Comisión Europea > RJE > Quiebra > Suecia

Última actualización: 11-10-2007
Versión para imprimir Añadir a los favoritos

Quiebra - Suecia

EJN logo

Esta página está obsoleta. Está en curso de actualización y en breve estará disponible en el Portal Europeo de e-Justicia.


 

ÍNDICE

1. Tipos de procedimiento de insolvencia y objetivos que persiguen 1.
2. Condiciones de apertura del procedimiento de insolvencia 2.
3. Rol de los participantes en el procedimiento de concurso 3.
4. Efectos de la apertura del procedimiento 4.
5. Reglas especiales para ciertas categorías de créditos 5.
6. Reglas en relación con los actos perjudiciales 6.
7. Reglas sobre comunicación, reconocimiento y graduación de los créditos 7.
8. Reglas sobre reorganización de empresas y reestructuración de la deuda 8.
9. Reglas sobre la liquidación y conclusión del procedimiento 9.

 

1. Tipos de procedimiento de insolvencia y objetivos que persiguen

La insolvencia se define en la Ley Concursal sueca (1987:672) como la incapacidad de pagar debidamente las deudas cuando tal imposibilidad no es temporal. Los insolventes pueden ser declarados concursados con independencia de que sean personas jurídicas o físicas.

Soluciones alternativas antes de la insolvencia definitiva

Tanto las empresas como los particulares pueden suscribir acuerdos voluntarios con los acreedores para reducir las deudas. Tales acuerdos no están específicamente regulados por la ley, sino que se tratan igual que otros tipos de acuerdos.

Las empresas pueden solicitar la reorganización (rekonstruktion) de conformidad con la Ley sobre reorganización de empresas (1996:764). El procedimiento de reorganización puede utilizarse solamente si la empresa es incapaz de pagar sus deudas vencidas o es incapaz de hacerlo en un futuro próximo. Debe también haber argumentos razonables para creer que la reorganización puede lograr su propósito. El deudor debe ser el solicitante o bien haber dado su consentimiento a la solicitud de reorganización (véase la pregunta 8).

Tanto el concurso como la reorganización permiten lograr un convenio con los acreedores conforme al cual sólo debe satisfacerse una parte de la deuda. Tal convenio puede ser voluntario, pero puede también ser impuesto por un tribunal, en cuyo caso es vinculante para todos los acreedores (convenio público).

Las personas físicas pueden solicitar la reestructuración de la deuda (skuldsanering) conforme a la Ley sobre reestructuración de la deuda (2006:548). Las condiciones son que la persona sea residente en Suecia, esté tan endeudado que no quepa esperar que pueda pagar sus deudas en un futuro próximo y sea apropiado que consienta la reestructuración de la deuda (véase la pregunta 8).

ComienzoComienzo

2. Condiciones de apertura del procedimiento de insolvencia

Un deudor (ya sea una persona física o una empresa) en situación de insolvencia, es decir, de incapacidad de pagar debidamente sus deudas cuando esta imposibilidad no sea temporal, puede ser declararado concursado.

La solicitud de concurso se presenta ante el tribunal de la residencia del deudor o, en el caso de una empresa, del establecimiento del deudor. La solicitud puede presentarla el deudor o un acreedor. El tribunal declara el concurso y designa a un administrador judicial. La resolución judicial que declara el concurso debe publicarse en el boletín oficial (Post - och Inrikes Tidningar) y en uno o más periódicos que circulen en la región.

3. Rol de los participantes en el procedimiento de concurso

El órgano jurisdiccional

El concurso es un procedimiento judicial. Es el tribunal el que decide la apertura o clausura de un procedimiento concursal. El tribunal debe también adoptar ciertas decisiones que se plantean durante el procedimiento.

El administrador judicial

El administrador judicial gestiona la masa concursal. Debe tener en cuenta los derechos comunes de los acreedores y liquidar la masa tan pronto como sea posible. Se encarga del patrimonio del deudor, vende activos y distribuye el saldo entre los acreedores por el orden establecido por la ley.

La oficina de supervisión

La oficina de supervisión (Tillsynsmyndigheten), que forma parte de la autoridad de ejecución (Kronofogdemyndigheten), supervisa la administración de la masa concursal.

ComienzoComienzo

El  concursado

El  concursado (o los directivos en el caso de una empresa) tiene la obligación legal de colaborar con el administrador judicial, los tribunales y la oficina de supervisión y de facilitarles información. El concursado está obligado a declarar bajo juramento que su balance de liquidación es correcto. Después de declararse el concurso y antes de que el concursado haya jurado el balance de liquidación no puede salir del país sin el permiso del tribunal.

Los acreedores

Los derechos comunes de los acreedores deben ser protegidos por el administrador judicial. En los asuntos importantes el administrador puede interrogar a acreedores con un interés particular y los acreedores pueden ser citados a declarar ante el tribunal bajo juramento. La Ley Concursal (1987:672) establece normas más detalladas relativas a los derechos de los acreedores en el procedimiento.

4. Efectos de la apertura del procedimiento

Todo el patrimonio del deudor se incluye en la masa concursal y debe, en la medida de lo posible, utilizarse para saldar las deudas. Sin embargo, una persona física concursada puede conservar ciertas pertenencia personales que, con arreglo a la normativa de embargos del código de ejecución de deudas, se consideren inembargables.

El  concursado no puede disponer de los bienes integrados en la masa concursal. No puede, por tanto, celebrar acuerdos ni, por ejemplo, vender activos, ni pagar las deudas que forman parte de la masa concursal. Una vez declarado el concurso, no pueden embargarse los bienes integrantes de la masa a menos que un activo se haya pignorado como garantía de un crédito específico.

ComienzoComienzo

Artículos 21 y 22 del Reglamento (CE) nº 1346/2000 del Consejo

Estos artículos se refieren a la publicación de la decisión de abrir el procedimiento de insolvencia y su inscripción registral, en ambos casos en otro Estado miembro. Cuando se haya adoptado la decisión de celebrar el procedimiento principal de insolvencia en otro Estado miembro y el deudor tenga un establecimiento empresarial en Suecia, la decisión deberá notificarse al Registro mercantil sueco (Bolagsverket). Hay otros casos en que tal notificación también debe tener lugar. El Registro mercantil publicará la decisión en el boletín oficial.

El Registro mercantil también notificará las inscripciones públicas mencionadas en el artículo 22. En Suecia, la inscripción obligatoria contenida en el artículo 22.2 incumbe al administrador judicial o, en su caso, al administrador de la reorganización.

5. Reglas especiales para ciertas categorías de créditos

Compensación

Una persona que tiene un crédito frente al deudor puede compensarlo con otro que el deudor ostente frente a él, a condición de que los créditos sean del mismo tipo (por ejemplo, pecuniarios) y que el crédito del acreedor sea anterior a la declaración del concurso.

Créditos privilegiados (förmånsrätt)

Los acreedores que tienen la garantía de un crédito con privilegio especial tienen derecho a cobrar de la liquidación de los activos antes que los demás acreedores. Este puede ser el caso, por ejemplo, cuando un determinado activo haya sido pignorado como garantía.

Los acreedores que tienen la garantía de un crédito con privilegio general tienen derecho a recibir el pago antes que otros acreedores con créditos menos preferentes y los acreedores con créditos no privilegiados. Una hipoteca mobiliaria sería un crédito con privilegio general, por ejemplo. Las créditos no privilegiados reciben un trato de igualdad a la hora de la distribución de activos.

ComienzoComienzo

Hipotecas mobiliarias

Una hipoteca mobiliaria es una garantía de un crédito privilegiado general. Sin embargo, está limitado de tal manera que el crédito privilegiado se aplica solamente al 55 % del valor de los activos restantes tras pagar a los acreedores con créditos mejor calificados.

Contratos del empleo

Los contratos de empleo no dejan automáticamente de aplicarse si se declara al empresario concursado, y el administrador judicial debe decidir si envía aviso de la rescisión del contrato. El crédito de un empleado por lo que se refiere al pago del sueldo o de otra remuneración se integra en la categoría de privilegiado general durante cierto período de tiempo. La regla básica es que las reclamaciones presentadas en el plazo de tres meses antes de que el tribunal recibiera la solicitud de concurso y en el plazo de un mes tras la declaración del concurso tienen categoría de privilegiados. Los créditos por sueldos u otras remuneraciones que tienen categoría de privilegiados también están cubiertos hasta un punto por una "garantía salarial", que significa que si los activos de la masa concursal son insuficientes para satisfacer los créditos, el empleado puede obtener una compensación del Estado. El importe de la garantía salarial es limitado; tales garantías pueden también pagarse en el curso de la reorganización de la empresa.

6. Reglas en relación con los actos perjudiciales

Una vez declarado el concurso, el deudor ya no puede disponer de los activos que integran la masa concursal. Si, a pesar de ello, el deudor favorece a un acreedor a expensas de otros puede ser penalizado. También hay varias posibilidades para que el administrador judicial revoque los actos jurídicos realizados por el deudor antes de la declaración del concurso si van en detrimento de los acreedores.

ComienzoComienzo

Si el deudor favorece a un acreedor a expensas de otros, el acto jurídico del deudor puede revocarse cuando a resultas del mismo el deudor quedara en situación de insolvencia y el acreedor favorecido fuera consciente o hubiera debido ser consciente del hecho. Para aplicar estas disposiciones, la transacción debe haber ocurrido en el plazo de cinco años antes de la fecha de la solicitud de concurso. Sin embargo, si el pago se hizo a alguien cercano al deudor, como un familiar, el límite quinquenal no se aplica.

En ciertas circunstancias, el pago de una deuda puede recuperarse si se hizo menos de tres meses antes que se presentara la solicitud de concurso. Esto se aplica si el pago se hizo de una manera inusual (es decir, no utilizando dinero), si el pago se hizo antes del vencimiento, o si implicaba tan gran suma de dinero que la situación financiera del deudor empeoró considerablemente. Sin embargo, no se aplica si el pago puede considerarse normal. Esto significa que normalmente los pagos de deudas vencidas no pueden recuperarse.

7. Reglas sobre comunicación, reconocimiento y graduación de los créditos

Al acreedor que ha presentado la solicitud de concurso se le citará a una reunión para que preste juramento ante el tribunal. Se cita a otros acreedores a través de la publicación de la declaración del concurso. El deudor tiene la obligación de notificar al administrador judicial, al tribunal y a la autoridad supervisora los nombres de los acreedores.

Si se juzga que los activos son suficientes para pagar a los acreedores que no gozan de créditos privilegiados es aplicable el procedimiento de reclamación de créditos (bevakningsförfarande). El administrador judicial solicita la incoación de este procedimiento y el tribunal resuelve. El tribunal decide la duración del procedimiento, que debe ser entre cuatro y diez semanas. La decisión de iniciar este procedimiento de reclamación de créditos debe publicarse en el boletín oficial y en uno o más periódicos que circulen en la región. Los acreedores deben entonces comunicar sus créditos al tribunal por escrito.

ComienzoComienzo

8. Reglas sobre reorganización de empresas y reestructuración de la deuda

Reorganización de la empresa

Las empresas que parecen viables a largo plazo pero se encuentran en dificultades financieras tan graves que son incapaces de pagar sus deudas vencidas pueden ser objeto de reorganización. La solicitud la hace la propia empresa o un acreedor. El tribunal decide sobre la reorganización y designa a un administrador, cuya tarea es examinar si se reúnen las condiciones para que continúe funcionando y si puede alcanzarse un arreglo financiero con los acreedores.

En el procedimiento de reorganización el deudor retiene el derecho a disponer de sus activos. Sin embargo, no se le permite pagar deudas, adquirir nuevos compromisos, ni transferir la propiedad de activos de importancia considerable sin el consentimiento del administrador. No ha lugar a distribución a los acreedores mientras el procedimiento esté en curso. Tampoco puede declararse concursado al deudor a menos que haya razones particulares para creer que peligran seriamente los derechos de un acreedor. El procedimiento de reorganización dura tres meses y puede ampliarse tres meses cada vez.  Sin embargo, si no se concluyen con éxito las negociaciones del convenio, el procedimiento de reorganización no puede durar más de un año.

Si no puede alcanzarse un convenio financiero con los acreedores de forma voluntaria, el tribunal puede imponer un convenio público, lo que significa que las deudas se reducen obligatoriamente. Los acreedores que tienen créditos privilegiados no participan en las negociaciones del convenio. Se considerará aceptada la propuesta de convenio que dé a los acreedores al menos el 50 % del importe del crédito si el 60 % de los acreedores que pueden votar (y que representen al menos el 60 % del importe del crédito) aceptan la propuesta. Si la propuesta de convenio contempla un porcentaje inferior, se considerará aceptada si lo hacen el 75 % de los acreedores con voto (y que representan al menos al 75 % del importe del crédito). Una vez aprobado, el convenio vincula a todos los acreedores que tuvieran derecho a participar en las negociaciones.

ComienzoComienzo

La reestructuración de la deuda

Una persona física tan endeudada que no pueda pagar sus deudas en el futuro próximo puede solicitar la reestructuración de deuda. Otro requisito es que, habida cuenta de las circunstancias personales y financieras del deudor, sea adecuado aprobar la reestructuración de deuda.

La reestructuración de la deuda significa que todas las deudas afectadas por el procedimiento se reducen o eliminan completamente. Las solicitudes de reestructuración de deuda se presentan ante la autoridad encargada de la ejecución. Todos los acreedores afectados por una propuesta de reestructuración de deuda deben tener la oportunidad de formular observaciones al respecto. La decisión sobre la reestructuración de la deuda determinará la proporción de la deuda que el deudor debe pagar. También incluirá un plan de pagos que normalmente se extiende durante cinco años.

Con arreglo al plan de pagos, el deudor cuyas deudas hayan sido objeto de reestructuración debe vivir con el mínimo para la subsistencia. Si el deudor no tiene ingresos por encima del mínimo de subsistencia no tendrá que pagar nada (esto sucede aproximadamente en un tercio de los casos).

9. Reglas sobre la liquidación y conclusión del procedimiento

Las reglas sobre la liquidación de la masa concursal se establecen en la Ley Concursal. Una vez vendidos los activos, hay que distribuir el saldo. Si los activos en el momento del concurso son insuficientes para cubrir los costes del procedimiento concursal, el tribunal concluirá el procedimiento. Si quedan activos, el procedimiento concluirá cuando el tribunal resuelva sobre su distribución a los acreedores de acuerdo con las normas sobre prelación establecidas en la Ley de Créditos Privilegiados (1970:979).

Si el deudor es una sociedad u otra persona jurídica y el procedimiento concursal concluye sin superávit, la persona jurídica se disuelve al final del proceso. Si hay superávit, se procederá a su liquidación y distribución a los acreedores.

« Quiebra - Información general | Suecia - Información general »

ComienzoComienzo

Última actualización: 11-10-2007

 
  • Derecho comunitario
  • Derecho internacional

  • Bélgica
  • Bulgaria
  • República Checa
  • Dinamarca
  • Alemania
  • Estonia
  • Irlanda
  • Grecia
  • España
  • Francia
  • Italia
  • Chipre
  • Letonia
  • Lituania
  • Luxemburgo
  • Hungría
  • Malta
  • Países Bajos
  • Austria
  • Polonia
  • Portugal
  • Rumania
  • Eslovenia
  • Eslovaquia
  • Finlandia
  • Suecia
  • Reino Unido