilegales?

Por regla general, son ilegales los acuerdos para:

  • pactar precios
  • limitar la producción
  • hacer un reparto de mercados o clientes
  • fijar los precios de reventa (entre un productor y sus distribuidores).

Sin embargo, un acuerdo puede resultar aceptable si:

  • tiene más efectos positivos que negativos
  • no implica a empresas competidoras
  • afecta a empresas que suman una cuota de mercado reducida
  • es necesario para mejorar productos o servicios, desarrollar nuevos productos o encontrar nuevas y mejores vías de hacerlos llegar a los consumidores.

Ejemplos

Los acuerdos de investigación y desarrollo y de transferencia de tecnologías son a menudo compatibles con las normas de competencia porque algunos productos nuevos requieren una investigación muy costosa que resulta execesiva para una sola empresa. También pueden ser legales los acuerdos de producción, compra o comercialización conjuntas y los acuerdos de normalización.

Los acuerdos de distribución pueden ser ilegales, por ejemplo si los productores obligan a los distribuidores a decorar sus tiendas o formar a su personal de una manera determinada. Sin embargo, resultan aceptables si su objetivo es crear un entorno adecuado para almacenar o vender un producto, proporcionar asesoramiento personalizado a los clientes o evitar que un distribuidor se aproveche injustamente de los esfuerzos promocionales de algún competidor. Cada caso debe evaluarse por separado, teniendo en cuenta la posición de mercado de las empresas en cuestión y las cantidades de que se trate.


  
atrás siguiente