Comisión Europea > RJE > Notificación y traslado de documentos > Alemania

Última actualización: 13-06-2006
Versión para imprimir Añadir a los favoritos

Notificación y traslado de documentos - Alemania

EJN logo

Esta página está obsoleta. Está en curso de actualización y en breve estará disponible en el Portal Europeo de e-Justicia.


 

ÍNDICE

1. ¿Qué significa en la práctica la expresión jurídica “notificación y traslado de documentos”? ¿Por qué se necesita una normativa específica? 1.
2. ¿Qué documentos deben ser notificados y trasladados de forma oficial? 2.
3. ¿Quién es competente para notificar y trasladar un documento? 3.
4. ¿Cómo se notifica y traslada un documento en la práctica? 4.
5. ¿Qué ocurre cuando no se puede realizar la notificación y el traslado personalmente al destinatario (porque, por ejemplo, no se encuentra en su domicilio)? 5.
6. ¿Hay constancia escrita de que el documento ha sido notificado y trasladado? 6.
7. ¿Qué ocurre cuando el destinatario del documento no lo recibe o la forma de la notificación y el traslado no es la prescrita legalmente (por ejemplo, el documento se envía a otra persona)? 7.
8. ¿Debo pagar por la notificación y el traslado de un documento, y en este caso cuánto? 8.

 

1. ¿Qué significa en la práctica la expresión jurídica “notificación y traslado de documentos”? ¿Por qué se necesita una normativa específica?

La notificación y el traslado es la forma legal de comunicar de manera eficaz y auténtica actos y decisiones por escrito. Debe entenderse que ello da la posibilidad de tener conocimiento de algo. La notificación y el traslado sirven para ser oído en justicia y para garantizar un proceso justo.

La finalidad de la notificación y el traslado es asegurar que el destinatario conozca realmente la existencia de un procedimiento o, al menos, posibilitar que nada se lo impida. Por tanto, la finalidad de la notificación y el traslado es dar a conocer el contenido, pero el conocimiento efectivo del mismo se deja al destinatario.

El autor del envío debe poder verificar el momento y la manera de la entrega de un documento al destinatario. Esto es un principio de seguridad jurídica.

2. ¿Qué documentos deben ser notificados y trasladados de forma oficial?

La ley no determina en detalle los documentos que deben notificarse o trasladarse de forma oficial.

De oficio se deben trasladar y notificar aquellos documentos que prescribe la ley o que ordene el órgano jurisdiccional (artículo 166, apartado 2 de la Ley de Enjuiciamiento Civil (Zivilprozessordnung, en lo sucesivo, “ZPO”).

La notificación y traslado a instancia de parte se realiza cuando está previsto por la ley, como es el caso del depósito judicial, las medidas cautelares, el decreto de embargo o de transferencia (artículo 191 ZPO).

ComienzoComienzo

La notificación y el traslado oficial deben hacerse siempre que sea útil y cuando así lo exija el principio de seguridad jurídica, pues el hecho de la notificación produce el nacimiento de derechos o el inicio de plazos. Según la ley, por tanto, deben notificarse, por ejemplo, el escrito de demanda o la decisión del órgano jurisdiccional, y las resoluciones que pueden ser impugnadas mediante recurso inmediato.

3. ¿Quién es competente para notificar y trasladar un documento?

Hay que distinguir entre la notificación y el traslado de oficio y a instancia de parte.

En el primer caso, la notificación y el traslado los hace el secretario judicial (Urkundsbeamter) del órgano jurisdiccional que conoce o ha conocido del proceso (artículo 168, apartado 1 ZPO). Este decide el modo de notificación conforme a su criterio profesional.

Existen diversas posibilidades:

  • notificarlo a un abogado contra acuse de recibo (artículo 174 ZPO);
  • entregarlo en mano al destinatario del documento o a su representante legal en la sede del juzgado (artículo 173 ZPO);
  • encargar a Correos la realización de la notificación y elegir la posibilidad de enviarlo por correo certificado con acuse de recibo (artículo 175 ZPO);
  • delegar en un empleado judicial.

En el algunos casos previstos por la ley, la notificación y el traslado corresponden al juez, como, por ejemplo, cuando se envía al extranjero (artículos 183 y 184) o en el caso de notificaciones públicas (artículos 186 y 187).

La notificación y el traslado a instancia de parte en principio lo realiza el oficial judicial (Gerichtsvollzieher), que recibe el encargo directamente de las partes o de la secretaría judicial (artículo 192).

ComienzoComienzo

El oficial judicial, a su vez, puede encargárselo a Correos (artículo 194).

4. ¿Cómo se notifica y traslada un documento en la práctica?

En la práctica, la mayor parte de las notificaciones y los traslados son de oficio y el medio más utilizado es el servicio de Correos.

El secretario judicial encarga a Correos que haga el envío y entrega el documento en un sobre cerrado provisto de un formulario de cédula de notificación (artículo 176 ZPO). El empleado de Correos realiza inmediatamente la notificación. Se da prioridad a que el documento sea notificado directamente a su destinatario en persona. La entrega se puede hacer en cualquier parte, es decir, no está vinculada a un determinado lugar (artículo 177 ZPO).

Destinatario es, en este sentido, la persona a la que se dirige el documento, su representante legal (artículo 170 ZPO) o su poderhabiente (artículo 171 ZPO).

Cuando se ha realizado la entrega, el empleado de correos rellena el formulario de la cédula de notificación y la envía inmediatamente a la secretaría judicial como prueba de la notificación y el traslado.

Cuando la parte esté representada por un abogado, la notificación y el traslado se hace directamente a él con acuse de recibo (artículos 171 y 174 ZPO) que firma y remite al órgano jurisdiccional una vez recibido el escrito.

Cuando ambas partes están representadas por un abogado, la notificación y el traslado se pueden realizar de un letrado al otro (artículo 195 ZPO). Esto se aplica también a los documentos notificados y trasladados de oficio cuando no hay que notificar al mismo tiempo una decisión a la parte contraria. En el documento se debe precisar que se notifica de abogado a abogado. Como prueba de la entrega sirve también el acuse de recibo firmado y fechado.

ComienzoComienzo

5. ¿Qué ocurre cuando no se puede realizar la notificación y el traslado personalmente al destinatario (porque, por ejemplo, no se encuentra en su domicilio)?

Cuando no sea posible hacer la entrega en persona, se utiliza la llamada notificación sustitutiva (Ersatzzustellung).

5.1.

La primera posibilidad es la notificación sustitutiva en el domicilio, local comercial o institución (artículo 178 ZPO). Según esta modalidad, puede hacerse una notificación sustitutiva cuando el destinatario del documento no se encuentre en su domicilio, local comercial o institución.

La notificación sustitutiva se realiza mediante la entrega del documento a una de las siguientes personas:

  • en el domicilio del destinatario a un miembro de su familia mayor de edad, a un empleado de la familia o a un adulto que resida allí;
  • en el local comercial del destinatario a un empleado;
  • en la institución al director o a su representante.

Sin embargo, la notificación sustitutiva no se podrá hacer cuando algunas de las personas citadas se hayan constituido como parte contraria en el litigio que debe ser notificado.

5.2.

Cuando una notificación sustitutiva no se puede realizar en el domicilio o local comercial puede hacerse depositándola en el buzón del domicilio o local (artículo 180 ZPO).

5.3.

Cuando no puede hacerse efectiva en la institución donde vive el destinatario ni dejarse en el buzón, la notificación sustitutiva puede efectuarse mediante el depósito del documento (artículo 181 ZPO).

El depósito puede hacerse en los locales del juzgado de primera instancia (Amtsgerichts) en cuya jurisdicción se encuentre el lugar de la notificación o, cuando la notificación y el traslado se hacen por correo, en una de las oficinas del servicio de Correos en el lugar de la notificación.

ComienzoComienzo

Al destinatario se le comunica el depósito de la misma forma que en el caso del correo ordinario. Si esto no fuera posible, la nota se pega en la puerta del domicilio, local comercial o institución.

El documento depositado puede ser recogido durante tres meses, al cabo de los cuales se devuelve al remitente.

5.4.

En el caso de que el destinatario se encuentre en su domicilio, pero se niegue a aceptar la recepción del documento, cabe distinguir dos supuestos:

  • si la negativa a la recepción está justificada, hay que proceder nuevamente a la notificación y traslado en debida forma. La negativa puede estar justificada cuando, por ejemplo, la dirección es errónea o no se denomina con precisión al destinatario;
  • si la negativa a la recepción carece de fundamento, el documento se dejará en el domicilio o local comercial del destinatario y, en defecto de éstos, se devolverá al remitente (artículo 179 ZPO).

La notificación sustitutiva surte efecto por su propia ejecución: se finge la notificación y el traslado. El documento se considera notificado y trasladado por la entrega de la declaración escrita. Es, pues, irrelevante que el destinatario lo reciba realmente o que llegue a tener conocimiento de su existencia.

6. ¿Hay constancia escrita de que el documento ha sido notificado y trasladado?

Sí. Como prueba de la notificación y el traslado hay que preparar un certificado en el formulario previsto y enviarlo inmediatamente a la secretaría del órgano jurisdiccional (artículo 182 ZPO). Este documento contiene todos los datos necesarios para probar la notificación y el traslado, en particular:

ComienzoComienzo

  • el nombre de la persona a la que está dirigida la notificación y el traslado;
  • el nombre de la persona a la que se entrega el documento;
  • el lugar, la fecha y, si así lo decide el juez, la hora de entrega;
  • el nombre, apellidos y firma de la persona que realiza la entrega y, en su caso, datos relativos a la empresa o administración pública encargada de hacerlo.

Cuando la notificación y el traslado se realicen a instancia de parte, este certificado debe ser transmitido a la parte en cuyo nombre se hizo la notificación (artículo 193, apartado 3 ZPO).

En los casos de la notificación sustitutiva rigen algunas particularidades: hay que señalar siempre en el documento de entrega las razones por que se ha hecho de dicha forma. Cuando la notificación sustitutiva se haga mediante depósito, hay que consignar en el documento cómo se entregó la notificación escrita del depósito. Cuando no se acepte la recepción del documento sin causa justificada, hay que señalar en el documento quién se negó a aceptarlo y si la carta se dejó en el lugar del envío o se devolvió al remitente.  

En algunos casos previstos por la ley no se requiere un certificado de notificación como prueba:

  • cuando la notificación se hace entregándola en mano en los locales del órgano jurisdiccional, sirve como prueba de la notificación una anotación en el expediente y en el documento de que ha sido entregado (artículo 173, párrafo 2 ZPO);
  • cuando se notifica a un abogado, sirve como prueba el acuse de recibo (artículo 174, apartados 1 y 4 ZPO);
  • cuando la notificación y el traslado se hacen mediante correo certificado con acuse de recibo, éste es suficiente como prueba (artículo 175, párrafo 2 ZPO);
  • lo mismo ocurre cuando la notificación y el traslado se hacen en el extranjero por correo certificado con acuse de recibo (artículo 183, apartado 1 punto 1, y apartado 2, párrafo 1 ZPO);
  • cuando la notificación y el traslado se hacen en el extranjero a través de las autoridades del respectivo Estado o de la representación consular de Alemania o del Ministerio de Asuntos Exteriores, sirve como prueba la declaración de la autoridad requerida (artículo 183, apartado 1, puntos 2 y 3, y apartado 2, párrafo 2 ZPO).

7. ¿Qué ocurre cuando el destinatario del documento no lo recibe o la forma de la notificación y el traslado no es la prescrita legalmente (por ejemplo, el documento se envía a otra persona)?

7.1.

La notificación y el traslado realizados en una forma no prescrita por la ley en principio no producen efectos, siempre y cuando se conculquen disposiciones esenciales.

ComienzoComienzo

La ley establece excepciones a este principio cuya finalidad es servir al objetivo de la notificación y el traslado, es decir, probar cuándo y cómo el destinatario ha recibido el documento.

La condición para que la irregularidad se subsane es que el documento haya llegado realmente a las manos del destinatario. Si esto ocurre se considera notificado en ese momento (artículo 189 ZPO).

La subsanación de la irregularidad tiene efectos retroactivos y no depende del criterio del órgano jurisdiccional. La subsanación surte efectos incluso en el caso de que la notificación ponga en marcha un plazo perentorio, es decir, inmutable.

7.2.

Cuando el destinatario no recibe el documento que hay que notificar hay que distinguir dos supuestos:

  • cuando la notificación y el traslado se realizan conculcando normas esenciales no procede la subsanación. La notificación y el traslado no surten efecto y deben repetirse;
  • cuando la notificación y el traslado se realizan de conformidad con las normas legales, se finge la entrega como se desprende de lo establecido sobre la notificación sustitutiva. Sin embargo, de conformidad con el artículo 230 y ss. ZPO, si la ignorancia de la notificación y el traslado no es culpable se pueden reponer las actuaciones al estado en que se encontraban.

8. ¿Debo pagar por la notificación y el traslado de un documento, y en este caso cuánto?

Hay que distinguir entre la notificación y el traslado de oficio y a instancia de parte.

En el primer caso, a los envíos con cédula de notificación o por correo certificado con acuse de recibo se impondrán las tarifas de correos en su totalidad. Cuando la notificación se realiza a través del personal judicial, en lugar de los gastos reales se cargan 7,50 euros por notificación y traslado.

La notificación y el traslado a instancia de parte se hacen por medio del oficial judicial, que para los envíos por correo cobra una tarifa de 2,50 euros, a los que hay que añadir los gastos por las fotocopias necesarias y los correspondientes gastos de Correos. Si hay que autenticar alguno de los documentos entregados al oficial para la notificación y el traslado, la tarifa es de 0,50 euros/página por las primeras 50 páginas y 0,15 euros para cada página siguiente.

En el caso de que la notificación y el traslado la haga el oficial judicial en persona, la tarifa es de 7,50 euros. En este caso, hay que abonar también los gastos de desplazamiento que, dependiendo de la distancia, pueden variar entre 2,50 euros y 10,00 euros.

« Notificación y traslado de documentos - Información general | Alemania - Información general »

ComienzoComienzo

Última actualización: 13-06-2006

 
  • Derecho comunitario
  • Derecho internacional

  • Bélgica
  • Bulgaria
  • República Checa
  • Dinamarca
  • Alemania
  • Estonia
  • Irlanda
  • Grecia
  • España
  • Francia
  • Italia
  • Chipre
  • Letonia
  • Lituania
  • Luxemburgo
  • Hungría
  • Malta
  • Países Bajos
  • Austria
  • Polonia
  • Portugal
  • Rumania
  • Eslovenia
  • Eslovaquia
  • Finlandia
  • Suecia
  • Reino Unido