Recorrido de navegación

Marco sobre clima y energía para 2030

Los objetivos fundamentales del marco de clima y energía para 2030 son tres:

  • al menos 40% de reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero (en relación con los niveles de 1990)
  • al menos 27% de cuota de energías renovables
  • al menos 27% de mejora de la eficiencia energética.

Este marco —adoptado por los dirigentes de la UE en octubre de 2014— tiene como base el paquete de medidas sobre clima y energía hasta 2020.

Además, se ajusta a la perspectiva a largo plazo que contemplan la Hoja de ruta hacia una economía hipocarbónica competitiva en 2050, la Hoja de ruta de la energía para 2050 y el Libro Blanco sobre el Transporte.

Gases de efecto invernadero: reducción de al menos 40%  

Para 2030, el marco establece un objetivo vinculante de reducción de las emisiones de la UE de al menos 40% en relación con los niveles de 1990.

Esto permitirá que la UE:

  • tome medidas rentables para conseguir su objetivo a largo plazo de disminuir las emisiones un 80-95% en 2050, en el contexto de las reducciones que deben realizar los países desarrollados
  • contribuya de forma equitativa y ambiciosa al nuevo acuerdo internacional sobre el clima que debe entrar en vigor en 2020.

Para conseguir el objetivo de reducción de al menos 40%:

  • los sectores no incluidos en el RCDE deberían alcanzar una reducción del 30% en relación con los niveles de 2005, para lo que habría que establecer objetivos vinculantes en cada Estado miembro.

Energías renovables: al menos 27% de cuota

El marco establece un objetivo vinculante a escala europea para impulsar que las energías renovables representen al menos el 27% del consumo de energía de la UE en 2030.

Eficiencia energética: al menos 27% de mejora

Basándose en la Directiva de eficiencia energética, el Consejo Europeo ha aprobado para 2030 un objetivo de ahorro energético indicativo del 27%.

Ese objetivo se revisará en 2020 teniendo presente otro del 30%.

Nuevo sistema de gobernanza

Se avanzará en el desarrollo de un proceso de gobernanza transparente y dinámico que contribuya a establecer la Unión de la Energía y a alcanzar los objetivos climáticos y de energía para 2030 de forma eficaz y coherente.

Beneficios

Un planteamiento conjunto hasta 2030 contribuye a garantizar la seguridad normativa que demandan los inversores y a coordinar los esfuerzos de los países de la UE.

El marco establecido favorece el avance hacia una economía baja en carbono y la creación de un sistema energético que:

  • garantice una energía asequible para todos los consumidores
  • aumente la seguridad del suministro energético de la UE
  • reduzca nuestra dependencia de las importaciones de energía
  • cree nuevas oportunidades de crecimiento y empleo.

Además, conlleva una serie de beneficios para la salud y el medio ambiente (por ejemplo, al reducir la contaminación atmosférica).

Inversiones necesarias

  • Según las previsiones, las inversiones adicionales anuales medias para el conjunto de la UE durante el periodo 2011-2030 ascenderían a 38.000 millones de euros.
  • Dichas inversiones se verían compensadas en gran medida por el ahorro de combustible.
  • Más de la mitad de las inversiones deberían destinarse a los sectores residencial y terciario.
  • Los países con menor nivel de renta tendrían que realizar un esfuerzo relativamente mayor en comparación con su PIB (no obstante, las conclusionespdf del Consejo Europeo abordan el tema del reparto e incluyen medidas de equidad y solidaridad, que también tratan de garantizar la eficiencia de conjunto).

Costes del sistema energético

  • Los costes no difieren sustancialmente de los que entrañaría la renovación, ya inevitable, de un sistema energético envejecido.
  • Según las previsiones, en 2030 el coste total del sistema energético habrá experimentado un aumento equivalente al 0,15% del PIB de la UE si se cumplen los objetivos de forma rentable.
  • En conjunto, existe un desplazamiento desde los costes operativos (combustible) hacia los costes de capital (inversiones).