Recorrido de navegación

Ética y conducta

¿Qué conducta cabe esperar de un funcionario de la Comisión?

En general, se espera de nosotros que en todo momento actuemos con objetividad e imparcialidad, en interés de la Comunidad y servicio del bien público.En la práctica, nuestra vida profesional se rige por una serie de normas.Son, en definitiva, las pautas de conducta que cabe esperar de todo funcionario, cuya independencia y sentido de la responsabilidad pública son fundamentales para el buen desempeño de sus cometidos.Las normas están recogidas en el Estatuto (artículos 11 al 26 bis), junto con procedimientos detallados para su aplicación y un código de conducta específico.

Relaciones con el público

La apertura y la transparencia son los principios que guían nuestras relaciones con el público. En el capítulo de transparencia figura un resumen de las iniciativas en este campo.
En todas nuestras actividades debemos respetar el Código de Buena Conducta Administrativa, vigente desde octubre de 2000.Este código regula de forma concreta nuestras relaciones con el público a fin de garantizar un servicio público de la máxima calidad.Entre otras cosas, contemplan un plazo de 15 días laborables para responder a las cartas.La respuesta será en la lengua del corresponsal, siempre y cuando sea una de las lenguas oficiales de la UE.

Conflictos de interés y actividades externas

No podemos aceptar favores o regalos de terceros sin autorización previa.No debemos tener intereses en ninguna empresa u organización que mantenga relaciones con las instituciones de la UE cuando ello pueda ir en perjuicio de nuestra independencia.Para toda actividad exterior es precisa autorización previa.Debemos comunicar, en su caso, el empleo de nuestro cónyuge.También debemos informar cuando, en cumplimiento de nuestras funciones, debamos decidir sobre asuntos en los que tengamos intereses personales que puedan afectar a nuestra imparcialidad.

Tenemos libertad de expresión, dentro del respeto a los principios de lealtad e imparcialidad.Debemos informar con antelación cuando deseemos publicar textos relacionados con la labor de las instituciones.Del mismo modo, y por motivos evidentes, no podemos difundir información restringida.Gozamos de inmunidad judicial en nuestro trabajo para las instituciones.Por supuesto, en caso de actuaciones (civiles o penales) de tribunales nacionales sobre asuntos de nuestra vida privada, estamos sujetos a las mismas leyes que los demás ciudadanos de la UE.

De estos principios no están exentos los Comisarios:deben declarar sus intereses y regirse por un código de conducta específico.

Responsabilidad financiera del personal

El Estatuto contempla nuestra obligación de reparar total o parcialmente los perjuicios ocasionados a las Comunidades por cualquier falta grave cometida en el desempeño de nuestro cometido.Esto significa que puede declararse económicamente responsable a cualquier miembro del personal que incumpla una obligación legal, ocasione perjuicios económicos o incurra en faltas deliberadas o negligencias graves.Como es natural, antes de tomar cualquier decisión se atiende a todas las circunstancias del caso.

Garantías del máximo nivel de profesionalidad

¿Qué dispositivos existen en caso de incumplimiento de las normas?

  • Investigaciones administrativas y procedimientos disciplinarios

    En caso de incumplimiento (deliberado o por negligencia) de las obligaciones contempladas en el Estatuto, se aplica el régimen disciplinario.La Oficina de Investigación y Disciplina (IDOC) de la Comisión efectúa investigaciones administrativas imparciales y prepara el procedimiento.La IDOC se ocupa de todos los asuntos en los que no sea competente o que no esté ya investigando la Oficina Europea de Lucha contra el Fraude (OLAF).En último término, las investigaciones administrativas pueden llevar a abrir un expediente, cuyo resultado puede ser una sanción (pecuniaria o de otro tipo) proporcional a la falta cometida.La sanción pecuniaria puede consistir en retrasar el ascenso del funcionario en el escalafón, destituirlo o reducir el importe de su pensión.

  • Denuncia de irregularidades

    Con arreglo al nuevo Estatuto, tenemos obligación de informar (a la Comisión o directamente a la OLAF) de los posibles casos de fraude o corrupción que puedan perjudicar a los intereses de las Comunidades, así como de los casos de grave incumplimiento de las obligaciones profesionales.También podemos informar a las demás instituciones europeas, siempre y cuando actuemos de buena fe y la OLAF disponga de un plazo razonable para reaccionar.

  • Incompetencia profesional

    La Comisión evalúa cada año el rendimiento, las aptitudes y la conducta de sus funcionarios.En caso de que un miembro del personal tenga dificultades para alcanzar el nivel que se requiere, se le somete a un plan especial con objetivos específicos que deberá cumplir en un determinado plazo.En el peor de los casos, cuando, agotadas todas las medidas para mejorar el rendimiento, éste sigue siendo insuficiente, se abre un expediente de descenso en el escalafón o despido con arreglo al artículo 51 del Estatuto.

     
Commission civil service